Djemaa el-Fna, puro espectáculo la de la famosa plaza de Marrakech

Dicen que “quien no ha visto Graná no ha visto , que es lo mismo que decir que quien no ha visto Djemaa el-Fna no ha visto Marrakech. Ya puedes haber imaginado cualquier parque de atracciones que nada tendrá que ver con esta singular plaza de Marruecos. Aquí no hay trampa ni cartón, aquí es todo auténtico y original. Si encima tienes la suerte de pasar por allí sobre las 8 de la mañana, cuando todavía no ha empezado a cobrar vida, te hace darte cuenta más tarde de cómo puede cambiar el panorama en unas cuantas horas, y de qué forma…

¿Esto es Djemaa el-Fna? ¿Dónde está la gente?
¿Esto es Djemaa el-Fna? ¿Dónde está la gente?

Es al salir más el sol cuando los primeros vendedores de zumo de naranja recién exprimida levantan los toldos de sus carros y los vendedores de dátiles y otros frutos secos te empiezan a ofrecer el dátil más gordo para que lo pruebes (siempre que pasas te muestra el mismo…).

Los vendedores de zumo de naranja
Los vendedores de zumo de naranja

Luego, durante las horas intensas y calurosas del mediodía, el tráfico de motos, bicis y burros hace que la plaza más bien parezca un lugar de paso. Solo algunas tatuadoras de henna y unos cuantos valientes más se atreven a soportar el abrasador sol de verano, pero es al pasar unas horas cuando realmente comienza la verdadera y frenética vida de Djemaa el-Fnaa. La gente empieza a salir de todos los rincones y el lugar se convierte en un verdadero hormiguero.

Empieza el espectáculo!
Empieza el espectáculo!

Malabaristas, músicos, cuentacuentos, dentistas (sí sí, dentistas…), vendedores de pócimas, de artesanía, y un largo etcétera llenan de vida y color la peculiar plaza de Marrakech. Allá donde la gente hace un corro hay alguien amenizando; donde más gente haya mejor suele ser el espectáculo.

Músico amenizando la tarde
Músico amenizando la tarde

Pero cuando cae la noche, si alguien se lleva la palma son sin duda los gnaoua, maestros de la percusión que con sus tambores, castañuelas y unos ritmos que llevan al trance, acaparan la mayor atención del público de Djemaa el-Fna. Centenares de personas se agolpan para ver danzar y dar saltos a este famoso grupo que hacen de las propinas de la gente su forma de vida.

Espectáculo gnaoua
Espectáculo gnaoua

Llegado a un punto de simbiosis con la plaza, en el que ya formas parte de ella, hay que seguir su camino y cenar en sus puestos callejeros. Cientos de cocineros preparan comida para otros cientos de comensales que se sientan unos al lado de otros formando una gran familia. Aquí no hay intimidad, aquí va todo ligado, y es buen momento para dejarse llevar y comer junto con gente de otros países y otras culturas.

Todo el mundo comiendo en los puestos callejeros
Todo el mundo comiendo en los puestos callejeros

Y para finalizar, al igual que al comenzar el día, los carros de los vendedores de zumo de naranja no dejan que nadie se vaya de Djemaa el-Fna sin beberse el último de ellos, cosa que consiguen en la mayoría de los casos con sus gritos desde lejos con el vaso de zumo en la mano.

Siempre es buen momento para un zumo de naranja más
Siempre es buen momento para un zumo de naranja más
500 335 Toni
2 comentarios
  • A mi me ha comentado mucha gente que Djemma el Fna les acababa agobiando y es que hay que intentar encontrar el término medio entre ofrecer unas monedas a los “artistas” y dejarse avasallar por ellos. Si no te muestras un poco firme en ocasiones, acabas con el gorro de músico gnaua, el del aguador, el mono con pañal y un par de serpientes por los hombros. Yo en alguna ocasión tuve que pedir que no me adornasen la cabeza con sus coloristas tocados ni depositasen reptiles sobre mis hombros (no exactamente con estas palabras, pero con el mismo sentido).

    De todas formas, mentalizaros que las primeras veces, a la que te descuidas, os va a pasar como a mi, que, de repente, sin saber casi cómo lo han hecho, te cambian la cámara por una pandereta y te cascan un gorro y acabas pagando por unas fotos y dando gracias a que no han salido corriendo con tu camara y te han dejado a cambio con la pandereta, el gorro y cara de tonto.

  • Es posible que haya gente a la que le agobie Djemma el-Fna, pero hay que ir un poco "preparado" para saber desconectar mientras paseas y le dices un NO con una sonrisa bien bonita en la cara. Muchas veces nos sabe mal, pienso que por el caracter que tenemos, y acabas claudicando a sus peticiones, pero a veces hay que ser un pelín mas "seco" porque si no no hay forma de viajar tranquilo.

Dejar una Respuesta

Start Typing

Preferencias de privacidad

Cuando visitas nuestro sitio web, éste puede almacenar información a través de tu navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puedes cambiar tus preferencias de privacidad. Vale la pena señalar que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar tu experiencia en nuestro sitio web y los servicios que podemos ofrecer.

Por razones de rendimiento y seguridad usamos Cloudflare.
required





Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí