Conmochila.com

Centros de rehabilitación de orangutanes en Borneo: Sepilok y Semenggoh

El orangután con sus plátanos
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (10 votos, media: 5,00 de 5)
loadingCargando…

Orangutanes. Si eres de los que disfruta descubriendo la fauna de los lugares que visita, puede que estos animales sean una de las primeras cosas que te vengan a la mente al escuchar la palabra Borneo. De estos preciosos e inteligentes primates que tanto nos recuerdan a nosotros mismos hay tres especies, el orangután de Borneo (Pongo pygmaeus), el orangután de Sumatra (Pongo abelii) y el orangután de Tapanuli o Batang-Toru (Pongo tapanuliensis), y pese a que simple vista nos puedan parecer similares, existen entre ellos diferencias morfológicas y de distribución geográfica. Pero hoy os hablaré solo del primero, el que tuve la “suerte” de poder ver. Digo suerte porque se trata de un animal en grave peligro de extinción y quién sabe si en unos años va a ser posible seguir viéndolos en libertad, y lo digo entre comillas, porque los sitios en los que los vi no son donde a mi me hubiese gustado. Pese a la gran labor de ambos centros de recuperación que visitamos y pese a que estuvieron anotados en la lista de lugares que visitar desde el primer momento, ojalá no hicieran falta.

El precioso orangután
El precioso orangután

Orangután, orang-utan en malayo, que quiere decir “hombre de la jungla”. Bonito nombre ¿verdad? Pese a lo poético de su denominación, no deja de ser irónico que estos preciosos animales se estén quedando sin su preciada jungla, y que los únicos culpables seamos los hombres. La tala y las plantaciones del tan usado aceite de palma les están dejando sin un lugar en el que vivir, asfixiándolos hasta tal punto que en demasiadas ocasiones se ven obligados a buscar comida donde no son bien recibidos, arriesgando con ello su vida (aquí podéis ver en un vídeo animado cuál es el problema de la producción de este aceite de manera insostenible). Y por si quedarse sin hábitat fuese poca desgracia, la sombra de la caza furtiva amenaza con perseguirles hasta cada rincón en el que intenten refugiarse. El número de ejemplares se ha visto con ello reducido drásticamente, amenazando la existencia de este gran simio asiático que a día de hoy teme por su existencia. (El orangután de Borneo está clasificado como En Peligro Crítico en la Lista Roja de la UICN, y figura en el Apéndice I de la CITES).

La situación es alarmante y, pese a ello, se siguen quemando hectáreas de bosque como si nada, como si con ello no se fuera la vida de tantas especies (entre las afectadas también se encuentran rinocerontes, tigres y elefantes) ni se arruinara la de colectivos de personas que viven de y en la jungla. Justo cuando volvimos a Malasia, hace apenas cuatro semanas, nuestros amigos residentes allí nos contaron que una espesa niebla procedente de la quema de bosque en Indonesia para la posterior plantación de palma aceitera les había estado impidiendo ver el sol durante todo un mes por el humo que el fuego estaba causando.

@International Animal Rescue
@International Animal Rescue

Pero pese a la dramática situación en la que se encuentran los orangutanes, un rayo de esperanza brilla en forma de unos centros de recuperación que trabajan a contracorriente, a contrarreloj y contra el destino al que el egoísmo, la desidia y una estupidez humana que no conoce límites están empujado.

Son varios los centros de rescate, de recuperación o santuarios que salpican los dos países que comparten la isla de Borneo, y que con más o menos éxito cuidan de los ejemplares de esta especie más vulnerables y perjudicados. Nosotros visitamos uno de cada provincia malaya, dispuestos a aprender, disfrutar y contarlo todo: Sepilok Orangutan Rehabilitation Centre y el Semenggoh Wildlife Centre.

Sepilok Orangutan Rehabilitation Centre

Probablemente el más popular de Malasia es este centro de rehabilitación, el Sepilok Orangutan Rehabilitation Centre, que se encuentra en la provincia de Sabah, a 32 km de la ciudad de Sandakan y dentro de la reserva forestal de Kabili Sepilok. Abierto desde 1964, se fundó para rehabilitar a bebes huérfanos o heridos rescatados de lugares amenazados por la tala y de la caza furtiva. Aunque también acoge ejemplares rescatados del cautiverio que fueron utilizados como mascotas.

