La crónica cósmica. Charlando con Dios y bailando con el Diablo

Tras comprobar que me he estado pasando un montón con lo del “mira lo que miro y escucha lo que sé”, (“pedanteando, pedanteando, mira que pedante soy”, con la música de “la cucaracha”), mi confesor me ha impuesto la penitencia de bajarme un poco los pantalones para aclarar que yo represento simplemente el rol del cronista que se limita a transmitir como un lorito cuanto oye y observa a su alrededor, y me paso el día tomando notas de cuanto me enseñan los personajes como el señor Lobo, el señor Chacal y el señor Jabalí, quienes sí cargan sobre sus hombros con toneladas de cultura y experiencias (dicen que el saber no ocupa lugar, pero nadie ha hablado todavía del peso que representa…).

Estás sentado con ellos y, en vez de aguantar los aburridos monólogos que te sueltan los indostanos de a pie después del primer trago, te contarán, por ejemplo, un apasionante viaje alrededor de Bhután explicándote que es el único país donde está totalmente prohibido fumar, pero que no se limita a ser “un país libre de humo”, sino que el tabaco también es ilegal en sus otras formas de consumo. Estos amigos están tan empollados acerca de la naturaleza como para reconocer por el canto a las docenas de diferentes especies de pájaros que “corren” por estas junglas, y uno de ellos los puede imitar tan perfectamente como para atraer a los que desea ver.

Aprovecharé también para confesaros el que es sin duda alguna el mayor de mis temores, el egocentrismo, “virus” del que, a pesar de haber arruinado muchas vidas, hasta el momento no se ha descubierto ninguna vacuna. Sí, lo admito, soy portador de tal enfermedad, y por lo tanto no soy de fiar; pues, aunque permanezca aparentemente aletargado, sé que el ego está ahí, escondido y esperando, para saltar en cualquier momento al estrado y tomar el mando convencido de ser el ombligo del Universo. Afortunadamente tiene my pocas posibilidades de triunfar porque, como en el caso de “Una Mente Maravillosa”, soy consciente de mis diversas ineptitudes; y no olvido que jamás he entendido de la misa la mitad (o sea que soy imbécil), que fui incapaz de pasar del segundo curso de bachillerato, que tal como se puede comprobar en estas crónicas pocas veces logré aprobar la asignatura de gramática, que tengo poca cultura y menos memoria, que soy incapaz de coserme un botón, clavar un clavo o freírme un huevo (o los dos…), y que, como sabe casi todo el mundo, he sido siempre un amante miserable. Efectivamente, tener conciencia de todo ello me ha ayudado a confrontar a mi ego, pero no puedo negarle que mi atractivo físico resulta simplemente hechizante. ¡Ja!

Puestos a confesarme o enseñar el culo os contaré un secreto que deberéis guardar: todas las mañanas paso un buen rato charlando con padre Dios, y, de la misma forma, y con la misma satisfacción, por la noche bailo con el Diablo. ¡Diversidad! ¿Otra confesión aprovechando que hablamos del ego y de la imbecilidad? (“Ave María Purísima”. “Sin pecado concebida”): Desde que mi inquilino ha empezado a cobrar el carné de paro he tenido la satisfacción de convertirme en un auténtico patriota. ¡Viva Alemania! ¡Heil Merkel! ¡I love “u” Ángela!” ¿Cómo no iba a ser así si es ella la que ahora paga mis facturas y en quien pienso cada vez que me fumo un porro?

Noticiario local

  • Hoy, sábado, es el día en que yo me corro de gusto escribiendo estas crónicas que os mandaré mañana por la mañana (si el servicio eléctrico lo permite). Es como un juego en el que selecciono ahora los apuntes, y luego las palabras que más me gustan, mientras pienso en vosotros, debilidad que sufro inconscientemente incluso cuando escribo las narraciones que no vais a leer.
  • Hace unos veinte años, el “inteligente” gobierno local declaró zona industrial este fértil valle, y para atraer a las empresas les ofreció el oro y el moro olvidándose de que, para que el tinglado funcionase, hacían falta unas carreteras adecuadas que aquí brillaban por su ausencia; el resultado fue el que era de esperar, y las fábricas cerraron una tras otra para regresar a las llanuras. Tras aprender la lección han cubierto el lugar de viveros e invernaderos, pero también vive del turismo y de la enseñanza (se han abierto escuelas y universidades de todos los colores usando los mismos edificios de las fábricas).
  • Durante estas semanas he visto madurar los cereales mientras el color verde del valle dejaba paso al pajizo. De hallarme en mi pueblo, tras la siega la tierra restaría baldía hasta la próxima primavera; sin embargo aquí, y casi al mismo tiempo, ya han empezado a cubrirla con el color verde eléctrico del arroz. Va aumentando el calor, y se multiplican los incendios y las tormentas. El cambio de temperaturas ha comportado el del uniforme, y los pantalones pijama han dejado paso al lungui.
  • El amigo riojano, a quien espero de un momento a otro, me descargó varias películas entre las que estaba “Lucía y el Sexo”; y el otro día, cuando les mostré a la espectacular Paz Vega haciendo strip a los señores Lobo, Jabalí y Chacal, se rindieron ante su belleza, y se apresuraron a traer un disco duro para copiar la película.
  • De haber un servicio de agua municipal, lo más seguro es que haya dejado de funcionar por una u otra razón; así que todo el mundo se busca la vida por su cuenta y ves diferentes tuberías de agua por todos lados. El viejo de la “chai-shop” de leña ha de cruzar la carretera para ir a buscar agua a unos cincuenta metros. Govinda la tiene más cerca, pero lava los vasos en un cubo que ha colocado permanentemente al otro lado de “Chill Street”. Entre tanto descontrol, la presencia de un caballero como el señor Lobo ha comportado que él se preocupase de usar la instalación de una bomba de agua manual (cedida por la Unicef pero que dejó de funcionar hacer años) para repartir agua entre el vecindario usando una bomba eléctrica que ha adquirido por su cuenta. Tal altruismo, espléndido ya de por sí, multiplica su valor por mil si se da en un país de bribones y caraduras. Por cierto, ahí va otro cable que me ha pasado el señor Lobo, uno que tiene que ver con la fuerza de voluntad de los individuos bravos, libres e indómitos, y se refiere concretamente a un japonés llamado Naomi Uemura del que no os diré nada más; solamente buscad su nombre en Google. El señor Lobo le trató personalmente al hacerle una vez de guía, y me asegura que era la persona más divertida, humilde y encantadora que haya conocido.

