Conmochila.com

La crónica cósmica. El amigo thakur y el amigo brahmán

La crónica cósmica. El amigo thakur y el amigo brahmán
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
0 45

DESTINO INESPERADO. Al “hablaros” en una de las últimas crónicas acerca de los viajes que hice en los años ochenta por diferentes países musulmanes (“Islamésicos”, que diría mi difunto amigo Flying Baba), recordé lo chocante, pero también cómico, que resultaba pasar en un santiamén de su generosa hospitalidad a la fórmula indostana del “Todo para mí”.

Al improvisar habitualmente mi recorrido sobre la marcha, tal tipo de situación no era premeditada; un buen ejemplo de ello fue cuando quise cruzar África desde Alejandría a Ciudad del Cabo, y tras recorrer el Cuerno del Nilo en el Sudán (donde no me dejaban tan siquiera pagar en los comercios), no pasé de Jartum debido, por una parte, a la guerra civil que había en el sur del país, y por otra al exorbitante precio que me cobraban para volar hasta Uganda porque el gobierno te cargaba con un impuesto especial y además te obligaba a pagar el importe del billete con un dinero que en el banco te habrían cambiado por un rédito ridículo: ¡Me darían cuatro en vez de los ocho legales, y en el mercado negro sacaba dieciséis! Tras hacer mentalmente unos pocos números, me dije, “Me saldrá más barato si doy un rodeo y llego a Kenya vía Bombay y Mauritius”.

El resultado fue parecido a un larguísimo maratón: Tren de vuelta a Wadi Halfa (dos días de trayecto más dos días de espera), barco hasta Aswan cruzando el Lago Nasser (veintiocho horas), tren al Cairo (doce horas), autobús hasta Alejandría, barco a Creta (veinticuatro horas), barco al Pireo (una noche), el visado indio conseguido en un entrar y salir (eran otros tiempos), y avión hasta Bombay, donde, en vez de completar el periplo planeado y volar con Air Mauritius para regresar a África por un precio inferior al de hacerlo desde Jartum a Cámpala, tomé un tren hacia Varanasi cuando hacía ya nueve días desde que empezase aquella loca carrera (estábamos a diciembre del año 1990). Después de recuperar fuerzas junto al Río Ganges, continué me viaje hacia oriente, y terminé en Puri, ciudad sagrada y turística por igual de la que salí corriendo al enterarme que a tan sólo treinta y tres kilómetros de distancia se hallaba un sitio llamado Konarak al que no iba nadie.

AMIGOS DEL ALMA. Tal como hago frecuentemente, he llenado prácticamente toda esta página para acabar diciendo: “Y en Konarak conocí al primer y único indio hindú que, debido a su generosidad y desprendimiento, se hubiese podido creer que provenía de una aldea nubia del Sudán”. Con su permiso, lo apodaré como “el amigo thakur”, pues esta es su casta, la de los guerreros, también llamada “shatriya”, y os lo presentaré debidamente. Es cinco años más joven que yo, o cinco años menos viejo, edad que no le salva de verse obligado a pedirle permiso a su mujer para venir a visitarme: “Transijo en que fumes un par de chíloms, pero nada de beber”. “Sí, querida”, dice él pensando en la petaca de “Doctor Brandy” que me encargó.

Proviene de una aldea que se encuentra a unos tres kilómetros de aquí, está cachas, tiene la piel pardo-oscura, y se va quedando paulatinamente calvo. Cuando era todavía un niño empezó a ganarse la vida vendiendo cocos a los peregrinos, y es analfabeto porque nunca fue a la escuela. Aunque quizás os pueda sorprender, esa “discapacidad cultural” (toma ya) no fue óbice (I like this word…) para que llegase a ser el líder político local (ahora lo ha dejado y no quiere hablar de ello), ni tampoco para que posea una mente privilegiada para los negocios.

¿Unos ejemplos? Abrió uno de los primeros estudios fotográficos y tiene a una cuarentena de fotógrafos trabajando para él. Contrata todos los años una de las parcelas (de un montón de hectáreas) de cashews que el gobierno subasta y tiene a seis currantes recolectando arándanos. Edificó ilegalmente su casa en la nueva parte comercial de Konarak y sobornó a quienes mandaba el gobierno para derruirla. Ha montado en el terreno adyacente un floreciente negocio en el que los peregrinos pueden aparcar sus autocares, cocinar, lavarse, y también dormir bajo techo, pero en el suelo. Aparte de todo esto, ahora se dedica al negocio de la leña.

Cuando llegué hace un mes me ofreció cama gratis como la última vez que estuve aquí, pero, debido al barullo constante de peregrinos y autocares, a los dos días me trasladé a la “Labanya Lodge”. Anteayer, mientras el amigo thakur jugaba amorosamente con sus nietos (pura adicción), nos reímos al comentar viejas juergas que incluían toda clase de drogas (legales e ilegales), y él me recordó: “En aquellos tiempos tú eras vegetariano y abstemio” (y estaba comprobando durante veintidós meses las “virtudes” del celibato). Efectivamente, solamente me dejé tentar de nuevo por la carne (tras veinte años) al residir en La Selva Negra.