Entrada al centro de Sepilok
Entrada al centro de Sepilok

Cuando los animales llegan al centro se les somete a un chequeo para ver cual es su estado físico y comprobar si existe algún problema de salud que tuviese que ser tratado. Una vez finalizado el periodo de cuarentena (esencial para prevenir el contagio de enfermedades infecciosas a otros orangutanes) comienza la rehabilitación, cuya finalidad es preparar al animal para vivir en libertad. Para ello deberá aprender de los ejemplares más mayores cosas básicas como encontrar comida o escalar, pues se trata de animales que pasan la mayor parte de su vida en las partes más altas de los árboles.

Desde octubre de 2014 es posible observar parte de la rehabilitación de los más pequeños desde una grada acristalada donde se avista la “nursery area” sin molestar a los animales ni interferir en el proceso. En esta guardería hay unas estructuras de madera y cuerdas que se asemejan a unos columpios y los bebés aprenden a escalar y hacen ejercicio mientras se divierten y siempre bajo la atenta mirada de sus cuidadores.

La sala acristalada
La sala acristalada
Uno de los jóvenes orangutanes
Uno de los jóvenes orangutanes

Cuando el proceso de aprendizaje finaliza se les libera en la selva de alrededor y los animales empiezan a sobrevivir y a valerse por si mismos. Al principio estos orangutanes no se alejan mucho de la zona en la que han estado viviendo los últimos años, acudiendo a las plataformas de alimentación a diario, lugar en el que se les da comida un par de veces por jornada. Acuden hasta allí cuando todavía están adaptándose al nuevo medio, pero poco a poco y a medida que se vuelven más autosuficientes, dejan de presentarse en el lugar. Es muy importante no variar las frutas con las que se les alimenta durante esta periodo de transición (que suelen ser siempre plátanos y cocos), consiguiendo aburrirles con esa comida e incitándoles a buscar otra por su propio pie. En el momento en el que ya no vuelven se da por finalizado con éxito el proceso de rehabilitación.

Los horarios de alimentación llamados “feeding time”, son la mejor oportunidad para ver a los orangutanes, se realizan a las 10 de la mañana y a las 15 y ambas duran alrededor de una hora. Desde una plataforma un hombre con una cesta llena de fruta espera a que lleguen los orangutanes más hambrientos o perezosos. La comida es todo un espectáculo para los turistas que acuden a probar suerte e intentar verles. Por la mañana suele haber bastante más gente y con el mismo ticket se puede acceder al recinto las dos veces. Hay que tener en cuenta que durante la época de frutas es más difícil que lo animales aparezcan, pues conseguir comida les resulta muy fácil y no necesitan la ayuda del hombre.

Hora de la comida
Hora de la comida

El espacio destinado a los turistas son unas pasarelas de madera desde las cuales se puede acceder a varias partes del centro. En algunas ocasiones, los orangutanes aparecen en estas dando un susto o una sorpresa a más de uno. Por supuesto el contacto con ellos está totalmente prohibido pues además de ser animales imprevisibles, existen enfermedades que se transmiten de nuestra especie a la suya y viceversa.

Justo al lado del centro de orangutanes está también el Bornean Sun Bear Conservation Centre, que pese a obtener mucho menos protagonismo, hace una labor igual de loable con los osos y bien merece una visita.

El centro de conservación de los osos
El centro de conservación de los osos
Uno de ellos
Uno de ellos

Semenggoh Wildlife Centre

En la provincia de Sarawak, a 24 km de Kuching y por algún motivo algo menos conocido que el anterior, se encuentra el Semenggoh Wildlife Centre. Fundado en 1975 en el parque natural de Semenggoh, el centro también se hace cargo de animales salvajes heridos, huérfanos o mantenidos en cautividad como mascotas con la finalidad de rehabilitarlos. Además ejerce también un papel educativo, mostrando a los turistas la importancia de la conservación.

