Conmochila.com

Itinerario de viaje a Italia en 72 días (en moto) de Xevi

A orillas del lago Bolsena
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, media: 5,00 de 5)
Me gusta viajarCargando…

Mi viaje consistió en cruzar Italia de Norte a Sur por carretera, más Sicilia y Cerdeña, en total unos 5.300km en 72 días en una Vespa clásica 125cc del año 1987. De hecho la moto es cuatro meses más “vieja” que yo (se matriculó en Febrero de 1987 y yo soy de Mayo del mismo año).

La Vespa está prácticamente original a como salió de la planta de producción de Arganda del Rey hace ya 29 años, (de hecho el motor entero es el original) y durante los dos meses y medio que duró el viaje no me dio ningún problema que fuese irreparable. Estando en Italia sólo tuve que ir a un mecánico una vez y un problema con el amortiguador trasero lo solucioné cortando y adaptando un trozo de manguera de jardín (ventajas de una mecánica sencilla).

En total embarqué la moto en 5 ferrys: tanto para la ida como para la vuelta (Savona – Barcelona y viceversa) más el ferry para cruzar el estrecho de Messina hasta Sicilia, después otro barco de Sicilia a Cerdeña y de Cerdeña otro ferry de nuevo al continente (Génova).

¿Por qué el viaje? No recuerdo ni siquiera cuando la idea de cruzar Italia en una Vespa antigua me vino a la cabeza, pero recuerdo que ya cuando tenía 16 o 17 años decía “un día me voy a comprar una vespa y viajaré por Italia con ella”. Evidentemente sonaba a idea de adolescente romanticón y nadie prestaba mucha atención a ello. La moto la compré en 2009, y hasta la hora del viaje fue mi vehículo del día a día donde yo vivía entonces, en Barcelona: para ir al trabajo, para ir a la universidad, me pusieron multas, tuve accidentes… ha sufrido lo que sufre cualquier moto en una gran ciudad. Este pasado 2015 me dije: ha llegado la hora. Demasiados años hablando de ello, vamos a pasar a la acción.

En Mayo de 2015 dejé todo y me fui a hacer la temporada de verano a baleares para hacer el dinero suficiente para la aventura y el 1 de Octubre mitad asustado y mitad ilusionado, tras pasarle una buena revisión a la moto y cargada con 20 kilos de equipaje, embarcaba la veterana Vespa en un ferry que desde Barcelona me llevaría a Savona, a 50km de Génova, donde empezaría todo.

Un par de semanas antes me hice un pequeño plan de ruta y compré una guía de viajes, pero la verdad es que no llevaba mucho material (tampoco podía con esa moto) ni fechas concretas, ni reservas en hoteles ni nada de nada, sólo una aplicación para usar el smartphone como GPS y una cámara GoPro que se estropeó a las dos semanas. No tenía ni idea de cómo saldría todo.

A priori un viaje por la península itálica no debería presentar ningún tipo de dificultad: el idioma no es una barrera infranqueable -en una semana lo tienes superado-, y los servicios, comunicaciones etcétera son iguales o incluso mejores que en España. Por contra Italia quizás no resulte del todo atractivo a primera vista, si lo comparamos con los cientos de exóticos destinos asiáticos y tropicales disponibles y por ser un territorio cercano geográfica y culturalmente, pero si metes una Vespa antigua en la ecuación, la incógnita que se despeja ya resulta un poco más divertida. Además precisamente por tratarse de Italia, y de una Vespa, cualquier problema mecánico se podría solucionar fácilmente, porque la moto estaría en su casa natal.

Al principio del viaje -supongo que por ver la cuenta bancaria llena- no me estaba de nada: restaurantes caros, gastar por encima del presupuesto programado… pero tras ver después del primer mes cómo había bajado el saldo de mi cuenta corriente, poco a poco me fui convirtiendo en nómada: regateando el precio de los alojamientos, comiendo en sitios más asequibles, aprovechando cualquier objeto que pudiese serme útil para mí o la moto, lanzarme a hacer CouchSurfing… En definitiva me convertí en un mochilero con la única diferencia que iba motorizado.

