7 de las mejores ciudades del mundo para comer en la calle

Rápida, barata y llena de sabor, la comida callejera aporta muchas ventajas a los hambrientos paseantes en muchos lugares del mundo, pero el hecho de comer al aire libre es también un ingrediente clave de la cultura de cualquier ciudad. Aunque para el delicado estómago occidental pueda ser un poco fuerte al principio, por eso de no estar acostumbrado, la comida callejera termina deleitando a cualquiera que viaje; damos fe de ello. Desde los puestos de comida merecedores de un premio a los carritos de comida para gourmets, los puestos de perritos calientes y los puestos de fideos chinos, es fácil ver cómo la comida callejera ha reclamado su lugar en muchas ciudades del mundo. Desde momondo nos llega una selección de las 7 mejores ciudades del mundo para comer en la calle que no tienen desperdicio.

Hong Kong, China

Con una animada escena gastronómica de ambiente internacional, Hong Kong ofrece de todo, desde sopa dulce de tofu a los dumplings, todo servido en puestos callejeros. Tras la larga dominación británica y formando ahora parte de China, la ciudad es famosa por su sopa de serpiente, sus tartas de huevo, la interesante mezcla de especialidades cantonesas que se sirven allí y los platos favoritos de los occidentales. Los mercados, como el de Temple Street en Yau Ma Tei, el Ladies Market en Tung Choi Street y el de Kowloon City son los lugares más populares para examinar la cocina callejera de Hong Kong y degustar especialidades como el hot pot (fondue china o caldero mongol), las bolas de pescado al curry y las brochetas de «tofu maloliente» (el olfato te guiará hasta ellas). Los dai pai dongs de la ciudad (los vendedores de comida callejera) han empezado a desaparecer desde los 80, cuando se endureció la normativa, pero los puestos de venta de fideos y los mercados siguen prosperando. Algunos de los puestos de comida de Hong Kong, como la cantina especialidad en dim sum Tim Ho Wan en Sham Shui Po, incluso han llegado a la Guía Michelin más reciente (un importante honor tratándose de una guía bastante tacaña con sus estrellas, las cuales suele reservar solo para restaurantes con cierta clase. ¿Buscas los panecillos de cerdo a la barbacoa alabados internacionalmente por 5 dólares estadounidenses? Aquí los encontrarás.

Comida callejera en Hong Kong
Comida callejera en Hong Kong

Rio de Janeiro, Brasil

Los puestos de comida son uno de los elementos principales en Rio de Janeiro. Los vendedores ofrecen de todo, desde los buñuelos de bacalao a la feijoada (arroz, judías y cerdo) o los salgadinhos (aperitivos salados). La escena gastronómica se ha extendido al paseo marítimo de la ciudad y los barrios circundantes. Es muy habitual comprar bebida en la calle, especialmente batidos de frutas y suco (zumo) de açaí. Los dulces callejeros, como las tapiocas (crepes) y los churros rellenos de chocolate o caramelo son también muy populares. Recorre el camino entre las playas de Copacabana e Ipanema y verás montones de puestos de comida abiertos las 24 horas. Los churrasquinhos de carne, los perritos calientes conocidos como cachorro quente y el pão de queijo (pan de queso) son especialidades gastronómicas muy comunes en el viejo Rio. ¿Quieres saber su valor añadido? Los vendedores de esta ciudad brasileña son conocidos por su buen carácter y amabilidad.

Boston, Estados Unidos

Humildes carritos de perritos calientes, apartaos. La comida móvil de gourmet es el último grito en diversas ciudades estadounidenses., incluida Boston, donde más de 50 carros de comida (en 2011 eran 15) recorren la ciudad y se colocan, cualquier día de los asignados, en una de las más de 30 ubicaciones designadas a tal efecto. Los puestos también convergen en varios mercados de barrio que se celebran en primavera, verano y otoño. Cada uno se ha hecho su propio feudo gastronómico, y ofrecen desde los típicos rollitos de langosta locales (de Lobsta Love) a especialidades vietnamitas (de Bon Me). El ajetreo alrededor de los puestos es un reflejo de la creciente importancia gastronómica de esta ciudad de Nueva Inglaterra. Los cocineros organizan festivales de comida y concursos de cocina y, si se presenta la ocasión, incluso ofrecen comidas en restaurantes, inspiradas en los platos que ofrecen en la calle. Por otro lado, algunos restaurantes ofrecen ahora comida en la calle.

