Conmochila.com

Avistamiento de la gran ballena azul en la costa de Mirissa en Sri Lanka

Filmando a la ballena azul
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, media: 5,00 de 5)
loadingCargando…

Una de las actividades que más me llamó la atención cuando empezamos a organizar nuestro viaje a Sri Lanka fue el avistamiento de ballenas azules. El animal más grande del planeta se deja ver a unos cuantos kilómetros de la costa de Mirissa, el sur de la isla y, resistirse a la posibilidad de contemplarlos resultaba muy difícil para una amante de los animales.

Visado SRI LANKA / Visa Sri LankaRecuerda que necesitas el visado Sri Lanka y dar un ojo a IATI seguros si deseas viajar tranquilo.

La gran ballena azul
La gran ballena azul

La ballena azul en Mirissa

Veníamos muy motivados tras haber conseguido ver tigres en Ranthambhore y leones asiáticos en India y un leopardo en Yala. Habíamos tenido mucha suerte en nuestros últimos safaris y temiendo que se acabara la buena racha no queríamos dejar pasar la oportunidad, pero… También habíamos leído acerca de las implicaciones de los avistamientos de las ballenas y las graves consecuencias de éstos cuando las agencias que los organizan solamente se preocupan del dinero que van a ganar y nada de la fauna marina. Cuando en vez de uno salen diez barcos en busca de este mamífero y no tienen en cuenta las necesidades de los animales, lo que en un principio parece una actividad inofensiva se puede convertir en una amenaza para esta especie.

Como cualquier otro animal, la ballena azul tiene un espacio vital que nunca debería ser invadido y un capitán responsable tiene que cumplir unas medidas de precaución para no interferir con sus actividades. La mera presencia de las embarcaciones puede causar cambios en su comportamiento natural y en sus hábitos de alimentación o cría, por no hablar de los peligros a los que se podrían enfrentar los pasajeros de un barco conducido por un capitán irresponsable. Para más información, aquí podéis leer pros y contras del avistamiento de ballenas.

Normas básicas de un avistamiento responsable
Normas básicas de un avistamiento responsable

Raja and the wales

Estando “de vacaciones” en Tangalle conocimos a un señor alemán cuyo nombre no consigo recordar y que venía de pasar unos días en Mirissa. El hombre había ido a ver las ballenas con “Raja and the wales”, la compañía de un joven pescador que un día decidió dejar la pesca para dedicarse junto a su familia a la protección de la vida marina en la costa de Sri Lanka. El señor alemán quedó tan concienciado de la necesidad de proteger a las ballenas tras pasar una mañana con Raja y su tripulación que, al enterarse de que teníamos un blog sobre viajes, quiso que fuéramos allí y escribiéramos acerca de Raju y de las ballenas. El señor alemán no podía haber tenido más ojo al pedirnos a nosotros ese favor, así que dicho y hecho fuimos obedientes y cuando fuimos a Mirissa buscamos la oficina de Raja and the Wales. Por supuesto nos hicieron un montón de ofertas muchísimo más baratas otras compañías, pero tras una pequeña charla con Raja, que no podía desprender más pasión al hablar de las ballenas, estuvimos convencidos de que habíamos elegido lo correcto.

Raja & the Whales
Raja & the Whales

Avistamiento de la ballena azul

La mañana del avistamiento hubo que madrugar bastante pues el lugar en el que se dejan ver éstas está a una hora de viaje y si queríamos ver a las ballenas teníamos que llegar pronto. Afortunadamente a nuestra llegada al barco la tripulación nos recibió con el desayuno preparado, galletas y café para despertarnos.

Desayunando en el barco antes de partir
Desayunando en el barco antes de partir

Cuando el barco se puso en marcha Raja apareció y se presentó a los pasajeros. Estábamos sentados en las sillas de la parte trasera del barco y mientras luchábamos contra el mareo, intentábamos concentrarnos en lo que nos contaba. Un minuto escuchando a aquel joven bastaba para darse cuenta de que las ballenas eran prácticamente su vida. Nos contó muchas curiosidades acerca de estos animales y cuando consiguió que todo el mundo se hubiese encariñado con la especie empezó con la parte amarga. La caza incontrolada con arpón durante décadas disminuyó de manera alarmante la población de éstos cetáceos y, aunque hoy en día es ilegal su captura, se enfrentan a otro tipo de problemas. Los atropellos por parte de buques de carga o petroleros son un ejemplo cuando éstos no reducen la velocidad al pasar por zonas en las que transitan ballenas. Fue muy gráfico con los ejemplos, pues nos enseñó algunas fotos muy tristes con ballenas incrustadas en la proa de los barcos. Su propuesta era, aparte de incorporar cámaras con las que poder ver a distancia ejemplares que se crucen en el camino de los buques, obligar a éstos a disminuir la velocidad al pasar por determinadas zonas.