Ya llegando al final del viaje me di cuenta que lo único que necesita una persona para vivir es agua, comida, un sitio para dormir, y sobretodo hablar con gente y relacionarse (por algo somos animales sociales). No necesitamos el 90% de los objetos que tenemos en casa: viajé dos meses y medio con una moto de hace casi 30 años atrás que me costó en su día 500 euros, un teléfono de 150€ que usaba para todo (GPS, comunicarme, buscar alojamiento) dos pares de zapatos, dos pantalones y una chaqueta. Y no necesitaba nada más. De hecho al llegar a casa de nuevo después de la aventura, recalé en la gran cantidad de objetos, ropa y cachibaches que tengo y que no utilizo para nada desde hace un montón de tiempo.

Además del crecimiento personal, lo conocimientos históricos, gastronómicos y culturales, la lengua italiana que ya hablo, las personas que conocí durante la ruta y de las que guardo maravillosos recuerdos… el viaje me ha servido para valorar las cosas de otra forma y en general, para cambiar la visión respecto a lo que nos rodea. Sin duda algo que recordaré ya para el resto de mi vida!

La moto, después de casi 6000km, de sufrir lluvia, barro, de haber dormido en párquings, en la calle y en playas de Cerdeña, se la ve algo tocada pero sigue arrancando sin inmutarse. Está estos días de Abril de 2016 en el mecánico para dejarla a punto para que siga siendo mi medio de transporte durante muchos años más.

Para los que les interese he creado una cuenta de Instagram donde estoy publicando con una pequeña descripción en inglés y de forma cronológica las mejores fotos (hice unas 8.000) del viaje. Ahí sale la moto y los lugares más entrañables que visité. Pueden seguirme en la cuenta Italiaa60kmh. Además escribí un diario de viaje (acumulé casi 600 páginas en formato A5) que tras poner en limpio y ordenar (estoy en ello), tengo la intención de publicar. A ver cómo me sale la aventura! Un saludo a todos.

Viajeros: Xevi

Presupuesto: El presupuesto total fue de unos 4.000€ (incluyendo puesta a punto de la moto, compra de material antes de partir y los 5 billetes de ferry). La media de gasto diario estuvo alrededor de unos 40/50€ aprox para todo (alojamiento, gasolina, comida, visitas).

