Cap. 08 – Vacaciones en Koh Phangan (Parte 1)

Dos días enteros nos costó llegar desde Pai hasta la isla de Koh Phangan, algo más de 48 horas en las que cogimos todo tipo de medios de transporte para atravesar casi toda Tailandia de norte a sur. Una minivan nos llevó desde Pai hasta Chiang Mai desde donde cogimos un tren nocturno hasta Bangkok.

En el tren nocturno camino de Bangkok
En el tren nocturno camino de Bangkok

En la segunda jornada de viaje, ya en la capital, tuvimos que esperar unas cuantas horas hasta que saliese un tren en dirección a Chumphon. Para no desesperarnos en la estación nos fuimos a Rambuttri junto a Angel, a quien acabábamos de conocer recién llegado de España y que también se dirigía hacia las islas, para poder descansar, pegarnos una ducha y comer algo durante esas horas.

Tomando unas cervezas con Ángel en Bangkok
Tomando unas cervezas con Ángel en Bangkok

Tras medio día de cervezas y compras volvimos a la estación para coger otro tren nocturno y despertarnos finalmente, el tercer día ya, en Chumphon. Por último un autobús nos llevó al puerto desde donde salen los catamaranes en dirección a las islas.

Pasarela para subir al catamarán
Pasarela para subir al catamarán

Casi cuatro horas mas tarde, tras habernos despedido de Angel en Koh Tao, llegamos a nuestro destino: Koh Phangan. Habíamos estado dándole vueltas al tema de las playas, pues nos apetecía ir a un sitio bonito pero no demasiado masificado, y aunque esta isla es famosa por la fiesta de la full moon party también sabíamos que quedaban aún bastantes rincones que conservaban el espíritu mochilero de antaño. Ni tanto lujo como en Ko Samui ni tanta tranquilidad como en Ko Tao. Pensamos que el término medio sería nuestra mejor elección ¿Habríamos acertado?

Ko Phangan
Ko Phangan

Una vez en el puerto un taxi nos llevó a la playa de Chaloklum, en el norte, lugar en el que habíamos decidido alojarnos por tratarse de uno de los sitios relajados de la isla y en el que descansaríamos los siguientes 6 días. Aunque también nos atrajo en un primer momento Bottle beach, quedó descartada por el hecho de ser necesaria una barca cada vez que quisiéramos entrar o salir de ella. Fue entonces cuando por fin tuvimos la sensación de haber terminado el largo viaje desde Pai.

Camino de nuestra guesthouse
Camino de nuestra guesthouse

Fanta Sea Resort, nuestro primer alojamiento, estaba en primera linea de playa y como era de esperar, no podía ser de otra manera, inauguramos nuestra estancia con un buen chapuzón. Desde el agua y liberados del peso de las mochilas pudimos disfrutar del magnífico paisaje que nos ofrecía aquella playa que desde el primer momento nos había regalado la sensación de sentirnos como en nuestra propia casa. Además, ver más turistas en aquel rincón y época resultaba complicado, por lo que el relax estaba asegurado.

Vistas de nuestra playa
Vistas de nuestra playa

El agua transparente en la que reposaban una decena de pequeñas barcas estaba tranquila y tan solo alguna tímida ola llegaba hasta la arena blanca en la que descansaba algún perro holgazán. Detrás teníamos cabañas de madera y bares perfectamente mimetizados en el decorado del que eran protagonistas los cocoteros.

Los omnipresentes cocoteros
Los omnipresentes cocoteros

Tras una buena comida en el altillo con hermosas vistas a la playa que era el restaurante de la guesthouse, nos propusimos salir a dar una vuelta por los alrededores a ver qué tal era el ambiente. Chaloklum es un pequeño pueblo pesquero que aprovecha el tirón del turismo atraído por su apartada y relajada playa, prueba de ello son varios garitos en los que tomarse unas cervezas o los numerosos restaurantes en los que probar pescado fresco.

El restaurante con vistas de nuestra guesthouse
El restaurante con vistas de nuestra guesthouse

Tardamos bien poco en recorrerlo todo de arriba abajo así que terminamos en un bar de la playa y más tarde en el agua otra vez desde donde vimos la primera de unas cuantas puestas de sol. Aquella noche, mientras escuchábamos el sonido de las olas desde nuestra cama, tuvimos la sensación de haber tomado la mejor elección.

De paseo por Chaloklum
De paseo por Chaloklum

El día siguiente optamos por trasladarnos a la guesthouse contigua North Beach para tener acceso a internet con el que poder trabajar, pero lo que verdaderamente nos apetecía aquella soleada mañana era explorar la isla en moto. La alquilamos justo en el bar de al lado, cogimos el mapa desplegable que nos habían dado el día anterior en el puerto y un par de cascos y salimos a explorar la isla.

Nos vamos de excursión en moto
Nos vamos de excursión en moto

Salimos de Chaloklum siguiendo la carretera en dirección oeste y el paisaje que ésta atravesaba nos encandiló en cuestión de segundos. El verde reinaba en una estampa en la que centenares de cocoteros seguían siendo protagonistas y el cálido clima acompañaba para hacer de aquella escapadita en moto una excursión perfecta.