Aparte del amigo thakur, también hubo otro responsable de que entonces me quedase tres meses en Konarak, y a éste, para guardar asimismo su anonimato, lo llamaré “el amigo brahmán”. Se mire por dónde se mire, es completamente distinto al amigo thakur porque, aparte de cargar sobre los hombros con toda la cultura brahmánica y limitarse a sobrevivir como puede con las donaciones que recibe haciendo de “pujari” (cura, monaguillo y sacristán con servicio a domicilio), es esmirriado, va de barbudo, está chupado como un fideo, viste siempre y exclusivamente un “dhoti” (una especie de lungui más sofisticado), y su aspecto es tan auténtico como para que apareciese en la televisión alemana en un reportaje sobre Konarak (lo contrataron de extra y creí alucinar al verle cuando yo estaba en la Selva Negra). Cosas del hinduismo: A pesar de ser brahmán y haber dejado de fumar maría, no le hace ascos a un chupito de ron ni a un cabrito asado; sin embargo, debido a que es “shivaíta”, no come pollo.

En aquella ocasión nuestro grupo se completó con la aparición en escena de un austriaco que había venido desde Viena en motocicleta e iba cargado de ácidos. Recuerdo que, cuando llegó, yo estaba en mi “lujosa” cabaña del áshram de los leprosos, y salí corriendo al oír el ruido de su BMW porque era completamente distinto al de las motocicletas indias.

¿UNAS CIFRAS?

  • En Delhi hay un mercado en el que venden libros a peso (como hacen con el alambre, los tornillos, y las joyas de oro y plata), exactamente a 200 rupias el kilo.
  • En Rajastán han muerto 70 personas debido a la gripe porcina.
  • Según el libro sagrado “Rig Veda” (y según dicen…) 6.000 años antes de Cristo en el Indostán se realizaban incluso operaciones de cirugía plástica y craneal, y 7.000 años antes fabricaban aviones y naves espaciales con las que viajaban hasta otros planetas. “Nosotros descubrimos el “Teorema de Pitágoras”, pero permitimos que los griegos se llevasen el mérito”. Umm. En la conferencia que dio el reputado Samit Basu en el “Congreso Indio de las Ciencias”, replicó a esas afirmaciones preguntando: “¿Cómo podemos dirigirnos hacia el futuro si malgastamos el tiempo inventando y pensando en el pasado?”. No son los únicos, ¿verdad?
  • El invierno sigue por aquí porque en el Himalaya continua nevando, pero a pesar de “sufrir” mínimas tan frías como lo son los 12º, las máximas ya han ascendido hasta los 32º.
  • En Kerala han reconvertido al hinduismo a 58 convertidos al cristianismo, y ahora están preparando una absurda ley gubernamental con la que pretenden prohibir las conversiones. ¡Ja!
  • El 70% de la población mundial de tigres se halla en la India (no sé si habrán contado a los pobres que se aburren en los zoológicos), país en el que su número ha aumentado un 30% en los últimos años (pero en Orissa ha disminuido). Umm, esta información sale de un censo que me huele a amañado: En el 2011 se contaron 1.706 tigres, y en el 2014, 2.226.
  • 400.000 es el número (supongo que aproximado) de tortugas “Olive Ridley” que vienen a desovar en estas playas. También lo hacen en Méjico y Costa Rica, y son las de mayor tamaño entre las marinas. De cada 1.000 recién nacidas sobrevive una.
  • En el último año se registraron en la India más de 1.000 crímenes de honor.
  • En una aldea de Bihar hallaron el cadáver de un joven, y como consecuencia quemaron vivos a 3 sospechosos y 10 más acabaron en el hospital.
  • Anualmente se arrojan al mar 28’8 toneladas de plástico.
  • El 12% de las “webs” son pornográficas, igual que lo son el 35% de las descargas y también 2’5 billones de correos electrónicos. 1 de cada 3 “mirones” es una mujer, y la gente se aficiona a esta gilipollada a partir de los 11 años.

MIRA LO QUE PIENSO

  • ¿Existen animales zurdos?
  • ¿Incluye la sabiduría un poco de cinismo?
  • ¿Quiénes solamente piensan en el pasado o el futuro se debe a que no viven el presente?
  • ¿Por qué no nos advierten en la escuela que las ideas y las emociones son frecuentemente contradictorias?
  • ¿No os parece que nuestra memoria funciona como la de un ordenador y no dejamos debidamente guardada una información hasta que posteriormente pulsamos el botón de grabado, detalle del que nos olvidamos cuando vamos estresados o nos “colocamos” ya sea con alcohol o cualquier otra droga?
  • Ya sabéis que las canciones más tontas se pegan como la cola, y yo llevo una semana con, “Será maravilloso, llegar hasta Mallorca, sin necesidad de tomar el barco o el avión, sólo caminando, en bicicleta o autostop”.

Y esto es todo por hoy, mis queridos papanatas. Bom Bom.

La crónica cósmica, de Nando Baba
La crónica cósmica, de Nando Baba
NOTA: ¿Te vas de viaje? Recuerda que puedes conseguir un 5% de descuento en IATI seguros de viaje solo por ser lector de conmochila. Haz click en el link anterior donde te explicamos cómo obtenerlo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.