Cómo preparar una vuelta al mundo, segunda parte

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)
loadingCargando…

Esta es la segunda parte, de dos, de nuestra serie sobre como preparar un viaje de vuelta al mundo.

3. El viaje: ¿Improvisar o planear?

En la línea de preguntas tan debatidas como “¿Nesquik o Colacao?”, la dicotomía entre planear o improvisar sobre la marcha es la pregunta más frecuente de los viajeros que están pensando en dar una vuelta al mundo.

De paseo por el mundo

De paseo por el mundo

Y, como muchas cosas en la vida, no hay una respuesta correcta. Planear por anticipado tiene la ventaja de que puedes anticiparte a la gente a la hora de hacer reservas y comprar vuelos en oferta. La anticipación es clave para atender a eventos y festivales populares, como el Tapati Rapa Nui de la isla de Pascua, al que no pudimos ir durante nuestro viaje porque cuando tuvimos la oportunidad de ir, era demasiado tarde y no quedaban vuelos.

Por otro lado, no tener planes te da flexibilidad total, y puedes tomar las oportunidades tal y como vienen. Nuestra aventura en Chile haciendo WWOOFing, por ejemplo, fue casi totalmente improvisada y nació a partir de la pérdida de un autobús.

Billetes de avión Vuelta al mundo (Round the world)

La prima hermana de la discusión sobre la planificación es la pregunta sobre si comprar un billete vuelta al mundo o no. Estos billetes te permiten dar una vuelta al mundo en avión por unos 2500 Euros, estableciendo de antemano un itinerario. El precio del billete depende del número de vuelos y es posible hacer cambios sin coste adicional.

Teniendo en cuenta que el salto desde Sudamérica a Oceanía o Asia puede costar la mitad de este dinero, estos billetes suponen un importante descuento comparado con comprar billetes individuales.

Sin embargo, la comparación no tiene en cuenta los trayectos que se pueden hacer con líneas aéreas de bajo coste o con ofertas de última hora. Sobre todo en el sudeste asiático, con Air Asia, se pueden hacer vuelos increíblemente baratos como nuestro Kuala Lumpur – Tianjin (Pekín) por 150 Euros, o Kuala Lumpur – Kuching (Borneo) por 15 Euros.

En nuestra opinión, el ahorro no es tan grande como se supone inicialmente, pero ganamos muchísimo en flexibilidad, con lo que en nuestro caso no nos mereció la pena comprar uno de estos billetes. En casos en los que se disponga de menos tiempo para dar la vuelta al mundo, seguramente la inversión en un billete de este tipo merece más la pena.

Equipaje

Sobre el equipaje para viajes largos tenemos un par de artículos en Conmochila:

Visados

Algunos países son especialmente burocráticos y pesados a la hora de sacar el visado. En nuestro caso fue Rusia, un mero trámite cuando estás en España, pero una odisea a la hora de encontrar una embajada rusa en el extranjero que nos tramitara el visado.

Afortunadamente, cada vez más, los visados se pueden sacar online, como es el caso de Camboya. En otros países, se pueden gestionar “on arrival”, es decir, al llegar a la aduana. Y en muchos casos, tendremos que visitar la embajada del país a visitar antes de cambiar de país. Por ejemplo, es posible sacarse el visado de Laos en Vietnam (aunque al final, también se puede tramitar directamente en la frontera).

Lo importante es saber qué países son problemáticos a la hora de dar visados y, si queremos incluirlos en nuestra ruta, sacar el visado por anticipado. Rusia e Irán son dos países en los que es complicado tramitar el visado.

Cabos sueltos

  • Guías de viaje: No es necesario salir de casa con todas las Lonely Planet, Routard o Rough Guides. Si te gusta viajar con guía, en la gran mayoría de los países podremos comprar la guía para el país siguiente. Aparte, en los albergues de mochileros suelen tener una copia disponible para huéspedes. También existen multitud de sitios donde se hace intercambio de libros donde puedes dar tu guía de un país del que vas a salir, y cambiarla por una del país en el que vas a entrar.
  • Comunicación e idiomas: A mucha gente le para el tema de no saber idiomas o “chapurrear” inglés. En nuestra experiencia, saber inglés ayuda pero no es necesario. En algunos casos, si los locales hablan inglés, también lo “chapurrean”. De hecho, los ingleses nativos tienen más problemas que los extranjeros a la hora de entenderse, porque usan frases más complicadas. En otros casos, los locales no hablan nada de inglés. Lo mejor es llevar encima un diccionario de imágenes, un librito con dibujos de comida, hoteles y otras cosas útiles para entenderse sin palabras.

Otras webs

La vuelta al mundo es un viaje inolvidable y que te llenará de satisfacción y experiencias al alcance de todos. No lo pienses mucho y simplemente: ¡Tírate a la piscina!

* Los Fogg, pareja viajera que aportará información relevante durante su viaje dando la vuelta al mundo. Podéis seguir sus hazañas en su web: Los Fogg

NOTA: ¿Te vas de viaje? Recuerda que puedes conseguir un 5% de descuento en IATI seguros de viaje solo por ser lector de conmochila. Haz click en el link anterior donde te explicamos cómo obtenerlo.

Artículos relacionados

No hay comentarios todavía