Entrada al Semenggoh Wildlife Centre
Entrada al Semenggoh Wildlife Centre

Entre las especies de las que se ha hecho cargo se encuentran muchos mamíferos, aves y reptiles, pero son los orangutanes los que han conseguido obtener casi todo el protagonismo del centro y su programa de rehabilitación la ha dado su popularidad.

La forma de actuar es como la de su análogo en Sepilok, aunque según he leído en la web de Sarawak Forestry, el proceso de rehabilitación para los nuevos ejemplares que llegan se hace hoy en día en Matang Wildlife Centre. No obstante, en los alrededores del centro siguen viviendo los animales ya rehabilitados y la oportunidad de verlos en el feeding time existe, nosotros vimos un par de ellos en el turno de la tarde.

Feeding time
Feeding time
El orangután con sus plátanos
El orangután con sus plátanos

NOTA: Pese a que estos centros reciben centenares de visitas semanalmente, hay que recordar que no se trata de una atracción turística (aunque en los feeding times lo pueda parecer) ni de un zoológico y nadie ni nada asegura que los orangutanes aparezcan y los podamos ver, pues viven en semilibertad. En el peor (o mejor) de los casos, hay que pensar que si no van a por la comida al fin y al cabo es una buena señal, pues significa que son independientes y no necesitan la ayuda de los humanos para subsistir.

¿Que puedes hacer desde tu casa para salvar, o al menos dejar de contribuir en la extinción de los orangutanes?

Si quieres evitar o reducir el uso de aceite de palma, aquí puedes ver la lista de productos de uso diario que lo contienen, así como su nomenclatura en las etiquetas.

Pero según nos cuentan desde WWF, el aceite de palma no tiene porque ser siempre insostenible y nos explican por qué simplemente boicotear su uso no serviría de nada. “Tanto los productores, como los comerciantes, fabricantes, inversores y consumidores pueden contribuir a un sistema en el que se produce suficiente aceite de palma para satisfacer las necesidades del mundo, mientras que el medio ambiente, los animales y las comunidades locales están protegidos”. ¿Cómo? Algunas compañías usan aceite de palma de origen sostenible. Para saber si el producto que lo quieres comprar lo utiliza o no debes buscar en la etiqueta las siglas RSPO.

Sin embargo, hay voces que aseguran que el ser miembro de la RSPO, o ser suministrado por un miembro, no es garantía de sostenibilidad. Según la web Aceitedepalma.org  “una de las principales críticas a la RSPO es que aún permite plantar palma aceitera en turberas o zonas pantanosas y clarear bosques secundarios”, pero “es actualmente el único organismo que promueve un estándar de sostenibilidad respecto a la industria del aceite de palma”. La conclusión es que “A pesar de que la RSPO no es la panacea, es todo lo que existe actualmente para controlar la producción de aceite de palma y es el primer paso para exigir la sostenibilidad.”

Por su parte, desde la web de Greenpeace nos cuentan que en 2013 establecieron la POIG (Palm Oil Innovation) cuyo objetivo es apoyar la RSPO a través de la construcción de normas y compromisos.

Enlaces de interés

Aquí tenéis una guía muy completa que, pese a estar destinada al publico de EE.UU, explica al principio qué es el aceite de palma, cómo se produce y los riesgos de su producción insostenible. Ofrece alternativas ecológicas explicando el por qué no se puede simplemente boicotear esta industria.

Algunas asociaciones que trabajan ayudando a los orangutanes

Datos prácticos de los centros visitados:

Sepilok Orangutan Rehabilitation Centre

  • Precio entrada: 30 RM (10 adicionales por cámara)
  • Horario feeding time: 10 am y 15pm
  • Precio centro rescate osos: 30 RM
  • Cómo llegar: Si te alojas en Uncle Tan, ellos te pueden acercar en una furgoneta. Si estás en Sandakan puedes coger el autobús público número 14, que sale de la terminal que hay delante del hotel Nak.

Localización

Semenggoh Wildlife Centre

  • Precio entrada: 10 RM
  • Horario feeding time: 10am y 15pm
  • ¿Cómo llegar? Desde Kuching se puede coger el bus K6, que sale de la estación Chin Lian Long, cerca de la mezquina Bahagian . Precio del bus 4 R

Localización

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.