Web: www.instagram.com/italiaa60kmh

Fecha de salida: 01/10/2015 – Fechas de regreso: 13/12/2015

A orillas del lago Bolsena
A orillas del lago Bolsena

Itinerario

Día 1Desde Olot (mi ciudad, provincia de Girona) primeros Km en carretera abierta hasta el puerto de Barcelona. Embarco a medianoche en el puerto de Barcelona.
Día 2Llegada del ferry a Savona 20 horas después. Conducir de noche y con lluvia, por carreteras de montaña reviradas y sin pintar (muy peligroso) hasta el alojamiento cerca de Tortona, a medio camino de Milán.
Día 3-8llegada a Milán por la mañana el día 3. La moto perdía gasolina y tuve que cambiar el carburador y estar parado más días de los previstos. Días aburridos en Milán.
Día 9-10Piacenza y Parma. 2 noches en Parma.
Día 11-12Módena. 2 noches en Módena. Visita al museo Ferrari, a la ciudad y a una acetaia (donde producen el famoso aceto -que no vinagre- balsámico).
Día 12-14Bolonia. Dos noches. Visita a la ciudad y visita a las factorías y líneas de producción de las marcas de automóviles Lamborghini y motos Ducati.
Día 15Sólo conducir: crucé los Apeninos dirección sur por el paso de Abetone hasta Lucca: primera ciudad Toscana. Me alojo en casa de una amiga que hice durante mi intercambio erasmus y que todavía vive allí.
Día 16-18Lucca, Pisa, Pontedera (museo de la Vespa). Días de relax en el preciosa Lucca.
Día 19-21Florencia. Museos de Uffizzi, Accademia y principales atractivos de la ciudad.
Día 21-23Ruta por la Toscana florentina (sur de Florencia) con alojamiento en Tavarnelle (visitas a San Gimignano, Volterra, Tavarnelle, buena comida y vino y paisajes memorables).
Día 23Llegada a Siena, visita de la ciudad y noche allí.
Día 24Toscana Sienesa: Montalcino, Buonconvento, San Quirico, baños termales de San Filippo (¡impresionantes!), hasta Cetona. Noche en Cetona.
Día 25Montepulciano, Pienza, Valle del Orcia (paisajes bellísimos), lago de Bolsena hasta Bomarzo (Viterbo).
Día 26-27Bomarzo. El pueblo es muy tranquilo y el hostal me gustó mucho. Visita a la pirámide etrusca y el “Parque de los Monstruos” de Bomarzo. Me quedé dos noches para preparar bien la llegada a Roma (reservas de hostales, parking para la moto...).
Día 27-32Llegada a Roma. Casi 2.000 km recorridos ya en Italia con la Vespa. Coliseo, Foros, Vaticano, Castello Sant’Angelo... En Roma conozco al que más adelante y sin planearlo, será mi compañero de viaje.
Día 33Abandono Roma y por la famosa Via Appia llego hasta Lenola, a medio camino de Nápoles.
Día 34Por la costa (Sperlonga, Gaeta, Mondragone) hasta Nápoles
Día 34-42Nápoles (visita a unos amigos, la ciudad, el Vesubio, Herculano, Pompeya, Caserta, y un par de días de descanso). Genial Nápoles y su comida (una pizza Margherita a 1€? En Nápoles la encuentras).
Día 43Península Sorrentina hasta Sorrento. Noche en Sorrento.
Día 44Costa Amalfitana (una de las carreteras más bonitas, sino la que más, por la que he pasado en Italia). Pueblos de Amalfi, Positano, Praiano… hasta Paestum. Noche en Paestum.
Día 45Por la mañana visita a los templos griegos de Paestum y al terminar, locura de vespero: 600km en un día desde Paestum hasta Reggio Calabria (la punta de la bota) en 9 horas y sin parar. Noche en Reggio Calabria.
Día 46Visita a Reggio Calabria y al mediodía cruce del estrecho de Messina desde Villa San Giovanni para llegar a SICILIA y dormir en Milazzo. Empieza la ruta por Sicilia.
Día 47Islas Eóleas: Stromboli. “Abandono” la Vespa en el puerto de Milazzo y cojo un barco para llegar a una de las islas volcánicas más activas del mundo. Paso la noche allí para ver el volcán y sus frecuentes erupciones.
Día 48Regreso de Stromboli a Milazzo, vuelta a la carretera, desde Milazzo hasta Taormina y finalmente llegada a Catania.
Día 49Visita Catania.
Día 50Subida al volcán Etna, el más alto de Europa. Ascensión hasta el cráter (aunque está prohibido). Una de las experiencias más escalofriantes y bellas que he vivido nunca. Azufre, humo y explosiones de gas. La naturaleza, incontrolable, en estado puro.