Raja haciendo las pertinentes explicaciones
Raja haciendo las pertinentes explicaciones

Tras darnos las últimas instrucciones de cómo nos iba a dar las coordenadas de la posición de las ballenas si la veíamos, que no era otra que ir diciendo la hora suponiendo que estábamos en un enorme reloj y el barco era el centro, se metió en la cabina con su hermano y el resto de la tripulación.

Había pasado ya casi una hora cuando Raja dió un grito desde la cabina y todo el mundo se levantó de sus asientos (bueno, los que podían, porque el oleaje había causado fuertes estragos en los pasajeros y andábamos más de la mitad con bolsas de plástico y vomitando…). A unos cien metros del barco, una chorro enorme de agua nos indicaba que una ballena había salido a respirar, pero a esa distancia era prácticamente imposible ver el cuerpo del animal. En ese momento los motores del barco se apagaron y todo el mundo se quedó mirando en la dirección en la que la ballena se había dejado ver. Entonces pasó lo que nadie se imaginaba, pues estábamos todos mirando hacia la 1 cuando a las 4, y a escasos metros del barco para sorpresa de todos, vimos salir a la superficie una ballena y su explosiva fuente de agua a través del espiráculo a continuación. A pesar de su enorme tamaño y de poder llegar a medir hasta unos 29 metros de longitud, la ballena azul tan solo deja ver una parte de su dorso. Pudimos contemplar esta parte de la ballena durante un espacio de tiempo que soy incapaz de definir pues nuestro estado de perplejidad era absoluto. Cuando conseguimos reaccionar hicimos algunas fotos e incluso grabamos un poco de vídeo.

Filmando a la ballena azul
Filmando a la ballena azul
Otra toma de la ballena
Otra toma de la ballena

Cuando terminó de coger aire se volvió a sumergir y mostrándonos una parte de su enorme cuerpo se despidió de todos nosotros. Nuestras caras lo decían todo, nadie se esperaba que la ballena fuese a salir a respirar tan cerca de nosotros, pero este tipo de actividades son así, sorpresa.

A pesar de que Raja aseguraba que sabía por donde volvería a salir el cetáceo, dijo que no lo iba a acosar ni a quedarse más rato en la zona. Consideró que ya habíamos tenido suficiente y que habíamos sido muy afortunados de verla de tan cerca, así que no tenía sentido quedarse allí a intimidar o invadir el espacio de las ballenas. La verdad es que para mi había sido más que suficiente.

Nuestra recomendación

Como siempre, las actividades que implican avistamientos de animales deberían ser realizadas por empresas responsables y comprometidas. Para nosotros la labor de concienciación de Raja and the wales no tiene precio y además, durante la excursión, demostró en todo momento su pasión y respeto por la vida marina. Avistar animales no significa invadir su espacio, ni perseguirles o atosigarles. La oferta en lugares en los que se pueden ver es inmensa y dedicar unos minutos a elegir una compañía con un mínimo de sensatez no nos cuesta demasiado.

Tour con Raja and the Whales

El precio del tour para ver ballenas cuesta 6000 rupias por persona, casi el doble que en otros sitios. Entra el desayuno con café  y té y luego te ofrecen una tortilla y fruta para comer en el barco. Su oficina está cerca del puerto de Mirissa, pero en su web podréis obtener toda la información que necesitéis: https://www.rajaandthewhales.com

Cuidemos nuestro entorno y podremos seguir disfrutando de imágenes como éstas:

6 Comentarios
  1. Anaïs dice

    Hola chicos! Muchísimas gracias por la recomendación! Ya hemos contactado a la compañía y estamos deseando hacer el tour durante nuestra visita a Mirissa en julio! Esperamos disfrutarlo tanto como vosotros! Gracias y un abrazo de otros mochileros!

    1. carme dice

      ¡Disfrutad! :)

  2. cristian dice

    hola carmen , yo también voy en agosto y ver el avistamiento de ballenas es una de las cosas que no queremos perdernos y me gustaría saber si es buena época para verlas ??? gracias

    1. carme dice

      Hola Cristian, Desconozco si es buena época para verla. Te sugiero ponerte en contacto con la empresa Raja and the wales, que podrá decirte si se puede ver en agosto o no. 

  3. patricia dice

    Hola Carme, voy este verano a Sri Lanka y no sabemos si ir a Mirissa ya que vamos en agosto y todo el mundo nos habla del monzón. ¿Tú en qué época fuiste? Gracias

    1. carme dice

      Hola Patricia, nosotros fuimos en enero

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.