Estambul, Turquía

Los puestos de comida y el picoteo a pie de calle son omnipresentes en esta bella ciudad turca. Las especialidades incluyen el kebab (pedacitos de ternera, cordero o pollo asados), el döner (carne asada en un espetón vertical), el lahmacun (pizza turca), el sokak simit (una gran rosca de pan crujiente con semillas de sésamo) y una gran variedad de pastas hojaldradas. Los barrios de Karakoy, Ortakoy y Taksim acogen a muchos vendedores de comida callejera, y el Gran Bazar de la ciudad es otro lugar famoso para degustar especialidades callejeras. En la zona del puerto, los puestos de los vendedores están en embarcaciones y ofrecen bocadillos de pescado que solo cuestan tres liras turcas. Las especialidades de temporada más populares en Estambul son el maíz en su mazorca en verano y las castañas asadas en verano.

Marrakech, Marruecos

El corazón gastronómico de Marrakech es Djemaa el-Fna, que durante el día es la plaza más importante de la ciudad, pero por la noche ofrece el impresionante espectáculo de más de 100 puestos de comida. Los gourmets más aventureros pueden probar la tradicional cabeza de cordero, pero los que tengan gustos más reservados pueden deleitarse con la berenjena frita o los platos de cuscús. Por si fuera poco con la comida, el mercado también atrae a artistas, encantadores de serpientes y videntes. Los cuencos rebosantes de aceitunas y los barriles de especias son los pilares de los zocos de la ciudad. La rue El Kassabin es otro punto clave para degustar la comida callejera en esta ciudad. Aunque es conocida por su cordero asado a fuego lento, llamado mechoui, esta zona también ofrece diversas especialidades callejeras, como la sopa de judías, los caracoles, los bocadillos de salchicha y los macarons al estilo marroquí.

Berlín, Alemania

En Berlín se venden bastantes especialidades internacionales en la calle, pero hay dos platos protagonistas: el currywurst y el döner kebab. El currywurst consiste principalmente en una salchicha de cerdo frita y espolvoreada con curry. Curry 36, en el distrito de Kreuzberg, es el puesto de comida favorito de muchos amantes de este plato. Puedes pedirlo con piel o sin ella. Los más devotos del currywurst suelen acompañar la salchicha de patatas fritas con ketchup y mayonesa. La ciudad también está salpicada de puestos que venden döner kebabs (bocadillos de estilo turco). Los mercados de Berlín ofrecen una mezcla de comida internacional y callejera, incluido el arenque encurtido sobre pan, los bocadillos de falafel y las pastas turcas. La ciudad acaba de inaugurar los “Street Food Thursdays” (Jueves de Comida Callejera) en el Markthalle de Kreuzberg. Este evento semanal servirá para presentar los platos callejeros más populares todos los jueves durante varias horas.

Fukuoka, Japón

Puede que otras ciudades japonesas sean más famosas, pero Fukuoka es conocida por su comida callejera. Ubicada en la orilla norte de Kyushu, la ciudad posee más de 150 puestos móviles de comida conocidos como yatai, que abren al anochecer y se desvanecen al alba. Los puestos salpican la ciudad, pero muchos se concentran cerca de la estación de Tenji, en el extremo sur de la isla de Nakasu. Las especialidades incluyen el tonkotsu ramen (una sopa de fideos con huesos y grasa de cerdo), el mentaiko (huevas picantes de abadejo), los hakata gyoza (dumplings fritos rellenos de col y carne de cerdo), el iwashi mentaiko (sardinas japonesas rellenas de mentaiko) y el tempura (marisco y verdura rebozados y fritos). ¿Cuál es la bebida perfecta para acompañar todo esto? Un vaso de sake.