Día 51-53Salimos de Catania. Visita a Siracusa y llegada a Buccheri, casi en el centro geográfico de Sicilia, en casa de unos amigos, en la bonita hacienda turística Casmene. Dos noches allí.
Día 54Salida de Buccheri, parada en Piazza Armerina para visitar los mosaicos romanos de Vila del Casale, y llegada a Agrigento. Noche en Agrigento.
Día 55Visita al Valle de los Templos de Agrigento.
Día 56Por la costa sur de Sicilia hasta Marsala, donde me quedo dos noches.
Día 57Salida de Marsala hacia el norte. Visita a Trapani, Erice, y la lluvia y el viento me obligan a ir directo hasta Palermo y no hacer paradas intermedias. Llegada a Palermo.
Día 58-60Palermo en Couchsurfing. Principales atractivos de la ciudad. El 28 por la noche me embarco en Palermo dirección Cagliari (Cerdeña). Un único barco a la semana por tanto mejor no perderlo.
Día 61Llegada a Cagliari. Empieza la ruta por CERDEÑA. Día de descanso.
Día 62Llegada de un amigo al aeropuerto de Cagliari. Nos conocimos en el hostal en el que me alojé durante los días que pasé en Roma, allí le ofrecí recorrer Cerdeña juntos en Vespa (los dos en mi Vespa) y no se lo pensó dos veces. Me dijo que la vuelta a Cerdeña quería hacerla algun día en coche, pero evidentemente en Vespa todo es más auténtico así que no quiso perder la oportunidad de unirse. Casi un mes después cumplió su promesa y el día 30 de Noviembre aterrizó en Cagliari procedente de Génova (donde vive) como me había prometido. La aventura añadía un protagonista y a la Vespa se le añadía peso (el doble de peso, para ser exactos). Visita a la ciudad de Cagliari.
Día 63Dirección oeste siguiendo la costa de Cerdeña, ahora dos pasajeros, llegamos hasta la isla de Sant'Antioco, luego visitamos las antiguas minas de carbón de Carbonia (la ciudad más joven de Italia, nació en los años 40). Dormimos en la playa al lado de un fuego improvisado pero descubrimos que Diciembre no es la mejor época para hacer eso.
Día 64Dirección norte por el centro montañoso de Cerdeña (impresionante). Iglesias, Fluminimaggiore, Buggerru, hasta Guspini. Noche en Guspini.
Día 65Sardara, Nuraghi de Barumini (antigua construcción típica de Cerdeña hecha por los antiguos pobladores de la isla) y llegada a Terralba. Noche en Terralba.
Día 66Oristano, y seguimos dirección norte hasta Alghero.
Día 67Dos noches en Alghero. Visita a la ciudad y a la cueva de Neptuno (unos 30 km al oeste).
Día 68Salida de Alghero, visita a Porto Torres, Sassari y finalmente llegada a Tempio Pausania.
Día 69Visita al Nuraghi Maggiore de Tempio Pausania, a los olivos milenarios de Luras (unos de los árboles más antiguos de Europa, se calcula que tienen unos 3.000 años) y llegada a Olbia.
Día 70Visita en Olbia. Abandonamos Cerdeña por la noche en ferry.
Día 71-73Génova. Alojamiento en casa del colega. Últimos dos días en Italia.
Día 73Sobre el mediodía me despido del que ya es un amigo para toda la vida y recorro los últimos 50 km en Italia, hasta Savona desde Génova. Llegada a Savona en dos horas, la ciudad que me vio llegar a Italia el 2 de Octubre. Embarque a medianoche dirección Barcelona.
Día 74Llegada a Barcelona por la noche. Alojamiento en Barcelona.
Día 75Llegada a Olot desde Barcelona. Los 120km más cómodos, pero a la vez emocionantes y conmovedores de todo el viaje. Vespa de vuelta al garaje sana y salva. FIN DEL VIAJE.

¡¡ENVÍANOS TU ITINERARIO DE VIAJE!!

Mapa de ruta

1 comentario
  1. Selphy dice

    Gran viaje! La verdad es que eso de ir a la aventura es una cosa que muchos decimos y luego no nos atrevemos… Lo cierto es que se tiene que ser muy valiente para hacer algo así, a ver si la vespa te aguanta para tus próximas aventuras. Aunque viendo el presupuesto es menor de lo que uno se piensa… Y dan ganas de hacer algo así. Por que estoy totalmente de acuerdo que tenemos mucho mas de lo que necesitamos y en realidad se necesita poco para vivir. muy interesante! Espero que publiques el diario pronto!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.