Carretera de Ko Phangan
Carretera de Ko Phangan

Nuestra primera parada fue en la playa de Haad Mae Haad, en el nordeste de Koh Phangan. Esta era algo más extensa que la nuestra y con algo más de gente también, pero el color azul de sus aguas invitaba a entrar a probarlas.

La playa de Haad Mae Had
La playa de Haad Mae Had

Nos metimos en el agua y disfrutamos como un tonto con un lápiz. Desde el agua observamos una pequeña isla al norte a la que se llegaba por un estrecho banco de arena. Pensamos que sin duda aquel sería un buen lugar para hacer snorkel, sin embargo preferimos aplazarlo para otro día y seguir con la ruta en moto.

Disfrutando del mar
Disfrutando del mar

Sin abandonar el norte de la isla nos desplazamos hacia el este pasando otra vez por Chaloklum. Una vez pasado el pueblo y metiéndonos por carreteritas más estrechas y menos transitadas llegamos a Haad Khom. Tras descender por un pequeño sendero llegamos a una diminuta playa en la que ni siquiera vimos a los huéspedes de las pocas cabañas que había allí. El silencio era casi absoluto y las vistas continuaban siendo espectaculares, más aguas cristalinas y arena blanca… ¡Qué barbaridad! ¡cuánta belleza!, si toda la isla era así no sabíamos si seríamos capaces de abandonarla nunca. Y cómo no, nos volvimos a dar un chapuzón pues era inevitable ignorar esas aguas que nos llamaban resplandecientes y casi pretenciosas desde la distancia.

Llegada a la playa de Haad Khom
Llegada a la playa de Haad Khom

Aquella tarde no hicimos mucho más, desde la tranquilidad de la playa de Chaloklum aprovechamos para trabajar entre descansos playeros, cervezas con vistas a una preciosa puesta de sol y picoteos en el porche de nuestra humilde pero perfecta morada.

Cervezas y papas en nuestra cabaña
Cervezas y papas en nuestra cabaña
Una de las preciosas puestas de sol
Una de las preciosas puestas de sol

La carretera que atraviesa la isla desde Chaloklum hasta Thongsala village nos llevó hasta el puerto la mañana siguiente. Nos habían recomendado que compráramos los billetes de vuelta con algo de antelación y puesto que en cinco días teníamos un vuelo a Singapur -porque se nos acababa el visado Tailandés de dos meses- no podíamos arriesgarnos. Tras dar algunas vueltas en vano llegamos a un oficina de la empresa de los catamaranes Lomprayah y reservamos nuestros asientos para un viaje de vuelta 4 días más tarde.

Ya que estábamos en el otro extremo de la isla pensamos que no estaría mal visitar alguna playa cercana, así que cogimos la carretera que va desde el oeste hasta el este pasando por todos los pueblos costeros del sur. Entonces fue cuando nos dimos cuenta de la existencia de dos islas totalmente diferentes. Aquello ya nada tenía que ver con el sosegado norte. Las cabañas habían dado paso a los hostales de varios pisos y decenas de bares y restaurantes ocupaban los alrededores de la carretera.

Tras recorrerla en toda su extensión llegamos a Haad Rin Nok, la playa donde se celebra la full moon party. Teníamos curiosidad por ver como sería el escenario de aquel mega festival que se celebra cada ciclo lunar con la llegada de la luna llena y realmente nos sorprendió. Quizás fue porque esperábamos una playa sucia, enorme y llena de turistas pero, a plena luz del día, nos encontramos con todo lo contrario: una playa limpia, preciosa y sin apenas turistas. Lo único que hacía a uno sospechar que en aquel sitio se reunían miles de personas una vez al mes a celebrar una macro fiesta eran los carteles que las anunciaba y las tiendas de camisetas de colores fluorescentes con letreros demasiado guiri-style. Por lo demás aquello era espectacular. El agua era tan clara que uno tenía allí la sensación de estar nadando en una piscina y la arena tan blanca que parecía que se fuese a ensuciar con nuestras pisadas. Sin embargo, tras un rato allí el tiempo empezó a ponerse feo y no nos permitió disfrutarla tanto como nos hubiese gustado.

La espectacular playa de Haad Rin Nok
La espectacular playa de Haad Rin Nok

La tenue lluvia que apareció nos impidió seguir con la excursión aquel día. ¡Ojalá que el tiempo nos diese una tregua y nos dejara seguir explorando la isla los siguientes días!. Eso esperábamos…

275 270 Carme

Dejar una Respuesta

Preferencias de privacidad

Cuando visita nuestro sitio web, puede almacenar información a través de su navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puede cambiar sus preferencias de privacidad. Vale la pena señalar que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar su experiencia en nuestro sitio web y los servicios que podemos ofrecer.

Click to enable/disable Google Analytics tracking code.
Click to enable/disable Google Fonts.
Click to enable/disable Google Maps.
Click to enable/disable video embeds.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información 'aquí'
[cookie_settings margin="0px 5px 0px 0px"][cookie_accept_all]