La crónica cósmica. Drácula me explicó que…

La crónica cósmica. Drácula me explicó que...
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de 5)
loadingCargando…

FIN DE TEMPORADA. Todo el mundo, o, mejor dicho, los pocos habitantes de la Isla de Kapas, se preparan para partir mañana como si huyesen de una guerra; en parte será así, pero una guerra que enfrentará a las fuerzas de la naturaleza: ¡Llegan los monzones! Durante esta última semana han trabajado arduamente levantando barricadas con sacos de arena para detener a las olas de las altas mareas que asolarán estas costas en noviembre, diciembre y enero. El propietario de las cabañas que ocupo en exclusiva está edificando a toda prisa unos pilares de cemento para que no suceda lo mismo que el año anterior, cuando se vino abajo el tejado de la cafetería.

Aunque yo también me iré, este mes me ha sentado de maravilla y tendría ganas de quedarme a gozar de la soledad, algo que quizás haga el próximo año. El amigo holandés, su novia alemana y un transilvano apodado lógicamente Drácula, serán de los pocos que permanezcan en Kapas. Éste, un hombre de unos treinta y pico años, me contó que, cuando llegó a la isla en primavera, no le gustaba mucho el mar y jamás había buceado, pero que a partir de entonces empezó a pasar más y más horas bajo el agua, y ahora dirige un negocio de submarinismo con el que lleva a los turistas a ver los mejores arrecifes de coral, incluso de noche.

El amigo chino, que es maestro de obras, también seguirá aquí dedicado a la lenta construcción de un nuevo edificio del mayor resort a pesar de que hace un año fue declarado ilegal (su rico propietario se limitó a continuar las obras en secreto y con menos albañiles). Le comenté que El Coliseo de Roma sigue en pie tras dos mil años y le pregunté si el inmueble que él estaba levantando aguantaría tan siquiera un siglo; su respuesta me alegró: “Setenta años como máximo”.

FOTOGALERÍA. A pesar de que estas cuatro semanas han transcurrido en un santiamén, mañana embarcaré llevando un montón de imágenes y recuerdos en la cabeza. Ahí van unos ejemplos:

Pack ecológico de viaje
  • Las interesantes tertulias entre unos apátridas que hacen abstracción de las fronteras y las razas, y los conciertos domésticos en los que ellos participaban con una docena de instrumentos distintos (en el Resort KBC hay toda una colección).
  • Las partidas nocturnas de cartas, además de apasionadas, eran multiculturales y multirraciales, ya que, además del amigo chino, en ellas jugaban el holandés, un tamil y un malayo de largas rastas.
  • ¡Cuántas horas habré pasado flotando por encima del coral entre montones de peces, y cuántos ratos habré contemplado hipnóticamente desde mi cabaña como la marea, encerrada entre la isla y tierra firme, marchaba hacia el norte o el sur haciéndome creer que fuese un río con una anchura de seis kilómetros, parecido al Amazonas o al Tapajós! ¡Ah, por cierto, los cinco tiburones que os mencioné en la crónica anterior estuvieron rondando varios días por estas playas e, incluso, lo hicieron entre algunos sorprendidos bañistas a los que, aparte de asustarlos, no les molestaron para nada! Drácula me explicó que, si quieres echarles el ojo, sólo tienes que hacer ruido retorciendo bajo el agua una botella de plástico, pues acuden instantáneamente a la velocidad del rayo.
  • Cuando nado mar adentro también puedo ver un par de islas que asoman la cabeza hacia el norte.
  • He pasado muchas horas en la pequeña mezquita local, pero no creo que sirva para allanarme el camino hacia el Cielo porque, en vez de rezar, aprovechaba su wifi para mirar mis nuevas series favoritas: BoJack Horseman, Black Mirror, El Guardaespaldas.
  • El amigo malayo ecologista que lucha por la conservación de Kapas ha conseguido concienciar a los directores de los resorts para que no usen las dañinas pajas de plástico en las bebidas, y ahora son metálicas o de bambú.
  • Un conocedor de la jungla me comentó que, para mantener a raya a las serpientes y otros reptiles, se debía plantar en el jardín hierba limón y otras plantas cortantes que no son de su gusto (el de las serpientes).
  • ¡Hostia, y ya que menciono a tan simpáticas señoras, ¿visteis el video en que unos indonesios cazaban y destripaban a una pitón, que no mediría menos de cinco metros, y que en el estómago tenía el cadáver enterito de un hombre?!
  • Ya os había mencionado en otras ocasiones que la presencia de libélulas certifica la limpieza del aire, y esta mañanita, junto a un árbol que hay en medio de dos playas, he permanecido un rato entre una auténtica nube de ellas: ¡Eran tantas como para entrar en la categoría de hechos insólitos e inolvidables!
  • El único televisor de los alrededores continúa siendo el del amigo holandés, pero no desentona porque los canales que programa son invariablemente los dedicados a la naturaleza. Ayer, pongamos por caso, mientras cenaba, estuve mirando un reportaje submarino de los mares asiáticos que podría haber sido filmado aquí, en Kapas. Umm, con lo de “invariablemente” me he pasado un poco, pues el holandés es un aficionado al fútbol, y el domingo vimos “el clásico” entre el Barça y el Real Madrid: celebramos cada uno de los cinco goles con un sabroso cubalibre, y regresé a mi cabaña paliqueando ruidosamente con los cangrejos.
  • El pollito que por las noches “cazábamos” con “El Pirata” para ponerlo en una rama junto a su madre, se ha acostumbrado a la compañía de los seres humanos, y ayer picoteaba el arroz que el amigo holandés había esparcido encima de la gorra de beisbol que siempre lleva (de joven había jugado a ese deporte en el equipo nacional de su país). Después el pollito se fue a dormir en la cabaña de Drácula, quien acepta amorosamente que le despierte de madrugada: “Pío, pío, pío”
  • Cuánto me gustan las primicias: ¡Ayer probé por primera vez una deliciosa mantequilla de maría!

