Cap. 05 – A remojo en las cuevas de Dambulla

Imágenes de Buda
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votos, media: 5,00 de 5)
loadingCargando…

Amaneció lloviendo la primera mañana que despertamos en Dambulla. El plan del día era ir a visitar las tan populares y visitadas cuevas de Dambulla que dan fama al lugar, pero tras tres días ya de visitas a templos y rocas la de hoy no se me antojaba una visita diferente al resto y no me apetecía especialmente. Menos aún habiendo visitado las cuevas de Ellora de India que tanto nos sorprendieron. Ni siquiera el enorme buda que hay en la entrada del recinto había conseguido captar mi atención cuando pasamos por delante el día anterior, y con la lluvia parecía que las pocas ganas que tenía disminuían. No obstante me equivoqué totalmente y en unas horas, mi percepción del templo cambiaría.

Las espectaculares cuevas de Dambulla
Las espectaculares cuevas de Dambulla

Tras desayunar en Benthota Bake House, el gran descubrimiento del día anterior, fuimos directamente en dirección al Rock Temple. Aunque situado en la carretera de la ciudad, es imposible dejar de verlo pues en su entrada posa un gigante buda dorado que parece invitar a todo el mundo a pasar. Y justo delante de esta figura la cabeza de un ser extraño con hipertiroidismo y rabia que no invita tanto, aunque sea la puerta de acceso al museo…

El pedazo de Buda esperándonos a la puerta
El pedazo de Buda esperándonos a la puerta

La explanada de la entrada no es muy grande, pero las taquillas donde se venden las entradas no están a la vista y si además las figuras decorativas son llamativas, mi capacidad de atención se reduce al mínimo, como es el caso de los elefantes que habían por allí…

Cada loco con su tema...
Cada loco con su tema…

Tras unos minutos situándonos entendimos que en la parte baja estaba el museo y las cuevas arriba del todo, así que compramos nuestro par de entradas y empezamos a subir. Las escaleras eran toda una carrera de obstáculos, pues a los ladronzuelos de los macacos había que añadirle vendedores de souvenirs y guías empecinados en convencernos de la necesidad de sus servicios, y aunque no hacía mucho sol la humedad era suficientemente sofocante para impedir que la subida fuese un paseo agradable.

La subida... parece que no pero tela marinera
La subida… parece que no pero tela marinera

Una vez arriba y ya descalzos nos metimos en la zona más interesante. Las cinco cuevas de Dambulla Patrimonio de la Humanidad ofrecen en su interior decenas de imágenes de buda talladas en la misma roca de la montaña e incontables pinturas bastante bien conservadas.

Interior de las cuevas de Dambulla
Interior de las cuevas de Dambulla
Imágenes de Buda
Imágenes de Buda

La belleza del lugar es innegable, uno puede entretenerse observando detalles y que se le pase el tiempo sin darse apenas cuenta. Y si, como yo, llevas una cámara de vídeo y te entretienes con las tomas se pierde la noción del tiempo. Poco a poco fui pasando de la indiferencia a la curiosidad y cuando me di cuenta estaba interesadisima en las cuevas.

Otra imagen de Buda
Otra imagen de Buda

La primera de las cuevas, Devaraha Viharaya, alberga otro gran buda de piedra reclinado que ocupa casi todo el espacio. Es impresionante ver todo el trabajo de tallado de piedra que encuentras en su interior, así como las pinturas que hay directamente en los techos y paredes.

Más imágenes de las cuevas
Más imágenes de las cuevas
Detalle de las pinturas de las pardes
Detalle de las pinturas de las paredes
Y más detalles de las paredes
Y más detalles de las paredes

Pasamos más de una hora de cueva en cueva y empapandonos cada vez que salíamos de una en dirección a otra pues el cielo todavía seguía encapotado y los chaparrones seguían siendo constantes. Cuando terminamos de ver las cuevas, cuando nos hartamos de tantas imágenes en realidad, bajamos a la entrada. Nos preguntamos si sería interesante entrar a visitar el museo del budismo de la entrada y sin demasiado interés y porque no vimos a casi gente decidimos finalmente entrar.

"Parece que va a llovú"
«Parece que va a llovú»

Lo que más que me llamó la atención entre otro centenar de figuras de buda y de unas cuantas maquetas de desfiles con elefantes fue un enorme mapa del mundo que me hipnotizó de esa manera que sabéis a los que os gusta viajar (cuanto rato podemos dedicar a mirar un mapa y a imaginar, ¿verdad?)

El mapa del mundo :-)
El mapa del mundo :-)
Una de las maquetas
Una de las maquetas

Como no dejaba de llover y no teníamos más planes para aquel día, volvimos a la guesthouse a descansar. Nos tumbamos en la cama oyendo el agua caer y no nos pudimos resistir a hacer una buena siesta. Cuando desperté ya era de noche, pero Toni llevaba un rato en el jardín y a través de la puerta me pareció que hablaba con alguien en castellano. Cuando volvió a entrar me dijo que acababa de conocer a un andaluz que viajaba con una amiga y que tenía muchas ganas de conocer a motoret, así que había quedado con ellos para ir a cenar al Benthota.

Diana y Fede, se fiaron del conductor de tuk-tuk y corriendo para no mojarnos nos metimos en el vehículo. Justo ese día, y después de haber hablado maravillas de nuestro motocarro, Motoret decidió empezar a hacer tonterías y pararse en medio de la carretera. Toni empezó con los trucos que había aprendido de otros conductores a intentar arrancarlo, pero parecía que con tanto agua motoret se había resfriado y no había manera de hacer que se moviese. Suerte que siempre, como pudimos comprobar el resto del viaje, había algún conductor que se apiadaba de nosotros y bajaba de su tuk-tuk para ayudarnos. Abrió una puerta trasera del vehículo y estuvo toqueteando un rato sus entrañas. No fue fácil, y nadie se salvó de quedar a remojo mientras esperaba, pero al final motoret volvió en sí y pudimos llegar al centro de la ciudad. Cruzando los dedos, eso sí…

La parte de arriba del Benthota, el restaurante, sirvió de escenario de la primera cena que compartimos con nuestros nuevos compañeros de viaje, pues los días siguientes compartiríamos con los gaditanos nuestro querido tuk-tuk, que a pesar del percance de aquella noche, siguieron confiando en él.

2 Comentarios
  1. gemma dice

    Buenas tardes. Os acordais en que hostal os alojasteis en Dambulla ???? estamos preparando viajes y era para tener referencias. Gracias y felicidades por vuestro blog, es genial

    1. Toni dice

      En breve lo publicamos, que tenemos que echar mano de «los apuntes» y nos los tienen que enviar desde Valencia ;-)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

VISADO VIETNAM Y SEGURO DE VIAJE
Recuerda que te hará falta el visado de Sri Lanka para viajar por este país
TRAMITAR VISADO SRI LANKA
close-image

Send this to a friend