Conmochila.com

Zocos de Marrakech: información y consejos para el regateo

Callejuelas llenas de movimiento
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (12 votos, media: 4,08 de 5)
Me gusta viajarCargando…

Uno de los lugares más auténticos de Marruecos sin duda alguna son los zocos de Marrakech, mercados donde los marroquíes venden toda su mercancía, divididos por zonas donde en cada una se encuentra (o se trabaja) un tipo de producto. Están localizados al noroeste de la plaza Djemma el Fna y una vez allí es imposible no perderse por sus cientos de callejuelas.

Interior de un zoco cubierto
Interior de un zoco cubierto

La primera impresión que uno encuentra al llegar es la infinidad de artículos que hay expuestos a la venta; hay de todo. Vas paseando y es todo un espectáculo para los sentidos: colores, reflejos, aromas, texturas, vocerío, sonidos… Es una maquinaria donde los engranajes nunca dejan de funcionar.

Puesto de venta
Puesto de venta

Al margen de todos los puestos de venta, el ajetreo entre sus pequeñas callejuelas es frenético, y tienen cabida todo tipo de “vehículos” como bicicletas, motos, carros, burros, coches, camionetas y todo lo que quepa por ellas. Los vendedores de frutas suelen pasar con sus carros bien tirados por burros o por ellos mismos. Se paran en cualquier lado y a vender. Lo mismo ocurre con los vendedores de pan.

Callejuelas llenas de movimiento
Callejuelas llenas de movimiento

Las cubiertas de algunos zocos hacen que sus sobras protejan al turista y vendedor del intenso calor de esta zona de Marruecos (y más en verano), lo que hace que se agolpe más gente en ellas. El ir y venir de gente de todas las nacionalidades llena de exotismo más si cabe la ciudad de Marrakech.

Gente en los zocos
Gente en los zocos

En algunos pequeños puestos de comida, el vendedor se sitúa en un pequeño agujero que existe entre sus productos aprovechando el máximo esos pocos metros cuadrados de los que dispone, dejando bonitas estampas.

Puesto de frutos secos
Puesto de frutos secos

Caminas como medio hipnotizado de un lado a otro hasta que decides para un segundo a mirar bien algo que te ha llamado la atención, entonces es cuando empieza el verdadero espíritu de los zocos de Marrakech…

A la espera del comprador
A la espera del comprador
Consejos para regatear en los zocos de Marruecos:

Los consejos que vamos a exponer son a título personal, basado en nuestra propia experiencia (aquí en Marrakech y en otros países que hemos visitado) y después de haber leído el artículo de Fernando Alonso Muñoz “El regateo”.

  • Lo primero que hará un comerciante cuando te vea que le echas el ojo a un artículo de su tienda será decirte “pasa amigo, mirar es gratis, no compres si no quieres… etc”, con lo que, generalmente por no hacerle el feo, entras y al menos contemplas mejor aquello que te había llamado la atención
  • Si ya sabe que eres español (que se nos nota a 1 km…) preguntará de qué zona eres. Según de donde seas te van a pedir más o menos. Aquí ojo con decir que eres catalán porque se les ha creado una fama a los pobres de “gastar poco” que no veas. Creemos que es una chorrada que piensen eso y nos hace gracia que luego son todos del Barça, en fin, es lo que hay. Nosotros somos valencianos, y al oírnos hablar en la misma lengua en algunas tiendas ya nos etiquetaron y tuvimos que regatear más fuerte. Si eres “guiri” la cosa empeora, porque encima es que un vendedor nos lo dijo directamente: a los americanos les subimos mucho el precio, a los alemanes y otros europeos también; los españoles estáis en crisis y os pedimos menos.
  • Cuando ya saben que eres español vienen las adulaciones, y ahora con la copa del mundo de fútbol ni te cuento: Ohh España!!! Campeona del mundo!!! Buen fútbol, Barça, Real Madrid… ¡Del Valencia CF hombre!!! (hay que tirar “pa la tierra”). Con esto consiguen que te pongas de mejor humor y que te sientas más cómodo para cuando te dicen el precio…
  • Ahora es cuando debes tener un poco de idea de saber mas o menos cual sería su precio en España. Sabiendo que en Marruecos el nivel de vida es más bajo nunca deberías pagar el precio que tendría aquí. Nuestro consejo es pedirle 4 veces menos, pero vamos, sin cortarte un pelo. Una de las reflexiones que siempre hemos comentado Carme y yo es que un comerciante nunca, nunca, nunca, ni en Marruecos ni en ningún lugar donde viajes, te va a vender un producto perdiendo dinero. Podrá tener mayor o menor beneficio, pero siempre saldrá ganando. Si te metes esta idea en la cabeza pienso que te podrás mantener firme en el regateo, y más aquí en Marrakech, que son de los mejores comerciantes del mundo.
  • En este punto el comerciante puede soltar una risa por el precio “ridículo” que le has ofrecido y:
    • O bien es cierto que te has pasado, con lo que el vendedor no querrá continuar con el regateo (aquí vale la pena cambiar de tienda a buscar el mismo producto y luego no volver a ofrecer esa cantidad)
    • O bien te dice que es muy poco y que le ofrezcas un poco más
  • Antes de ofrecer un poco más le puedes dejar a él que rebaje su precio inicial, con lo que ganas “una tirada” (como en la oca) y te fijas en la segunda cantidad que te ofrece.
    • Si la diferencia con la primera es grande te aconsejo que vayas a por él y sube tu oferta muuuuuuy poco a poco porque ya te ha intentado meter una buena desde el principio.
    • Si la diferencia es poca no pasa nada, le ofreces una subida con el mismo porcentaje usado por él. Vale la pena marcarte mentalmente un precio final y empezar con el tira y afloja. Aquí ya puedes empezar a tener paciencia y dejar que las subidas sean lentas. Quien más paciencia tenga ganará.

