Siquijor con mochila: descanso entre cascadas y puestas de sol

... o descansar un rato
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votos, media: 5,00 de 5)
loadingCargando…

No esperaba mucho de Siquijor. Pese a su aura mística, su historia impregnada de tintes mágicos acompañada de curanderos, brujas y hechiceros “mangkukulam”, aquella isla estaba anotada en pequeñito en una larga lista de nombres de lugares que habitaba en mi cabeza desde que empecé a pensar en el viaje por Filipinas. Aunque la realidad es que nunca estuvo nada escrito en un itinerario, fuimos improvisando.

Entonces estábamos en Bohol y nuestra intención era, sin motivo aparente, ir tirando hacia el sur. Y de camino nos tropezamos con Siquijor. Mis expectativas pues, eran justo las que me dio tiempo a formarme las pocas horas que duró el trayecto en ferry de Tagbilaran a la nueva isla. ¿Cuántas fueron? ¿Tres? Parece que la noción del tiempo es algo que pierdo cuando subo a un ferry en este país.

Llegada a Siquijor
Llegada a Siquijor

Siquijor

Pack ecológico de viaje

Sin embargo hicieron falta escasos 20 minutos para darme cuenta de que habíamos tomado la mejor elección. Bastó el trayecto en triciclo desde el puerto hasta que encontramos un lugar para dormir, pues cuando entramos a la habitación y dejamos las mochilas dijimos a la vez: «aquí nos quedamos más tiempo». Y al final fue una semana entera.

Paseo y búsqueda de alojamiento
Paseo y búsqueda de alojamiento

Fue en realidad la tranquilidad de la isla lo que nos enamoró. Pese a que recibe turistas a diario, no es uno de los destinos más populares, ni siquiera entre los locales, pues dicen que los filipinos de otras islas tienen miedo de pisar Siquijor, no sea que tropiecen con alguna bruja, o quizás no crean pero… ¡haberlas haylas!. Y sin embargo tiene mucho que ofrecer.

Alquilamos una moto al conductor del triciclo, Tata nos había caído bien desde el primer momento y además nos dejó una semiautomática por 300 pesos el día. El último día se la devolveríamos y él nos llevaría de vuelta al puerto.

A lomos de la Yamaha roja descubrimos todo lo que Siquijor nos ofrecía en nuestros paseos: preciosas cascadas, algunas playas bonitas y puestas de sol inmejorables. Y la noche de la isla nos brindó lo mejor, esa magia de la que tanto habíamos leído transformada en un silencio casi absoluto, un cielo completamente estrellado y tranquilidad.

¿Qué ver en Siquijor?

Quizás te ha picado la curiosidad y quieres saber que hay en Siquijor que nos retuvo una semana entera, y la verdad es que dando un vuelta por la isla se termina tropezando casi por obligación con algo que ver. Uno apenas necesita un mapa, pues nada queda lo suficientemente lejos ni lo suficientemente escondido como para que cuatro señas de algún local no basten para orientarte y encuentres los que estás buscando. Iglesias que caen a pedazos, arrozales invadidos por escuetos espantapájaros, niños correteando, cementerios que vigilan la carretera, cabras, búfalos y de fondo casi siempre el mar, así son las excursiones por la isla.

Iglesia de Santa María
Iglesia de Santa María
Arrozales
Arrozales
Vamos a descubrir Siquijor
Vamos a descubrir Siquijor

Cascadas

Una de las imágenes típicas que ofrece Siquijor al exterior es la de sus azules cascadas escondidas entre la vegetación y es probable que quien haya llegado hasta allí quiera verlas e incluso nadar en ellas (los creyentes en la magia del lugar aseguran que esas aguas son sanadoras). Son varias las que salpican la isla, nosotros os mostramos las dos que visitamos.

Lugnason Falls

A pocos kilómetros al este de San Juan se encuentra la localidad de Tubod, cuando llegas al cruce en el que está el pueblo entra en él y cualquier persona te dirá por dónde hay que ir para encontrar las cascadas. Es difícil perderse, nosotros llegamos en menos de cinco minutos.

Tanto la entrada como el estacionamiento del vehículo son gratis, aunque los chicos que están en el aparcamiento aceptan alguna propinilla, y en la entrada de las cascadas podrás ver una caja para donaciones.

