Tres días de trekking en Myanmar desde Kalaw al Lago Inle

¡Corre Toni, sube!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votos, media: 5,00 de 5)
loadingCargando…

Con el auge del turismo a Myanmar durante la última década, el trekking desde Kalaw al lago Inle, que se realiza desde hace años y se anuncia en las guías, se ha convertido en una actividad muy popular. Explorar el paisaje cambiante y conocer las comunidades Shan, Palaung, Pa-O o Intha a lo largo del recorrido en excursiones de uno a varios días es algo que todo viajero que llega a Birmania se plantea realizar. Hoy en día hay incluso quien por miedo a que sea algo “demasiado turístico” directamente lo descarta de su itinerario.

Visado Myanmar / Visa MyanmarRecuerda mirar cómo sacarte el visado Myanmar y dar un ojo a IATI seguros si deseas viajar tranquilo.

Trekking en Myanmar

Hacerlo o no hacerlo era algo que yo no me había cuestionado pues Toni, que ya había estado 7 años atrás y lo había disfrutado muchísimo, lo recomendaba tanto que estaba dispuesto a repetirlo conmigo. Desde que empecé a trazar el itinerario por Myanmar, marqué Kalaw como punto de inicio de nuestro trekking, y esta vez lo hicimos juntos.

Sin embargo las casualidades de la vida quisieron que yo, la noche antes de empezar la ruta, leyese un artículo en el que se incluía esta actividad en una larga lista de “turistadas que todo el mundo había hecho alguna vez”. Que ahora lo realizaba más gente ya lo sabía, pero ¿sería cierto aquello? ¿habría tanta gente allí hasta el punto que aquello pareciese una romería? Aquella noche empecé a temer lo peor y a pensar que quizás hubiese sido mejor hacer una excursión en Hsipaw e ignorar ésta, pero la verdad es que ya lo habíamos contratado y la única opción era descubrirlo por nosotros mismos. Toni podría comparar la diferencia con años atrás.

¿Dónde contratar el tour?

Seguramente habréis oído hablar de la agencia de Sam, un hombre de más de 70 años y mucha experiencia como guía en la zona y que ahora tiene su propio negocio. Aquí fue donde nosotros contratamos la excursión porque Toni no recordaba la casa del guía que se ofreció a llevarlo a él años atrás. Sam os explicará delante de un mapa de toda la zona pintado en la pared, y de manera entusiasta, todas las rutas que se pueden hacer y los poblados que se pueden visitar. Se puede elegir entre excursiones de una noche a varias y también por dónde se quiere ir.

Agencia de Sam
Agencia de Sam
Desayunando mientras esperamos al señor Sam
Desayunando mientras esperamos al señor Sam

Precio y qué incluye

40.000 kyats por persona en un grupo de 6 personas y en temporada alta. Cuanto menor sea el tamaño del grupo más caro resulta, y la época del año también influye en el precio. Incluye la comida y bebida de los tres días, alojamiento, guía y cocinero.

Contratando el trekking
Contratando el trekking

¿Qué llevar en la mochila?

Sobretodo recuerda no llevar la mochila grande del viaje, pues cuando llevas muchas horas de caminata el peso parece que se multiplica por diez y te puede arruinar el paseo. Las agencias pueden llevar tus pertenencias en coche hasta Inle y dejarlas en el hostal que tu les pidas, y de normal no suele haber ninguna problema y las mochilas llegan sanas y salvas.

En una mochila pequeña de pocos litros mete un par de mudas limpias y lo imprescindible como cepillos de dientes o una pastilla de jabón, el protector solar y las gafas de sol para evitar salir escaldado de las horas de mucho sol. Y un poncho que te proteja de la lluvia; nosotros salimos muy felices sin él y tuvimos que terminar comprando un par tras terminar empapados el primer día. La lluvia en Birmania cala, damos fe.

Nuestra experiencia

A continuación os contaremos de manera muy breve pero con muchas fotos lo que fue nuestro trekking de Kalaw al lago Inle.