FAUNÓPOLIS

  • Insólito: un cachorro de tigre huérfano que mamaba de una cerda. Más insólito todavía: una vaquilla que, además de comer chapatis, chupaba la teta de una mujer india a la que, lógicamente, seguía a todos lados como si fuese su madre.
  • Aunque sea raro, a veces hay buenas noticias. Una de ellas viene del Nepal, donde, si no mienten, el número de tigres se ha duplicado desde el año 2009: actualmente esas hermosas panteras ya suman doscientas treinta y cinco.
  • ¿Recordáis aquel simio narigudo, grandote, de piel rosada y pelo rubio, que aparecía en Vuelo 714 a Sidney de Tintín? ¿A que no adivináis cuál es el nombre que le dan los indonesios? Os orientaré recordándoos que ese país fue durante muchos años una colonia holandesa, y añadiré que “orangután”, en su lengua, significa “hombre del bosque”. La respuesta es: “orang belanda”, o sea “holandés del bosque” ¡Ja!

PECULIARIDADES ORIENTALES

  • Entre otros grandes “logros”, el Primer Ministro de la India, el señor Modi, ha hecho construir en su estado natal de Gujarat una escultura del héroe independentista Sadar Patel, que mide la barbaridad de ciento ochenta y dos metros de altura y dobla en tamaño a la Estatua de La Libertad.
  • Otra noticia de la India, pero ésta positiva, es que se ha creado una base de datos en la que constan los nombres, las direcciones y las fotos de los “sex offenders”, que hasta ahora suman 440.000: ¡Bien!
  • El gobierno supuestamente democrático de Corea del Sur pretende arrestar a los coreanos que regresen de Canadá habiendo fumado la maría legalizada de ese país; o sea que a partir de ahora, aparte de meterles el dedo en el culo y pasarlos por una aparato de rayos X, les obligarán a mear en un recipiente para comprobar si “pecaron” allende sus fronteras. ¡Ay, democracia, democracia, que permites jugar a tan antidemocráticos bichos como Duterte, Bolsonaro, Le Pen, Putin, Trump o Casado!
  • Se ha descubierto que muchos funcionarios y políticos corruptos de Indonesia y Malasia han estado cobrando unas buenas comisiones de empresas asentadas en Singapur, a cambio de otorgar permisos para plantar palmeras aceiteras en reservas naturales.

MIRA LO QUE PIENSO

  • Un oyente preguntó en “Nadie Sabe Nada” si no era absurdo creer que Satanás, a pesar de estar enemistado con Dios y haber sido confinado en el Infierno, castigaba a las personas que no cumplían con los preceptos divinos.
  • Al ver a alguien cantando tengo la sensación de observarle en la intimidad como si se hubiera desnudado; es similar al escritor que, por lo general, también se baja los pantalones en público.
  • La vida es una competición personal en la que tratas de llevarte todas las experiencias posibles a la tumba.
  • Seamos sinceros: a los niños nunca les ha gustado que los adultos, y sobre todo las tías solteronas, los besuqueen y cubran de arrullos.

Y esto es todo por hoy, mis queridos papanatas. Bom Bom.

La crónica cósmica, de Nando Baba
La crónica cósmica, de Nando Baba

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to a friend