La abadía del Mont Saint-Michel, una maravilla entre mareas

Si en tu visita a Francia estás pensando pasar unos días en Normandía, reserva uno de ellos para visitar el Mont Saint-Michel y su abadía. Más allá de la espectacularidad de este monumento religioso, que impresiona a cualquiera que pasa por allí, su acceso y su especial ubicación hacen que ya valga la pena ir a verlo.

Eso sí, sabes que nunca te mentimos. Es un lugar muy visitado, por lo que intenta ir fuera de temporadas vacacionales o a primera hora del día si no quieres sentirte como en un parque temático.

La abadía del Mont Saint-Michel

Las mareas

La abadía del Mont Saint-Michel está situada sobre un islote rocoso en la desembocadura del río Couesnon. La marea alta inunda la bahía cerrando los accesos al islote durante unas horas, por lo que es importante conocer el calendario de mareas antes de tu visita e intentar llegar al menos dos horas antes de la marea alta. Lugares ideales para el espectáculo: las murallas, la terraza oeste, la Roche Torin en Courtils, el Grouin del Sur o el Gué de l’Epine en Val-Saint-Père.

Marea Baja
Marea Baja

Para que te hagas una idea, con marea baja puedes observar una inmensa llanura de 15 kilómetros que separan la abadía de la costa. De hecho una de las excursiones más bonitas es la de cruzar a pie desde la costa con marea baja, pero ya sabes, cuidado no te pille la subida a mitad de camino…

Vistas de los alrededores
Vistas de los alrededores

La historia del Mont Saint-Michel y su abadía

La historia religiosa del lugar nace en el año 708, cuando Aubert, obispo de Avranches, fundó un santuario sobre el que se conocía hasta entonces como Mont-Tombe, tras tres apariciones del arcángel San Miguel. Desde entonces se bautizó al monte como «Mons Sancti Michaelis en periculo maris». La construcción de la iglesia de Saint Michel comenzaría algo más tarde, en el siglo X. Su lugar estratégico hizo que fuese deseada por bretones, normandos e ingleses, por lo que tres siglos más tarde se fortificó para protegerse de asedios bélicos.

Bienvenidos...
Bienvenidos…
...a la abadía...
…a la abadía…
...del Mont Saint Michel
…del Mont Saint Michel

Un capítulo menos conocido es el que la convirtió en prisión para sacerdotes durante la Revolución Francesa. A mediados del siglo XIX terminaría su uso carcelario y ya en el siglo XX comenzó de nuevo su uso religioso cuando en 1969 una pequeña comunidad de monjes benedictinos se instala en la abadía.

Clasificada como monumento histórico en 1862​, en 1979 el Monte St Michel y su abadía fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Hoy se ha convertido en lugar de peregrinaje no sólo para creyentes, sino para los miles de viajeros que traspasan sus murallas anualmente.

Turistas enfrente de la abadía
Turistas enfrente de la abadía

Para preservarla, en la última década se han llevado a cabo obras de mantenimiento que han eliminado el dique-carretera edificado en 1878. También se ha construido una presa y una pasarela-puente que une el Mont Saint-Michel con el continente consiguiendo frenar y desplazar los sedimentos que poco a poco acabarían con su condición de isla. Se calculaba que, de no haber intervenido, en 2040 el Mont Saint-Michel hubiese estado rodeado de praderas, en vez de mar. En este video puedes ver cómo luce hoy en día y en qué consistieron las recientes obras para que la abadía recuperase su antigua apariencia.

Turistas haciendo fotos desde abajo
Turistas haciendo fotos desde abajo
Así se ve con la marea baja
Así se ve con la marea baja

Qué no te puedes perder

En realidad lo que te aconsejamos es que cruces sus murallas y lo visites todo. Tienes que visitar la iglesia, edificada a 80 metros de altura en la cima del Monte, el edificio llamado de la Maravilla, representante del arte gótico normando, y por supuesto el claustro de la abadía.

Visitantes en el monte
Visitantes en el monte
Vistas de la abadía desde el interior
Vistas de la abadía desde el interior
Otra perspectiva de la abadía
Otra perspectiva de la abadía
Interior de la abadía
Interior de la abadía
No dejes de entrar a la abadía
No dejes de entrar a la abadía
Y recorrer todos sus rincones
Y recorrer todos sus rincones
Detalles del interior
Detalles del interior
Detalles del interior
Detalles del interior
El claustro
El claustro

Pero sobre todo pasea, recorre sus callejuelas, la abadía y disfruta del recorrido. Por supuesto en en el monte no pueden faltar los restaurantes, tiendas y algún hotel.

Callejuelas con tiendas en el Mont Saint Michel
Callejuelas con tiendas en el Mont Saint Michel
Paseando entre tiendas de souvenirs y restaurantes
Paseando entre tiendas de souvenirs y restaurantes

Por cierto, desde julio de 2019 se puede ver un torii a los pies del monte, conmemorando el aniversario del hermanamiento con Miyajima. Se trata de una reproducción del que hay en la entrada del santuario de Itsukushima, en Japón. Ahora ambas islas comparten un torii que parece que flota con la marea alta, un detalle muy bonito, aunque cuando uno no sabe que hace allí ese arco no entienda nada…

Torii
Torii

Vale realmente la pena ir andando desde el parking disfrutando de las vistas y viendo el monte y la abadía creciendo delante de tus propios ojos. Es una buena caminata, eso sí, creo que nos costó más de 40 minutos cada trayecto y luego hay que subir a la iglesia, claro.

El monte a lo lejos
El monte a lo lejos
Nos vamos acercando
Nos vamos acercando
Parece que vamos llegando al Mont Saint Michel
Parece que vamos llegando al Mont Saint Michel

Si quieres hacer coincidir tu viaje con alguna de las visitas guiadas, actividades o conciertos, visita su web, actualizan constantemente información.

Datos prácticos

  • Horario: Abre a diario, normalmente de 9.00h a 18.00h, aunque depende de la época del año
  • Entrada general 10 €.
  • Gratis: menos de 18 años y jóvenes (de 18 a 25 años) residentes de UE, o con un visa europea.

Información útil para tu visita al Mont Saint-Michel

Si vas en coche puedes aparcar en un parking situado a 2,5 km del Mont Saint-Michel. Desde allí hay buses gratuitos que te dejan a 400 metros de las murallas, pero puedes ir caminando.
Si decides llegar a través de la pasarela-puente, calcula 40 minutos de trayecto.

Si quieres saber cómo llegar desde París u otra zona del país, en la web de su oficina de turismo te lo explican.

Mucha gente se anima a ir con sus perros al Mont Saint Michel
Mucha gente se anima a ir con sus perros al Mont Saint Michel

Localización