La mañana que empezamos la ruta nos reunimos con el resto de compañeros y los dos guías en la misma agencia de Sam. El tamaño del grupo era algo que ya habíamos hablado y puesto que influía en el precio y no nos importaba ir con más gente (de hecho fue un punto a favor) decidimos ir acompañados. Talya y Adam, una pareja de israelíes, ya estaban allí cuando llegamos y uno minutos más tarde llegaron David, catalán, y Chloë, una joven francesa.

Cuando los dos guías Namta y Tuti estuvieron preparados, salieron a la calle donde les esperábamos y se presentaron. Enseguida nos pusimos en marcha en dirección a la carretera y a paso firme fuimos dejando atrás Kalaw. Aquellos primeros cinco minutos que tardamos en abandonar el pueblo fueron los únicos en los que coincidimos con un par de grupos, sin embargo ya no les volvimos a ver hasta la hora de comer cuando paramos en un mirador con unas preciosas vistas, el famoso View Point.

Nos despedimos de Kalaw
Nos despedimos de Kalaw
Primeras vistas
Primeras vistas
Mirador
Mirador
Parada a comer
Parada a comer
Vistas desde arriba
Vistas desde el View Point

Pese a que había llovido un poco aquella mañana y hacía un poco de fresco, no tardamos mucho en andar en manga corta. El primer tramo de la ruta no era espectacular ni difícil, simplemente nos dedicábamos a seguir el camino, pero las dos o tres primeras horas de ruta nos sirvieron para irnos conociendo y estuvimos muy entretenidos charlando.

En marcha otra vez
En marcha otra vez
Empieza a ponerse negro
Empieza a ponerse negro

Por la tarde se puso un poco más emocionante el viaje cuando, justo al llegar a la vía del tren que teníamos que seguir durante un tramo, estalló una enorme tormenta. Toni y yo, demasiado optimistas, habíamos decidido emprender el viaje sin chubasquero alguno, así que ante tal diluvio no teníamos nada con lo que protegernos. Uno de lo guías, al que parece que le di bastante pena, decidió prestarme un poncho que llevaba de más, pero el pobre Toni tuvo que aguantar el chaparrón, nunca mejor dicho. Fueron tan solo unos 15 minutos de lluvia, 20 quizá, andando con la cabeza agachada y siguiendo las vías, pero fueron suficientes para terminar empapados de arriba a abajo.

Los templos nunca faltan en Myanmar
Los templos nunca faltan en Myanmar
Empapados tras la lluvia
Empapados tras la lluvia

Suerte que cuando llegamos a la estación de tren pudimos parar a tomar algo mientras nos secábamos.

Parada en la estación de tren
Parada en la estación de tren
Cogiendo fuerzas para el tramo final
Cogiendo fuerzas para el tramo final

Y cuando estuvimos recuperados hicimos el último tramo hasta el poblado.

Parece que para de llover
Parece que para de llover
Amigos que vamos haciendo en el camino
Amigos que vamos haciendo en el camino
El paisaje no para de cambiar y sorprendernos
El paisaje no para de cambiar y sorprendernos
Nuestros guías nos lo muestran todo
Nuestros guías nos lo muestran todo
Con ganas de llegar a nuestro destino
Con ganas de llegar a nuestro destino
¡Por aquí!
¡Por aquí!

Debían ser las cinco de la tarde mas o menos cuando llegamos al poblado en el que íbamos a dormir, pero la verdad es que no tengo ni idea. Lo único cierto es que todavía tuvimos suficientes minutos de luz para poder lavarnos con el agua del pozo que había justo enfrente de la casa en la que nos íbamos a alojar.