El mejor consejo de todos es conocer mas o menos el precio con anterioridad. Como ejemplo os diré que queríamos comprar una tetera y preguntamos a Michel, el dueño de la Riad Dar Bennani, que nos asesorara sobre precio y calidades. Su mujer (la experta) nos dij que pagásemos entre 120-150 Dh y que la tetera estuviese hecha de material pesado. Fuimos decididos a por una y lo primero que le dije al vendedor (un chaval joven) después de decirme el precio (sobre los 400-450 Dh), fue comentarle  que no perdiésemos mucho el tiempo porque tenía una amigo viviendo en Marrakech que me había asesorado sobre precios. Le dije que me estaba pidiendo mucho, que él lo sabía, que me diese un precio más razonable, no un precio de guiri, y automáticamente me dijo 200 Dh. Yo le dije 120 Dh y ahí empezó todo. Finalmente la conseguimos por 150Dh. La compra de la bandeja y los vasos a juego fue más larga todavía…

Nada mejor que sentarse para una laaaaaaaarga negociación
Nada mejor que sentarse para una laaaaaaaarga negociación
Os dejamos también un listado de los principales zocos de Marrakech:
  • Souq Ableuh: zoco de las aceitunas
  • Souq Kchacha: zoco de frutas y frutos secos
  • Souq Semmarine: zoco del cuero
  • Criée Berbère (Souq Joutia Zrabi): la llamada bereber, zoco e las alfombras
  • Souq Cherratine: zoco del trabajo en piel
  • Zoco de alta tecnología: zoco multimedia
  • Souq Haddadine: zocos de los herreros
  • Souq Kimakhine: zoco de los luthiers
  • Souq Sebbaghine: zoco de los tintoreros
10 Comentarios
  1. MundoXDescubrir dice

    Que bien detallado tenéis el arte del regateo :) para nosotros fue toda una experiencia que con el transcurso de los días vas perfeccionando hasta que conoces todos los trucos que hay que tener en cuenta. Sinceramente nosotros disfrutamos mucho regateando, somos conscientes que en algún caso en concreto hubiéramos podido conseguir un mejor precio pero en general nos defendimos bien :) fue todo un gusto probar nuestro arte al regatear jijijij Abrazos viajeros!!! 

  2. Konstantin dice

    Chicos, fui un mes entero en bici por Marrueco. La tetera la compre por 90 dirhams /directamente lo dije, que a otro sitio me lo dejen por este precio/. Intento regatear, pero despue, que dos veses lo dije, que si me lo ofrecen mas barato, no pagare su precio- me lo vendio por 90. Pedi otros 60 por la baneja, pero lo dije 30 y si quiere. Pues baneja mas tetera- 120 dirhams. Genial. Asi que, eso tamben es buena manera.
    Lo mismo- me gustaban nas telas que podria usar como cubiertas de cama en casa. La vendia por 1200 /algo menos de 120e/ por dos..lo dije que mas de 300 no puedo dar, que no tengo…al final di poco mas- 350 dirhams, que es genial para mi.
    y como dice fjredondo "…siempre encontrarás alguien que pagó menos por lo mismo que tu has comprado."

