Curiosidades del río Tsiribihina en Madagascar que quizá no sepas

Curiosidades del río Tsiribihina Madagascar
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Hacer un tour por el río Tsiribihina, donde las jornadas suelen ser de 12-13 horas, permite la aparición de innumerables anécdotas que van surgiendo con el paso de las horas. Cámara en mano muchas de éstas quedan capturadas para la posteridad, y dar un nuevo repaso a las cientos de fotografías que hicimos solo en el río te ayuda a rememorar (y a revivir) situaciones entrañables.

No es fácil escoger las fotos que solemos poner en el diario de viaje a Madagascar, puesto que son muchas las que tenemos y no pretendemos aburrir, pero es una pena que algunas de ellas no se muestren y queden olvidadas en el disco duro puesto que forman parte también del viaje y de la aventura. Son aquellas imágenes que ayudan a comprender todavía más lo fascinante de viajar, conocer gente nueva y vivir momentos que, aunque puedan parecer banales, dejan en tu recuerdo lo que supuso nuestro viaje por Madagascar.

Fotos curiosas por el río Tsiribihina

La llegada al río desde Miandrivazo es por sí ya toda una anécdota. Cientos de personas (la mayoría niños) te acompañan hasta el punto de partida. Para ellos suele ser una forma de tener un momento diferente en sus rutinarias días y de paso probar suerte y ver si el guiri de turno te compra algo o te hace algún regalo. Al final nos quedamos con la anécdota del paquete de galletas contado en nuestro diario y en el recibimiento que tuvimos por parte de los allí presentes.

La "fiesta" de la llegada al río Tsiribihina
La «fiesta» de la llegada al río Tsiribihina

Cuando lees en la guía lo de ponerte protección solar y llevarte un sombrero no eres consciente de hasta qué punto esto puede ser importante. Menos mal que, aunque no solemos hacer mucho caso de todo, esta vez hicimos caso. Y menos mal que habían un par de paraguas en la piragua, porque el calor fue sofocante en algunos tramos donde el viento no hacía aparición ni a la de tres. Al principio te ves un poco ridículo con sombrero y paraguas, pero luego lo agradeces.

Protegerse del sol con sombrero...
Protegerse del sol con sombrero…
... o con arte ;-)
… o con arte ;-)

La profundidad del río Tsiribihina. Si bien es cierto que el río es ancho en algunos tramos y que su color te impide distinguir la profundidad, dirías que estas en un trozo de madera flotando sobre miles de hectómetros cúbicos de agua, pero cuando tu piragua encalla cada dos por tres…

No comment
No comment
¿Habíamos dicho que había poca profundidad no?
¿Habíamos dicho que había poca profundidad no?
Y por si quedaba alguna duda...
Y por si quedaba alguna duda…

Las horas pasan de forma lenta, al mismo ritmo que la piragua, y la vida en el río continua a tu paso, como los pescadores que pudimos ver recogiendo peces con sus redes. Con sus remos apaleaban las aguas llevando a los peces hacia donde tenían puestas las redes. Una forma muy práctica que se ve a menudo en documentales, pero que resulta curiosa ver en primera persona.

Pescadores haciendo su tarea...
Pescadores haciendo su tarea…
... para que luego nos sirva de cena
… para que luego nos sirva de cena

Si bien es cierto que comenzamos el tour apalancados en la canoa tomando el sol, al final acabamos echándole una mano a nuestro remador, en parte porque habían más remos y podíamos ir turnándonos, en parte por el aburrimiento y en parte porque solo eran 3 días. Si llegan a ser más terminamos hechos un despojo. No estamos acostumbrados a estas cosas y se notaba. Madre mía que poca sangre tenemos…

Aquí remaron todos!!
Aquí remaron todos!!

Al finalizar la jornada era impresionante ver el campamento que montábamos; no entiendo como llevábamos tantas cosas en las dos piraguas. La cuestión es que mover las piernas y dejar caer el culo sobre la arena era un placer. La alegría de cada final del día, junto con el ponche que solíamos preparar, era de lo mejor del tour.

El campamento del final de cada jornada
El campamento del final de cada jornada

Y si encima al final dormías a la luz de la luna… mejor que mejor!

Dormir a la luz de la luna
Dormir a la luz de la luna

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to a friend