Se trata de una cascada de al menos tres niveles (los que pudimos ver), cuyas piscinas de un color azul muy llamativo no son demasiado grandes. Sin embargo nos dio la sensación de que eran profundas, al menos lo suficiente como para que los niños, que allí se habían atrincherado y ofrecían todo un espectáculo circense de saltos, no se descalabraran contra el suelo. Es increíble la de piruetas que son capaces de hacer estos chavales saltando desde vertiginosas alturas. (De todos modos si vas a saltar comprueba antes la profundidad, pues debe variar según la estación).

Bienvenidos a las cascadas de Lugnason
Bienvenidos a las cascadas de Lugnason
¿Apetece un bañito?
¿Apetece un bañito?

Cambugahay

Estas cascadas son mucho más grandes, impresionan más y por ende son más frecuentadas. Sobretodo por gente local y en fin de semana. Les encanta la zona y allí montan tal fiesta con altavoces y música que uno cree que de repente se encuentra en Ibiza. Si quieres darte un baño un poco más tranquilo no te asustes cuando llegues y ve subiendo niveles. Cuando más alta está la piscina, menos personas y menos ruido. Eso sí, a la gente saltando de un nivel al siguiente la vas a encontrar en todos (y aquí no solo niños pues todos se animan a lanzarse desde las alturas).

Recomiendo encarecidamente la visita pues tanto el color del agua como su enclave salvaje a nosotros nos dejó sin aliento. Eso sí, mucho mejor ir entre semana, a no ser que no tengas inconveniente en compartir las cascadas con cientos de personas con demasiada energía y ganas de fiesta.

Para encontrar estas cascadas hay que desviarse de la carretera de la costa hacia el interior a la altura de Lazy. Una vez pasada la iglesia de San Isidro Labrador, hay señales que indican el camino.

El nivel inferior lleno de gente
El nivel inferior lleno de gente
Más arriba se está más tranquilo
Más arriba se está más tranquilo

Balete tree

Este emblemático árbol de 400 años de edad se encuentra en la carretera de camino a las cascadas de Cambugahay (viniendo desde San Juan), cerca de la localidad de Lazy. A los pies de este longevo y colosal balete, un tipo de ficus y sagrado según los locales, hay una piscina a la que acude la gente a hacerse la pedicura, y es que en sus aguas habitan hambrientos peces que  hacen al visitante un peeling.

Sea por el económico tratamiento, sea porque creas en los poderes del árbol o simplemente porque paseas por allí, vale la pena parar cinco minutos y admirar esta maravilla de la naturaleza, cuyas raíces parecen querer poseer el lugar y a sus habitantes.

Balete tree
Balete tree
A los pies del árbol
A los pies del árbol

Playas

Las playas de esta provincia no son precisamente las mejores de Filipinas. La marea sube y baja una barbaridad y en la orilla es muy difícil nadar en algunas zona porque, o hay poca agua o está lleno de rocas. Sin embargo, cualquier tramo de playa es bueno para extender el pareo, beberse una San Miguel y contemplar el atardecer, solo tienes que pasar a la parte de delante de los hostales o restaurantes de la carretera. Aún así, hay dos playitas que nos gustaron más que el resto y de las que nos apetece hablaros.

Este es el aspecto de la mayoría de las playas del sur de Siquijor (1)
Este es el aspecto de la mayoría de las playas del sur de Siquijor…
...muy bonitas...
… muy bonitas…
...y perfectas para ver puestas de sol
… y perfectas para ver puestas de sol…
... o descansar un rato
… o descansar un rato

Salagdoong beach

El acceso a esta playa no es gratuito, pues hay que pagar una tasa de 25 pesos por persona, más 20 si llegas en moto. Situadas cerca de un santuario marino, este lugar con un par de pequeñas playas es muy popular entre la gente de la isla. No es demasiado grande, pero se puede nadar en ellas mejor que en otras zonas. Eso sí, igual que en Cambugahay falls, esta playa está llena de gente los fines de semana.

Para llegar hasta ella hay que atravesar el bosque con el mismo nombre, al norte de la localidad de Maria yendo por la carretera principal.

Playa Salagdoong
Playa Salagdoong
¿Nadamos un ratito?
¿Nadamos un ratito?

Paliton beach

Este es nuestro rincón favorito de Siquijor, donde contemplamos las mejores puestas de sol absolutamente solos, una pequeña playa al oeste de San Juan. Cuando se llega se tiene la sensación de que se está entrando en la propiedad privada de alguien, sin embargo, una vez pasada la enorme casa que hay, se puede acceder a la playa. Siempre hay algún pescador preparando su bangka o volviendo de trabajar, y algún que otro viajero intentando pasar desapercibido en aquel bonito paisaje.

