Sorteo de dos ejemplares del libro “Hembra” ambientado en la India

votar
  
    

Nuestro amigo Noel, quien dirige la valenciana editorial Xplora y con quien hemos participado en un libro que pronto verá la luz (ya os contaremos más al respecto), nos envía un mail hace unas semanas en el que nos propone cedernos dos ejemplares del libro “HEMBRA”, ganador del I premio Literario XPLORA, para sortear entre los lectores de conmochila. Conociendo de primera mano la dedicación e implicación que pone en sus proyectos no dudamos ni un instante en responder con un “sí” rotundo. Nos envía una copia para que le demos un vistazo y podemos decir que las primeras páginas nos engancharon inmediatamente y nos obligaron irremediablemente a leer el resto. Lo mismo debió pensar el jurado que declaró ganadora esta novela de Maranta Rubiera, exploradora del planeta, las anatomías, la psique y de cualquier otra cosa sondeable.

Portada del libro "Hembra"

Portada del libro “Hembra”

Sinopsis de “Hembra”

Nasha lleva una vida centrífuga y precaria. Quizás por eso celebra sus cuarenta años en la cama de un hindú en Mumbai, bajo el efecto de las piruetas circenses de sus hormonas, o de una hipermetropía emocional que viene desarrollando desde la infancia. Pero poco importan las razones cuando una hembra florece desde adentro mientras explora un lugar extraordinario y casi imposible.

Atravesando castas, tabúes y rituales durante su periplo por un país inagotable, Nasha deja en la superficie el imaginario romántico de la India para sumergirse en las entrañas de un territorio esencial y primigenio poblado por pieles oscuras, deidades sinuosas y entrepiernas sin fronteras. La “India Ahora” de Nasha es aquel paisaje íntimo que se espacia entre lo alucinado y lo real, lo deseado y lo prohibido, su sexo y el de los demás.

Una aventura de sensualidad nómada y de intoxicaciones espirituales vivida con la libertad y la irreverencia de quien no tiene nada que perder, la historia que llevará a Nasha hacia un inesperado encuentro frontal con una de las formas más primordiales de ese sentimiento que algunos llaman amor.

Como participar en el sorteo

Para conocer el ganador/a de los dos ejemplares habrá que ser fan de nuestra página de facebook y comentar, dar me gusta o compartir al artículo creado expresamente para el concurso en la red social. Vamos a dejar la semana del 1 al 7 de diciembre para poder participar y posteriormente conoceremos a l@s ganadores/as que se elegirán al azar. El libro se enviará gratuitamente a los ganadores por envío postal (en caso de ser del estado español) y en formato digital en caso de ser de otro país.

Pensamos que un libro siempre es un buen regalo, y más ahora que llegan las navidades. ¿Quieres concursar? Te esperamos en nuestra página de facebook.

Extracto del primer capítulo

Cumplir cuarenta años con un hindú entre las piernas es reconquistar mi cuerpo en otra geografía y en otro color. Es encontrar tersuras secretas justo a tiempo, antes del resto de la vida. Es saborear esta sensación tibia de lujuria que siempre me hace sentir en casa aun estando en un país totalmente desconocido como este. 

Por la ventana entran cantos de templos lejanos y oleadas de polvo embriagador, los cuales aturden mis sentidos más que el alcohol de los whiskies que hemos estado bebiendo. Pero no hay tiempo que perder, los minutos y los años pasan. Me dispongo a hacer contacto rápidamente con esta piel acaramelada y lamible que tengo entre mis manos. Su camiseta es la primera en caer al suelo. La imagen de su torso desnudo me perturba la mente desde hace un par de días, y la urgencia de tocarlo no puede ser contenida bajo ningún precepto. Palpo la firmeza de sus antebrazos y la suavidad de su espalda, pulida como una pieza de alabastro. Mientras tanto mi lengua se ocupa de explorar por fuera y por dentro esos labios morenos, y mis muslos se activan buscando espacios por donde enroscarse. La serpiente en mi columna vertebral se va despertando y con sinuosidad empuja mis caderas de un lado a otro. Las manos de Anand también tienen mucho de serpiente, pues recorren mis curvas con agilidad sin nunca perder adherencia. Con la yema de mis dedos contorneo su cintura desde atrás bordeando sus jeans hasta llegar al frente, de allí voy tanteando lentamente hacia abajo para calibrar el bulto palpitante que se esconde cual capullo endurecido tras la tela de los pantalones. Haciendo una copa con mi mano lo contengo y lo mimo como si fuese un enternecedor animalito salvaje que juega al escondite. Logro estimar las proporciones que vendrán cuando el juego esté más adelantado, y me doy por satisfecha. Las dimensiones indias cumplen con los requisitos esenciales que prometen buenos momentos en la cama. Habiendo superado este primer e importante punto de control, me relajo por completo.

—¿Te sientes cómoda aquí? —pregunta Anand con su buen inglés, exquisitamente pronunciado desde el fondo de su paladar.

El sofá de hecho no es lo bastante amplio para estar tendidos cómodamente uno sobre el otro.

—No mucho —respondo.

Nos levantamos y nos tomamos nuestro tiempo para dejar la sala, atravesando el pasillo a paso lento, sin dejar de frotarnos con los cuerpos y recorrernos con las lenguas. La posición vertical me despeja un poco la mente, lo suficiente para confirmar el entorno: sí, estoy en Mumbai; sí, estoy cumpliendo cuarenta años; sí, Anand me está enloqueciendo; sí, estoy viva.

NOTA: ¿Te vas de viaje? Recuerda que puedes conseguir un 5% de descuento en tu seguro de viajes IATI solo por ser lector de conmochila. Haz click en el link anterior donde te explicamos como obtenerlo. ¿Vuelves de viaje? Envíanos tu itinerario y lo pondremos en conmochila ;-)

Puedes votar este artículo si te ha gustado

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Dejar tu comentario

Publicado por