Conmochila.com

Cap. 11 – Comienzan las jornadas de descenso, llegada a Jomsom

Un puente adornado en medio del camino
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, media: 5,00 de 5)
Me gusta viajarCargando…
1 50

Etapa 11 Trekking circuito del Annapurna. De Muktinath a Jomsom

La mañana siguiente a nuestro paso por el Thorong La Pass parecía que ya no teníamos nada de prisa. A pesar de levantarnos pronto como el resto de días la visita de Emanuelle mientras desayunábamos retrasó un buen rato la salida. Yam, como siempre, se limitaba a mirarnos con cara de “es la hora” pero cuando le decíamos que ya íbamos solo sabía reír.

Algunos de nuestros compañeros de trekking habían decidido quedarse un día en el pueblo a descansar, pero nosotros empezamos a caminar y dejamos atrás Muktinath. Ese día estábamos todos mucho más relajados, sobretodo yo que, cuando llevábamos 10 minutos andando y noté que mi cuerpo entraba en calor y me pedía quitarme la chaqueta, fui la persona más feliz del mundo.

Saliendo de Muktinath
Saliendo de Muktinath
Empieza a hacer algo de calor, ¡por fin!
Empieza a hacer algo de calor, ¡por fin!

El paisaje había cambiado drásticamente, atrás quedaban los senderos entre la nieve y el frío. El primer tramo tuvo algo de vegetación, pero cuando llevábamos un par de horas andando nuestro alrededor se volvió desértico y recordamos las palabras de nuestro amigo Eloi cuando dijo que aquella zona le recordaba al planeta Marte. Era realmente extraño andar por un sitio en el que miraras donde miraras solamente se veían piedras a lo lejos. Sin embargo, se seguían viendo de fondo montañas nevadas.

Cambio de paisaje
Cambio de paisaje
Un puente adornado en medio del camino
Un puente adornado en medio del camino

A pesar de descender unos 1000 metros durante toda la jornada, las 4 horas que duró ésta hicieron que apenas nos diésemos cuenta del descenso y para nosotros fue como andar toda la mañana al mismo nivel. A pesar de eso, de no tener que hacer ningún gran esfuerzo, a mi me vinieron todos los males ese día. Como si todo mi cuerpo se hubiese relajado tras la tensión de los tres últimos días y de repente se diese el lujo de sentirse mal. Las botas de montaña, que no se habían secado después de pasar casi todo el día anterior metidas en la nieve, me empezaron a hacer todas las heridas que no me habían hecho hasta el momento, y además las agujetas empezaban ahora a hacer acto de presencia.

Continua la caminta, esta vez por el cauce de un río
Continua la caminta, esta vez por el cauce de un río

A punto de llegar a Jomsom encontramos una pared en la que centenares de viajeros habían dejado constancia de su paso por allí. Aunque hicimos el intento de escribir algo y era bastante fácil pues la pared no estaba tan dura como parecía, por pereza  y por ganas de llegar a nuestro destino pasamos de largo.

La pared de los "graffitis"
La pared llena de “graffitis”

Pasado el mediodía llegamos a Jomsom donde teníamos previsto en un principio quedarnos solo a comer. Después de sacar dinero del primer cajero que encontrábamos desde que habíamos empezado el trekking, y que nos permitiría ir un poco más desahogados económicamente, fuimos al restaurante que nos indicó nuestro porteador. Un fuerte viento, que nos acompañaba desde poco antes de llegar a Jomsom, dio paso a una tempestad que nos hizo plantearnos si seguir. Afortunadamente y por suerte para mis pies Toni tenía las mismas pocas ganas de seguir que yo, así que decidimos que, ya que no habíamos hecho la parada de descanso en Muktinath nos podíamos permitir no cumplir con el itinerario inicial.

La ciudad de Jomson a nuestra llegada
La ciudad de Jomsom a nuestra llegada

Más tarde nos dimos cuenta que habíamos tomado la mejor elección pues la lluvia persistió durante la mayor parte de la tarde y pudimos disfrutar de ella desde el refugio que nos daba nuestra habitación.

En busca de nuestro hotel
En busca de nuestro hotel

A pesar de la subida de temperatura, por la noche seguía refrescando, pero en el comedor nos esperaba una mesa con una estufa debajo y una mantita que no dejaba escapar el calor. Allí, acompañados de unos cuantos forofos del cricket que seguían un partido entre India y Nepal, terminamos la jornada escuchándoles gritar a la pantalla.

NOTA: ¿Te vas de viaje? Recuerda que puedes conseguir un 5% de descuento en IATI seguros solo por ser lector de conmochila. Haz click en el link anterior donde te explicamos cómo obtenerlo.
1 comentario
  1. Tere dice

    Que envidia os tengo!!!! disfrutad del viaje y seguid compartiendo. Un beso

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.