Llegando al poblado
Llegando al poblado

Aquello era una casa de madera con una planta baja llena de gallinas y gallos y una primera planta con un par de habitaciones separadas. El baño estaba a unos metros de la casa, justo al lado de la caseta de los cerdos, que siempre que nos acercábamos se asomaban como si estuviesen en un balcón y nos dedicaban un par de berridos. A la familia propietaria la vimos poco, pues aparte de dejarnos dormir en su casa la interacción con ellos no fue más allá de la simple cordialidad…

Aquí es donde dormiremos
Aquí es donde dormiremos
Descansando en el porche
Descansando en el porche

Tras una exquisita cena en una de las habitaciones que nos habían reservado a los huéspedes, nos acostamos pronto en los colchones del suelo. A pesar de lo duros e incómodos que eran estaba cansada y podría haber dormido del tirón si no hubiese sido por los escandalosos gallos que no dejaron de cantar en toda la noche.

El tramo del día siguiente fue un poco más duro y terminó complicándose bastante por culpa de la lluvia. Por la mañana, tras un copioso desayuno en la casa en la que nos alojábamos, dedicamos un par de horas a subir a una montaña sin abandonar nunca los arrozales.

Volvemos a empezar
Volvemos a empezar
Primeros paisajes del segundo día
Primeros paisajes del segundo día
¡A ver, que nadie se pierda!
¡A ver, que nadie se pierda!

Desde allí arriba gozamos de muy buenas vistas. Pero no nos entretuvimos demasiado puesto que a esas horas el sol empezaba a calentar demasiado.

Descanso tras una subidita
Descanso tras una subidita
Arrozales
Arrozales
Bonito ¿verdad?
Bonito ¿verdad?
De camino hacia el pueblo en el que comeremos
De camino hacia el pueblo en el que comeremos
¡Corre Toni, sube!
¡Corre Toni, sube!
¡Uaaauuu!
¡Uaaauuu!
A ver si veo el pueblo
A ver si veo el pueblo
Huele a picante
Huele a picante

Tardamos un par de horas más en llegar hasta el lugar en el que comeríamos, un restaurante en una zona en la que había mercado. Entonces se puso a llover de forma dramática convirtiendo el camino que nos quedaba por recorrer en un auténtico río de agua y barro casi intransitable.

¡Ups! Parece que llueve otra vez
¡Ups! Parece que llueve otra vez

A partir de ese momento el paseo se convirtió en una gincana en la que había que atravesar zonas empantanadas, saltar ríos y charcos, y sobretodo evitar resbalarse y caer encima del fango, pues el camino de tierra era ahora tan resbaladizo como una pista de patinaje.

La jorobada del trekking de Kalaw
La jorobada del trekking de Kalaw
Descanso en el río
Descanso en el río
Empieza la gincana
Empieza la gincana
¡Madre mía como está el camino!
¡Madre mía como está el camino!
Pero al menos ha parado de llover
Pero al menos ha parado de llover
¿Seguro que es por aquí?
¿Seguro que es por aquí?
Por aquí parece que está ya algo más seco
Por aquí parece que está ya algo más seco

A pesar de todos nuestros esfuerzos por no caer en ninguna de todas las trampas terminamos metiendo el pie en el agua o cayendo de culo alguna vez, y cuando finalmente llegamos a nuestro siguiente destino teníamos las piernas de color marrón y los pies tan arrugados como pasas. Estábamos agotados, como si hubiésemos hecho una maratón, y todo aquello nos pasaría factura el día siguiente .

Y así es como quedan nuestros pies
Y así es como quedan nuestros pies
¿Esto es un pie o una pasa?
¿Esto es un pie o una pasa?

Como el día anterior, llegamos con los minutos de sol suficientes para lavarnos un poco, lo que pudimos con aquellos cubos de agua que tenían que ir rellenándonos cuando se vaciaban. Algunos también tuvieron que quitarse de encima alguna que otra sanguijuela…

Aquella tarde nos habían llevado a una zona menos rural, algo que parecía una especie de campamento para los turistas. Eran un montón de casas tradicionales juntas y en las más cercanas escuchamos a otros grupos de gente que hacía trekking. Sin embargo en aquellas casas vivían familias, y ante nuestra petición, los guías pidieron al matrimonio que subiesen a conocernos mientras cenábamos, queríamos al menos presentarnos ante los dueños de la casa. El marido, mucho más mayor que su mujer y completamente ciego cruzó sus piernas encima de la silla dejándonos a todos pasmados ante tal flexibilidad y sonreía mientras escuchaba al guía que le iba traduciendo. La mujer era algo más extrovertida.