Faunópolis

  • Los macacos y los langur no mantienen la mínima relación a pesar de ser igualmente primates y residir generalmente en el mismo entorno, y han sido docenas las veces en que habré visto cruzarse a dos familias con la indiferencia que se dedicarían una gallina y un conejo. Con ello se comprenderá mi asombro cuando el otro día fui testigo de una auténtica batalla campal entre dos grupos de la que no creo que hubiese un vencedor, porque al final ambos grupos salieron por piernas en direcciones distintas.
  • En África, los hipopótamos, vegetarianos ellos, matan más personas que los leones.
  • En la mayoría de las junglas resulta difícil ver a los animales porque ante ti se encuentra generalmente un muro verde que limita tu vista a unos pocos metros; caso contrario al de estos bosques, porque al ser áridos como los de mi pueblo, por lo menos hasta que lleguen los monzones, te permiten tener casi siempre unas buenas panorámicas.

Los humanos, la humanidad, y su compulsiva imbecilidad

  • Las cámaras de televisión filmaron a un alto oficial de la policía cuando aconsejaba a un hombre que asesinase a su hija antes de permitir que se casase con un novio de casta inferior. “Si no eres capaz de hacerlo, será mejor que te suicides”, terminó diciendo aquel Neanderthal.
  • Un ministro de Zimbawe, que debía ser primo hermano del anterior, declaró que para evitar la propagación del Sida las mujeres deberían bañarse menos y afeitarse completamente.
  • El gobierno del estado indio de Haryana ha prohibido que sus funcionarias acudan al trabajo vistiendo vaqueros o camisetas.
  • Un padre optó por asesinar a su hija de dieciocho años debido al exagerado precio de la dote que debería pagar para casarla.
  • Otro “buen padre” abandonó a sus dos hijas en una estación ferroviaria; la mayor tenía cuatro años y la otra solamente uno.
  • Un tipo al que su segunda esposa no le permitía casarse por tercera vez decidió quemarla viva junto con el bebé que habían tenido.
  • Cinco encelados de casta superior entraron en la casa de una familia que no lo era e hicieron cola para violar a la mujer; cuando el hijo de ésta les denunció, le quemaron vivo para evitar que declarase en el juicio.
  • Aunque el aborto sea legal e incluso haya sido subvencionado, ahora, debido a la selección constante del sexo que está dejando al país sin niñas, ésta ha sido prohibida y los médicos que la practiquen podrán terminar en la cárcel.
  • En esta sociedad de adictos a las drogas legales, o sea los fármacos que todos tomáis diariamente, sólo se denomina como drogadictos a quienes usan drogas ilegales.

Numerología aplicada

  • El número de niñas nacidas (por cada mil niños) durante el año 2001 fue de 927, mientras que en el 2011 se redujo a 914.
  • En este vecindario hay un 10% de hombres que fuman costo, un 20% que beben alcohol, y un 70% que fuman y beben como cosacos.
  • 210.000 fueron los niños que murieron de diarrea en el 2010.
  • En la India hay un médico para cada 2.000 personas. 1.458 fueron los médicos que no regresaron a la India en el año 2009 después de haber ido a perfeccionar sus estudios en Occidente. En el 2010 lo hicieron 1.157 y en el 2011 el número ascendió a 1.333.
  • En este país aficionado al sistema de castas hay 160 millones de “dalits” a los que antes se llamaba intocables.
  • 150% ha sido el aumento del precio de las patatas (imprescindibles para los pobres como lo eran en la Unión Soviética) desde que hará un par de meses los campesinos tiraran toda la cosecha porque los intermediarios les pagaban una miseria y el gobierno se hacía el sordo.

El tinglado de las castas ha entrado en un nuevo período desde la aparición en escena de los bancos de semen en los que las mujeres piden siempre que sea “leche” de brahmán (“Oiga, ¿no tendrá usted algún esperma de Brat Pitt?” Esto es real como la vida misma, pero pidiendo que fuese de algunos de los actores de Bollywood).

Razones absurdas por las que los indostanos solicitan el divorcio: “No cocina como mi madre”. “Me obliga a ir a un médico que no me gusta”. “No cierra bien la puerta”. “No quiso comprarle al niño una botella de agua muy moderna”. Y yo tomo nota de tales idioteces porque, a) son reales, y b), todavía más increíble, aparecen continuamente en los periódicos.

Y esto es todo por hoy, mis queridos papanatas. Bom Bom.

La crónica cósmica, de Nando Baba
La crónica cósmica, de Nando Baba
Nando Baba
Escritor y viajero. No te pierdas las crónicas cósmicas de Nando Baba.