Cómo contemplar primates en su hábitat natural

Encuentro entre turistas y gorilas
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Durante nuestros viajes, la búsqueda de experiencias con fauna silvestre en su hábitat natural es cada vez algo más demandado. Intentar conocer a los animales salvajes en su entorno natural es una actividad que atrae año tras año a muchos turistas.

Aunque en Europa no es posible salvo en Gibraltar, observar a primates no humanos en la naturaleza es algo que se puede realizar en muchos países y que atrae a muchos curiosos. Buscar monos aulladores en Costa Rica, gorilas en Ruanda o gibones en Tailandia es una experiencia única pero que debe hacerse de forma responsable.

¿Por qué observar primates es distinto a otras especies?

Debemos tener en cuenta que estas especies son muy adaptables y por tanto son influenciadas de forma muy fuerte por prácticas de turismo irresponsable, como puede ser usar alimentos para atraerles o quebrar distancias de seguridad. Tristemente, esta práctica ha llevado a que muchas poblaciones de monos dependan de las ciudades, causando conflictos con estas especies que pueden llevar a campañas de sacrificio.

Encuentro entre turistas y gorilas
Encuentro entre turistas y gorilas

Además, estos animales son mucho más cercanos a nosotros que otras especies. Apenas compartimos enfermedades con animales como los reptiles o los peces, sin embargo con los primates podemos llegar a intercambiar enfermedades víricas que pueden ser peligrosas tanto para ellos como para nosotros.

Tristemente, estos animales están gravemente afectados por el tráfico ilegal de especies, y la mayoría se encuentran en peligro de extinción, con sus poblaciones en retroceso, por lo que debemos de tener cuidado a la hora de verlos en cautividad o incluso de subir contenido a redes sociales de animales en estado silvestre.

Además, mucha gente desconoce el peligro de estos animales, que pueden ser agresivos hacia el hombre especialmente en poblaciones acostumbradas al contacto humano. Todas estas características hacen que observar primates, aunque fascinante, deba hacerse de forma especialmente cuidadosa.

¿Dónde ver primates en estado silvestre?

Existen muchos enclaves naturales en el Sudeste Asiático, el centro de África o las selvas de Sudamérica donde observar a estos imponentes animales. Por ello, deciros lugares concretos probablemente tenga poco interés, pero sí dar unas indicaciones generales sobre el tema.

En general, debemos buscar entidades que realicen turismo responsable e incluso que estén involucradas en conservación de la especie. Existen muchos santuarios de fauna donde ver a estos animales, para los cuales os recomiendo tener especial cuidado ya que muchos no son lo que parecen.

Macaco en el Monkey Forest de Ubud, Bali
Macaco en el Monkey Forest de Ubud, Bali

Tristemente, existen muchas zonas turísticas donde monos y otras especies de primates son bastante fáciles de ver debido a que se permite o no se regula que los turistas den comida. Como ya comentamos, esto causa una serie de problemas que van desde enfermedades a peleas, pasando por cambiar toda la conducta de los animales y haciendo que en épocas de poco turismo estos animales peligren por no ser capaces de encontrar alimento por si mismo.

Es especialmente importante que las empresas que realizan estas actividades obliguen a guardar distancias con los turistas, para reducir así la transmisión de enfermedades. Es especialmente importante en especies amenazadas como el gorila de montaña, donde la población es muy poco variable genéticamente: algunas enfermedades humanas afectan a estos animales, que son muy sensibles a ellas, y debido a su escasa variabilidad pueden afectar a toda la población.

Por tanto, no es de extrañar que muchas empresas y parques naturales prohíban acercarse a menos de 10 metros de los animales, así como a obligar el uso de mascarillas para reducir el traspaso de enfermedades entre seres humanos y el resto de primates.

Normas de conducta básicas

A la hora de introducirnos en el hábitat natural de estos animales, es especialmente importante que respetemos unas normas de conducta que siguen estos animales en sus grupos sociales, y que si las traspasamos podemos correr peligro o afectar gravemente al bienestar de estos animales.

Es importante que no interaccionemos con los animales, aunque no exista comida de por medio. Para evitarlo, lo mejor es no llevar mochilas o bolsas, pues muchos de estos animales están acostumbrados a que existe comida en este tipo de envoltorios.

Esta clase de interacciones pueden causar tensión en los grupos sociales de estos animales, causando peleas que pueden redirigirse al ser humano. Es especialmente importante tener cuidado con las crías, ya que si se sienten importunadas por nuestra presencia pueden alertar a otros animales, que en este caso es muy probable que se muestren agresivos contra los turistas.

Monkey beach, Koh Phi Phi
Monkey beach, Koh Phi Phi

En primates no se puede generalizar: hablamos de un grupo que presenta más de 500 especies, mientras que las ballenas, jabalíes o cabras están englobadas en un grupo de tan solo 300. Sin embargo, es cierto que muchos comparten parte de su lenguaje gestual, por lo que conviene reconocerlo.

En general, los humanos somos muy malos a la hora de leer las conductas de otros primates. Esto ocurre en lugares como Gibraltar, donde las amenazas o gestos de miedo de los animales son interpretados como besos o sonrisas por parte de los turistas.

Como norma general, nunca debemos imitar a un animal salvaje, sobre todo si desconocemos lo que nos está intentando comunicar. Un error frecuente es, por ejemplo, imitar las amenazas de estos animales, lo que no deja de ser provocarlos y aumentar su agresividad contra nosotros.

En muchos primates, mirar directamente a los ojos es algo incómodo que solo realizan en encuentros agresivos. Por ello, evitaremos dirigir nuestra mirada directamente a los ojos de los animales, especialmente cuando nos estén respondiendo.

Chimpancé en Kibale National Park, Uganda
Chimpancé en Kibale National Park, Uganda

Además, debemos tener cuidado con las expresiones faciales que utilizamos: las sonrisas amplias o la risa son un gesto que asusta a muchos primates no humanos, ya que son parecidos a algunas de sus expresiones de miedo y sumisión.

Un turismo responsable para nuestros primates

Para tener un encuentro seguro y agradable con estos fascinantes animales, buscaremos empresas y organismos que tengan un código ético estricto a la hora de aproximarse a estos animales, respetando su espacio vital.

Además, infórmate de si estas entidades apoyan a la conservación de la especie que se está observando. Intenta que tu visita al hogar de estos animales sea lo menos intrusivo posible y que te lleves un buen recuerdo sin poner en peligro el bienestar de estos animales.

Contexto salvaje, de Eugenio Fernández
CONTEXTO SALVAJE, de Eugenio Fernández

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to a friend