Cuál es el equipo y material fotográfico ideal para irte de viaje

Con la Fuji X-H1 en el barrio de Camden de Londres
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, media: 5,00 de 5)
loadingCargando…

Hace años, concretamente en el 2008 cuando empezamos la web de conmochila, escribí tres o cuatro artículos donde mostraba el equipo fotográfico que me llevaba conmigo de viaje porque, junto con la mochila y según mi opinión, la cámara de fotos ha sido siempre una prolongación de la mano del viajero, al menos antes de aparecer el smartphone que conocemos ahora, con una calidad bestial y un diseño pequeño que te permite meterlo en cualquier bolsillo. Si eres de éstos últimos, de los que prefiere viajar con el teléfono antes que cargar con una cámara, quizá este artículo te aburra un poco, pero si tú no sales de viaje sin cargar con cámara de fotos o eres de los que comienza en este mundillo y todavía no tienes claros algunos conceptos, espero que este texto te entretenga o te ayude un poco con tus dudas.

Que vaya por delante que voy a tratar de explicar el por qué de mi equipo fotográfico en base a mi experiencia personal después de los años viajando y de todo lo que ha pasado por mis manos. Vamos allá.

La cámara, tu amiga del alma

¿Qué cámara me compro? ¿Y qué objetivo? He tenido bastantes amigos y conocidos que, al empezar a gustarle la fotografía o antes de comenzar un viaje, me hacían estas preguntas y siempre contestaba lo mismo: ¿qué tipo de fotografía quieres hacer? Porque según el tipo de fotos que vayas a realizar te convendrá disponer de una cámara u otra o según qué objetivo.

Pack ecológico de viaje

Evidentemente la mayoría se quedaba con cara de poker ante dicha respuesta porque es normal que al principio nunca sepas si te gusta más la fotografía de paisajes, la fotografía nocturna, si lo tuyo son los animales o si el reportaje social es lo que más te motiva. Necesitas hacer fotos y más fotos para ver hacia dónde te lleva la corriente y encontrar tu camino fotográfico.

Hoy en día, con la tecnología existente, aunque todavía no sepas cual es tu disciplina fotográfica, mi respuesta es que cualquier cámara que compres te puede dar unos resultados más que satisfactorios. Pero como estamos en una web de viajes, lo suyo será que me moje un poco y me decante por alguna que otra marca o modelo de cámara destinada a este tipo de uso.

Por mi experiencia personal creo que, a día de hoy, las cámaras sin espejo son las más adecuadas para irte de viaje con ellas. Ofrecen una calidad indiscutible, son de menor tamaño (y peso) que las reflex y, por precisamente por su sistema sin espejos, los objetivos que fabrican las marcas son físicamente más pequeños a igual características que los mismos modelos para las reflex. Y cuando hablamos de estar uno, dos o cuatro meses cargando equipo… hay que ver lo que se nota en el día a día.

Desde que empecé a viajar siempre cargué con una reflex Fujifilm S2, luego pasé a la Fuji S3 y finalmente, para el viaje largo que empezamos en 2013/14 por India, Sri Lanka y Nepal, cargué con un tanque llamado Nikon D2x. Esta última, con más de un kilo de peso y otro kilo con el objetivo 17-55mm f2.8, hizo que finalmente me plantease cambiar de sistema. Por ello dejé a un lado las reflex y adquirí una Fuji X-T1 con la que he ido trabajando hasta la fecha.

En los templos de Angkor con la Fuji X-T1
En los templos de Angkor con la Fuji X-T1

Si tengo que poner un «pero» éste sería la construcción de la Fuji X-T1, que pese a ser sellada y con una retafila de historias que te venden junto a la cámara, las condiciones atmosféricas a las que ha sido expuesta viajando conmigo (lluvia, cambios de temperatura y humedad) han hecho mella en ella y se ha despegado toda la goma que recubre la cámara, el disparador y un dial se encasquillaban y tuve que solucionarlo con aceite de coco, una de las compuertas donde se mete el cable HDMI se doblaba, etc… O sea, que para estar haciendo fotos en tu ciudad muy bien, pero a la que le das caña de verdad se le ve el plumero. La Nikon D2x nunca se inmutó, ni a 15 bajo cero en Nepal a 5400 metros de altura, ni a 95% de humedad en Madagascar buscando indris.

