Relato divergente: ¿Por qué se llevan los soldados a nuestro vecino?

Relato divergente Myanmar
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

“Mamá”.
“¿Qué?”.
“¿Por qué se llevan los soldados a nuestro vecino?”.
“Calla y no mires”.
“¿Papá huyó a Tailandia porque también querían llevárselo así?”.
“He dicho que te calles”.
“¿Es cierto que antes nuestro país no se llamaba Myanmar, sino Burma?”.
“Sí”.
“Dice el abuelo que cuando él era pequeño se llamaba Birmania”
“Umm, puede ser”.
“¿Y por qué le cambiaron el nombre?”.
“Yo qué sé”.
“¿La tía Neu también se fue a Tailandia?”.
“Sí, a un sitio llamado Kanchanaburi”.
“¿Por qué?”.
“¿Porque qué?”.
“¿Por qué prefirió irse a Tailandia y dejarlo todo?”.
“Porque lo que tú llamas todo era sólo una cabaña miserable y porque allí gana mucho dinero en una pensión?”.
“¿Qué trabajo hace?”.
“Limpia las habitaciones y hace las camas y a veces los huéspedes le dan una propina”.
“¿Y de esa manera gana más dinero que tú tejiendo mantas?”.
“Umm, pues sí”.
“Pero tu trabajo es mejor”.
“¿Por qué piensas que es mejor?”.
“Porque ella es sólo una empleada a la que deben de dar órdenes y reprimendas”.
“¿Y yo?”.
“Tú tienes tu propio negocio y nadie te manda”.
“¡Ja, que nadie me manda, ¿dices?! Quizás sabrás mejor de lo que hablas si prestas atención la próxima vez que venga el comerciante que me compra las mantas. Es un usurero que siempre encuentra una razón para quejarse de la calidad o halla alguna tara y se las arregla para regatearme el precio, a pesar de que “mi propio negocio” nos da lo justo para comer”.

Relato divergente Myanmar

“Mamá”.
“¿Qué?”.
“No te enfades conmigo”.
“Pero, niña, es que nunca callas y me pones de los nervios”.
“Si papá está en Tailandia, también debe de ganar mucho dinero como la tía Neu, ¿verdad?”.
“Sí, eso creo”.
“¿Y no nos manda parte de lo que cobra como hace la tía Neu con su familia?”.
“Mira niña, será mejor que te cuente toda la verdad. Aunque tú quieras mucho a tu padre, has de saber que siempre ha sido un caradura y no debemos esperar nada de él, porque desde que llegó a Bangkok y consiguió un empleo, ni siquiera se ha molestado en escribirnos una carta”.
“¿Cómo lo sabes? Quizás no haya podido”.
“Me lo dijo precisamente la madre de Neu, a quien tu tía contó que tu querido padre trabaja como guarda de seguridad en un club nocturno en el que gana un buen sueldo”.
“Mamá”.
“¿Qué?”.
“¿Por qué no nos vamos nosotras a Tailandia?”.
“Porque la mayoría de gente que lo intenta no logra llegar allí”.
“¿Por qué?”.
“Porque los soldados los arrestan y los meten en la cárcel igual que han hecho antes con nuestro vecino”.
“¿Por qué pasan estas cosas?”.
“Porque este país que podría ser maravilloso está en manos de unos malditos militares sanguinarios que nos chupan la sangre y masacran a quienes no se comportan como unos borregos”.
“Mamá”
“¡¿Queeeeé?!”.
“Eres la mejor mamá del mundo”.
“¡Ja, estoy de acuerdo contigo! Y tú también eres la mejor hija del mundo a pesar de que seas incapaz de tener la boca cerrada un solo momento”.

RELATO DIVERGENTE, de Nando Baba
RELATO DIVERGENTE, de Nando Baba

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to a friend