Relato divergente: Sería conveniente, como lo definió mi esposa, pasar desapercibidos

Relato divergente: Sería conveniente, como lo definió mi esposa, pasar desapercibidos
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Esta foto familiar fue tomada en Hong Kong durante una visita turística que hicimos a esa ciudad. En el primer plano y de espaldas está mi esposa. Yo soy el que tiene el teléfono en la mano. Y en la escalinata se pueden ver nuestras preciosas hijitas.

La indumentaria que llevamos no es la habitual, pues nosotros formamos parte de una comunidad musulmana de Madhya Pradesh, en el centro de la India, en la que tanto los hombres como las mujeres vestimos tradicionalmente unas prendas en las que priman unos colores más alegres. Pero de camino hacia Hong Kong habíamos visitado varios países islámicos en los que creímos que sería conveniente, como lo definió mi esposa, pasar desapercibidos.

Por supuesto, ése no era el caso de nuestras hijas, pues las prendas que visten en la foto no podrían ser más llamativas y se las habíamos comprado en alguno de los sitios que visitamos antes de ir a Hong Kong.

Relato divergente: Sería conveniente, como lo definió mi esposa, pasar desapercibidos
Relato divergente: Sería conveniente, como lo definió mi esposa, pasar desapercibidos

He mencionado todo esto porque, al contrario de lo que se cree frecuentemente en Occidente, entre los musulmanes se dan distintas costumbres y tradiciones.

A pesar de que todos sigamos los dictados del Sagrado Corán y nuestra religión sea patriarcal, las mujeres de mi tierra se encuentran en una situación diferente a las de, pongamos por caso, Arabia o Afganistán.

Yo soy abogado y mi esposa se halla al frente de un negocio de papelería que ya dirigía su madre. Yo escucho invariablemente sus inteligentes consejos acerca de cualquier cuestión, pues son raras las ocasiones que no dé en el blanco. Además, creo que las mujeres saben organizarse y gobernar mejor porque siempre lo han hecho dentro del hogar.

En la India conocí a un español que decía, “El hombre propone y la mujer dispone”. En nuestro caso sucede muchas veces así. Sirva como ejemplo que, cuando fuimos a Hong Kong, y aunque la idea de hacer un viaje partió de mí, fue mi esposa la que decidió adónde iríamos. Y acertó plenamente, pues, de haber seguido mis deseos, ese mismo día en que nos tomaron esta foto en Hong Kong habríamos estado en Katmandú cuando hubo el que en Nepal bautizaron como El Gran Terremoto, en el que murió mucha gente y se cortaron temporalmente todas las comunicaciones.

RELATO DIVERGENTE, de Nando Baba
RELATO DIVERGENTE, de Nando Baba

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to a friend