En Nepal con la Nikon D2x
En Nepal con la Nikon D2x

Añorando la resistencia y calidad de acabados de la Nikon D2x pero siguiendo con el sistema sin espejo, la última adquisición ha sido la Fuji X-H1. Sobre el papel es más cámara que la X-T1, la ergonomía ha cambiado y me gusta mucho más y los acabados parecen haber mejorado. Pero no cantemos victoria todavía; veremos si después de recibir golpes, lluvia y altas/bajas temperaturas, es cierto todo lo que dice el señor Fuji sobre ella.

Con la Fuji X-H1 en el barrio de Camden de Londres
Con la Fuji X-H1 en el barrio de Camden de Londres

El objetivo ideal para viajes

Siguiendo con el hilo anterior, a la respuesta de ¿qué objetivo d viajes me recomiendas? diré que no hay nada como un «todo terreno» que te cubra muchas focales en un mismo objetivo, los típicos 18-200mm, si no tienes claro todavía qué tipo de fotografía haces. Con este tipo de objetivos tienes desde un angular hasta un teleobjetivo, y todo ello sin tener que cambiar de lente. Además, casi todas las marcas disponen de uno de ellos y los precios no suelen pasar de 500€.

En mi caso particular, y puesto que lo mío es la fotografía social, siempre he estado viajando con un zoom angular corto, o sea, un Nikon 17-35mm / Sigma 18-55 f2.8 cuando viajaba con reflex y luego con el Fuji 18-55mm f2.8-4 que venía en el kit básico de la cámara sin espejo. Para ser sinceros nunca he sido de comprarme uno de estos objetivos, de los que suelen venir como kit, porque suelen ser algo malos. Pero en el caso del de fuji la verdad es que ofrecía bastante calidad y encima tenía estabilizador de imagen. Vi muchas pruebas antes de comprarlo y me convenció su precio para lo que ofrecía. Hoy voy con un 16-55 f2.8 que, si bien es cierto que la calidad de la lente es mucho mayor, el tamaño y peso me ha tocado un poco las narices.

Por otro lado, para temas más específicos como el proyecto Sapta Puri que estoy realizando en India, solo uso un Fuji 23mm f1.4 (un 35mm si contamos el factor de multiplicación de la cámara) o hasta la fecha utilizaba el Nikon 50mm f1.4 para únicamente hacer retratos. Depende del tipo de fotografía que hagas estarás más cómodo con uno u otro objetivo.

Y para rematar, si lo tuyo son los safaris o viajes donde los animales sean los protagonistas, nada mejor que utilizar un buen teleobjetivo. Si te sirve de ejemplo, la vez que fuimos a Madagascar compré un Sigma 70-200 f2.8 de segunda mano + un duplicador x2 y lo vendí todo por el mismo precio al terminar el viaje. Si no iba a dedicarme a este tipo de fotos a diario… ¿para qué cargar con tal bicharraco en la mochila mientras viajaba? No me compensaba.

Almacenamiento de fotografías, ¿cual es mejor?

¿Cuantas fotos piensas hacer? ¿100, 500, 3000? Depende de la cámara que lleves y de la resolución que tenga (a más megapíxeles mayor será el tamaño del archivo), de si disparas en JPG o RAW, o si encimas grabas vídeo con tu cámara, llegará el momento en que tu tarjeta de datos, por muy grande que ésta sea, terminará quedándose sin espacio. ¿Qué hacer entonces? Pues vayamos a ello con este par de opciones interesantes que te voy a mostrar y una opción extra que te aconsejo fervientemente que tengas en cuenta.