Riquísima cena en casa de nuestros anfitriones
Riquísima cena en casa de nuestros anfitriones
Y la cervecita que no falte
Y la cervecita que no falte

El tramo del tercer día fue mucho más corto y sencillo, pero para nuestras molidas piernas duró toda una eternidad.

Despidiéndonos de la familia
Despidiéndonos de la familia
Y otra vez a empezar
Y otra vez a empezar
¿Lloverá?
¿Lloverá?

Tras subir una empinada cuesta llegamos a una carretera en la que empezamos a ver muchos más grupos de gente haciendo el trekking ¿Dónde se había metido toda esa gente los días anteriores? ¿Cómo habían conseguido los guías hacer que no nos hubiésemos visto entre nosotros? Aquello me resultó extraño, aunque quizás venían todos de una misma ruta alternativa… El caso es que una hora más tarde, abandonamos la carretera y todos aquellos volvieron a desaparecer y nosotros nos metimos por un camino de tierra tan roja que me acordé de Madagascar.

Un rato por la carretera
Un rato por la carretera
Más amiguitos de Carme
Más amiguitos
Parece que empiezo a ver el lago
Parece que empiezo a ver el lago

Andábamos por un pequeño camino paralelo a la carretera hasta que finalmente nos metimos de lleno en el campo. A lo lejos veíamos el lago, estampa que nos motivó y dio fuerzas a nuestras molidas piernas que suplicaban llegar.

Fijaos en el color de la tierra
Fijaos en el color de la tierra

Y a la hora de la comida estábamos allí. Una rica sopa de noodles y un breve descanso a la sombra de los inmensos árboles que teníamos alrededor fueron la despedida de aquella caminata. Después subimos a la barca que nos llevó a cruzar el lago llegar hasta Nyaung Shwe, la ciudad desde la que el día siguiente empezaríamos a descubrir la zona de Inle.

Toni y su birra
Toni y su birra
¡Por fin, el lago!
¡Por fin, el lago!
Próxima parada Nyaung Shwe, final de trayecto
Próxima parada Nyaung Shwe, final de trayecto

¿Recomendamos el trekking?

Nuestra experiencia haciendo el trekking, a pesar de las agujetas, fue grata. Coincidir con otros viajeros no fue en ningún momento un punto en contra sino que lo hizo más enriquecedor. Se trata de un trekking que puede realizar casi todo el mundo sin necesidad de tener un alto nivel físico. Si te has propuesto no ver a ningún otro turista probablemente este no sea tu destino, quizás mucho mejor ir Vieng Phouka, en el norte de Laos si es que sigue todavía como cuando fuimos nosotros, pero si la gente no te condiciona la caminata de Kalaw al lago Inle tiene mucho que ofrecerte. Disfrutaras de los paisajes, estarás unos días disfrutando de la naturaleza y tendrás la oportunidad de conocer mejor la forma de vida de la gente de los poblados.

4 Comentarios
  1. Juan dice

    Hola. Me gustaría saber en qué fecha hicisteis el Trekking. Yo voy a ir a finales de octubre. Espero que lo llueva mucho. Gracias

    1. Toni dice

      Hola Juan. Las dos veces que fuimos a Myanmar lo hicimos en septiembre. A finales de octubre es mejor época todavía. El próximo noviembre iremos de nuevo nosotros ;-)

  2. lucia dice

    Hola!!

    Menuda experiencia!! Viajo a Myanmar a finales de Octubre y me gustaria hacer este Trekking.
    La agencia de Sam esta en Kalaw??
    Gracias :)

    1. Toni dice

      Sí Lucía, está en Kalaw. La encontrarás en google maps sin problemas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

VISADO VIETNAM Y SEGURO DE VIAJE
Recuerda que te hará falta el visado de Myanmar para viajar por este país
TRAMITAR VISADO MYANMAR
close-image

Send this to a friend