  3. mochilero salvaje dice

    Enhorabuena por el blog en primer lugar y espero conseguir que mi blog acabe siendo igual de buenoy completo. Me ha hecho mucha gracia el indicaivo de la quinta/cuarta parte en marrakech y luego leer que Los fogg decia que en pekin era la décima parte. Creo que habrís que crear una tabla para el regateo mundial hahahha

  4. Los Fogg dice

    Otra cosa fundamental es NUNCA echarse para atrás en una oferta que hemos hecho, o regatear hacia atrás (dar ofertas cada vez más bajas), a menos que sea de broma.

    A veces, conviene darse un paseo por el mercado viendo las cosas que te interesan y regateando muy fuerte, intentando ver cual es el precio más bajo por el que te ofrecen algo, dejándote marchar de la tienda. Nos podemos apuntar esos precios y luego hacer una segunda pasada para ¨refinar".

    No en todos sitios hay que empezar con una oferta de un cuarto o un quinto. En el mercado de la calle de la seda, en Pekín, las diferencias entre la primera oferta y el precio por el que se pueden comprar algunas cosas puede llegar a ser una décima parte.

  5. fjredondo dice

    Lo primero a tener en cuenta que a la hora de regatear en Marrakech es que ellos nunca pierden, podrán ganar más o menos, pero perder, nunca. De todas formas esta es mi técnica:

     Dejar siempre que ellos digan el primer precio

     Sobre ese precio calcular mentalmente la tercera parte, ese es mi precio máximo a pagar si me interesa.

     Ofrecer una cuarta o quinta parte de lo que han pedido y negociar hasta llegar al precio máximo (un tercio del inicial).

    Esa es la teoría, después si os reconozco la verdad, acabo siempre pagando un precio entre un tercio y la mitad del inicial.

    El Teatro del vendedor es similar en todas partes: "español como marroquí, hermanos", "eso no es precio democrático", "pareces un abogado bereber", “tú eres muy simpático y por eso te lo quiero vender”, etc. etc, …

    El Teatro del cliente (o sea nosotros) también puede ser similar: que tu no eres americano ni francés (que ellos son los ricos), que los españoles somos pobres y estamos en crisis, que has visto el mismo artículo en otra tienda del zoco más barato, pero que como es muy simpático se lo quieres comprar a él, amagar con irte de la tienda (hasta tres amagos he llegado a hacer), etc, etc, …

    Si a tu primera contraoferta te dicen “ouaja” y te dan la mano, te la acaban de meter. La única salida es decir que te referías a dos unidades (dos pares de babuchas, dos chilabas, …)

    La conversación inicial, parece intranscendental, pero están valorando tu inocencia. Nunca jamás digáis que acabáis de llegar, que es vuestro primer día en la ciudad, la primera vez que visitáis Marrakech, … Eso equivale a pedir a gritos que te peguen una clavada. Aunque sea mentira, que parezca que habéis regateado más que Ronaldinho en vuestra vida.

    Y al final, buen humor porque siempre encontrarás alguien que pagó menos por lo mismo que tu has comprado.

    Saludos y enhorabuena por tu mágnifico blog.

  6. admin dice

    Gracias por añadir más información sobre el regateo!!!

  7. Jesus dice

    Estupendo blog. Tienes mi voto para el concurso 20 blogs. Mucha suerte y felicidades.

    Jesu_GS de Guión Original

  8. admin dice

    Gracias Jesús!!!!!

  9. admin dice

    Jajajaj, que bo! La verdad es que no nos fijamos en la compra entre marroquíes, pero hubiese estado bien.

    Un saludo!

  10. sekhmet dice

    Leyendo vuestros post me voy acordando de mis viajes a Marruecos…. si regatear es divertido, aún es más cuando son dos marroquíes quienes lo hacen. Mirarlo no tiene desperdicio. Primero se ponen uno al lado de otro (no entiendo por que no hablan cara a cara), bajan el tono de voz y empiezan a hacer, como se dice en Cataluña, "la puta i la ramoneta" algo así como: "no te quiero cobrar pero tengo que cobrarte" y el otro le contesta "no te que quiero pagar pero entiendo que debo pagarte"… que tiempos aquellos… gracias por vuestro post!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.