Playa Paliton
Playa Paliton

Si te acercas a alguno de los rinconcitos, justo donde están las rocas para cobijarte, encontrarás el lugar perfecto para ver una puesta de sol solo para ti.

Nuestro rinconcito
Nuestro rinconcito
Puesta de sol en Paliton
Puesta de sol en Paliton

Iglesias

Poco tienen que ver las iglesias que solemos ver en Europa con los edificios destartalados en los que rezan los fieles filipinos. Aquí, las casas del señor «Ni cristo» parece que van a caer a pedazos cuando uno se descuide, pero le acompañarán sea cual sea su destino es Siquijor.

En la localidad de Lazy encontramos la iglesia de San Isidro Labrador, construida en 1884:

Iglesia de San Isidro Labrador
Iglesia de San Isidro Labrador

Santa María se encuentra en la localidad que lleva su nombre.

Santa María
Santa María
Santa María
Santa María

Y en la localidad de Siquijor, dando la bienvenida a la isla está la de San Francisco de Asís:

San Francisco de Asís
San Francisco de Asís

Datos prácticos de Siquijor:

Dónde dormir

Como no teníamos nada reservado, tras preguntar en un par de sitios que se ajustaban a nuestro presupuesto llegamos a Czar’s place, un alojamiento sencillo con un dormitorio y habitaciones dobles con baño privado. No es un sitio que me resultase especialmente acogedor, tiene una piscina en la que parece que nadie quiera nadar, y un restaurante que no sirve casi nada, pero las habitaciones son amplias y por la noche no hace calor. Eso sí, si estás allí un viernes prepárate para tener música hasta bien entrada la noche, pues cada semana se monta allí un buen sarao…

Czar's place
Czar’s place

Dónde comer

Rasta bar: Si buscas un lugar barato en el que comer bien, este sitio es el adecuado, aunque me parece que solo abre por la noches. El restaurante en sí no llama demasiado la atención, pues es una caseta con una cocina dentro y unas cuantas mesas con sillas de plástico fuera, justo al lado de la carretera. Sin embargo, sus camareras no pasan desapercibidas, enseguida te verán, te saludarán, y te invitarán a pasar dentro entre gritos y risas. No hicimos ninguna foto del lugar (y mira que fuimos veces), pero si os sirve de referencia (un poco lúgubre) está enfrente de un pequeño cementerio y suena Bob Marley a todas horas.

Baha bar: Este no es un bar precisamente económico, sin embargo su filosofía me impide dejar de hablar de él y teniendo en cuenta la calidad de sus platos está muy, pero que muy bien de precio, vamos que tampoco es que sea caro. A mí me encantó y fui tantas veces que terminé probando todos sus platos vegetarianos. Construido con matices tradicionales, se trata de un bar/restaurante con una de esas cartas sostenibles que informan al comensal de la procedencia de sus ingredientes. Comida orgánica, cultivando mangos propios para ofrecer en un futuro, pescado local y carne de su propia granja, justo a pocos metros del restaurante. Perfecto si te apetece comer algo que se salga de lo normal, pero manteniendo el estilo de la comida filipina. Está justo frente a Czar’s Place.

Comida rica de Baha Bar
Comida rica de Baha Bar
Y un pedazo de postre con helado casero
Y un pedazo de postre con helado casero

Cómo llegar/salir

Puedes llegar y salir con ferry desde Dumaguete (Negros) por 210 pesos y desde el puerto de Tagbilaran (Bohol) por 910 pesos + 100 por facturar la mochila. La compañía de ferry es OceanJet.

Cajeros en Siquijor

En el pueblo de Siquijor hay un cajero de Metrobank, el banco que no cobra comisiones y que acepta tarjetas internacionales.

La oficina de Metrobank en Siquijor
La oficina de Metrobank en Siquijor

Localización

2 Comentarios
  1. Marina dice

    Yo no recomendaría el baha bar, fuimos cuatro, 2 comieron mucho más tarde, la comida estaba fría y mi pescado parecía cartón, la cerveza caliente,
    varias mesas al lado nuestro pidieron hablar con el encargado, por los mismos motivos.
    En todo lo demás, coincido, la isla es preciosa y pasaremos 6 días!

  2. Clau dice

    Gracias por los comentarios!! han sido de gran ayuda.. ahora me voy a Siquijor Feliz…y muy bien informada

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to a friend