Disco duro con lector de tarjetas. Hace años empecé a utilizar un aparatito llamado Nexto OTG, el cual no era más que una carcasa que albergaba dentro un disco duro pequeño (el mismo que usan los portátiles) que podías cambiar a tu gusto, con unas ranuras para tarjetas Compact Flash y SD (entre otras), y que su función era tan simple como descargar dichas tarjetas en el disco interior. Si bien es cierto que llegué a utilizarlo bastante, los problemas que tuve con la batería cuando se estropeaba por el paso del tiempo e inutilizaba el aparato hasta que comprabas otra nueva, hicieron que dejase de usarlo para siempre. Ahora venden aparatos parecidos como el WD MyPassport Wireless Pro, con tamaños de 1 a 4 TB de capacidad, y que además añaden wifi para la transferencia de datos. Una buena opción para almacenar tus datos.

Disco duro externo. Hasta la fecha suelo utilizar discos duros externos de 2TB de capacidad y, MUY IMPORTANTE, resistente a impactos. ¿Es necesario pagar más por esta característica? SÍ, si es que quieres conservar tus archivos ante cualquier percance. En mi caso, por desgracia, una caída en uno de mis antiguo discos duros, dio al traste con todos los vídeos que teníamos grabados en él. TODOS. Desde entonces viajo con los Transcend StoreJet 25H3 y, cachondeo aparte, los primeros días que lo usé me cayó de la mesa mientras apartaba trastos y el tío funcionó como si nada. Esta marca dispone de discos de 1 a 3TB de capacidad. Por poner una pega a este sistema, es que necesitas un ordenador para poder pasar los datos de la tarjeta al disco duro. En mi caso siempre viajo con mi portátil, por tanto no tengo ese problema.

Mi disco duro externo Transcend
Mi disco duro externo Transcend

Amazon Drive. Hoy en día existen muchos lugares donde poder almacenar tus fotos sin necesidad de tenerlas en forma física. Para mí, subir las fotos a la nube es más como una alternativa extra, porque siempre las tengo en discos duros. Pero dispongo de mi copia de seguridad en Amazon Drive. Si estás suscrito a su versión Prime dispones de espacio ilimitado para archivos de fotos. Sí, i-li-mi-ta-do. Así que, cuando pillo buen wifi, le doy a subir fotos a la nube y a dormir tranquilo. Para tus vídeos solo te dan 5Gb pero puedes ampliarlo pagando más.

Transporte de tu equipo fotográfico

Otro datos a determinar para el equipo fotográfico es qué clase de método de transporte elegimos para él. Existen en el mercado diferentes tipos y la diferencia entre unos u otros va a depender siempre del tipo de agarre al cuerpo, que puede ser al hombro, de mochila, de bandolera, de riñonera. La mayoría va a tener distintos tipos de tamaño para según la cantidad de material que quieras poner dentro (si una cámara y dos objetivos, si dos cuerpos, 2 objetivos normales, 1 teleobjetivo, 1 flash, etc, etc….) lo que te va a permitir elegir, aparte del tipo de transporte, el tamaño.

En todo este tiempo he utilizado riñonera (una grande) y un par de mochilas. La última utilizada hasta la fecha ha sido la Lowepro LP36434 que disponía de dos partes, por así decirlo, la de abajo para cámara y objetivos y la de arriba para lo que quisieras. Además de un apartado exterior para el portátil, y esto último para mi ha sido esencial. Le he dado mucho uso y he terminado destrozando las mallas exteriores que sirven para poner botellas de agua o cualquier cosa, pero el resto de la mochila ha aguantado muy bien. Viene con una funda para la lluvia que  se agradece mucho.

Lowepro 22L para el equipo fotográfico
Lowepro 22L para el equipo fotográfico

 

Si bien es cierto que estoy muy contento con el resultado de esta mochila, pocas veces la he utilizando mientras salía a hacer fotos, es decir, que me molesta cualquier cosa que llevo a la espalda mientras hago fotos, de ahí que termine llevando siempre una pequeña bandolera aunque sea de tela (como una que compré en un mercadillo de Nepal) y la mochila Lowepro la he utilizado literalmente para transportar el material en mis viajes. Es por ello que para el próximo viaje me he agenciado una bolsa bandolera, la Tenba DNA 10, que promete bastante y que solo utilizaré para salir a hacer fotos. Mientras, cargaré bolsa, cámaras y portátil en una mochila de viaje de las de toda la vida, pues son las más ergonómicas que he probado nunca.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to a friend