Conmochila.com

Cap. 01 – Desafortunada bienvenida a Kathmandu

Diario de viaje a Nepal 1
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votos, media: 5,00 de 5)
Me gusta viajarCargando…

La señora del asiento de atrás me volvió a despertar por enésima vez con su desagradable e incesante carraspeo. Miré el reloj y me di cuenta de que tan solo había conseguido dormir escasos treinta minutos y el autobús seguía sin hacer mención de volver a emprender el camino. Por delante y por detrás centenares de vehículos seguían parados esperando que aquella caravana se disolviese y poder reanudar la marcha y de vez en cuando algún conductor espabilado intentaba adelantar consiguiendo solo empeorar el tapón que allí se había formado. Hacía ya rato que habíamos perdido la esperanza de llegar a Kathmandu a una hora decente y eso que tan solo quedaban escasos 30 kilómetros… Era ya medianoche, no habíamos reservado habitación y no teníamos tarjeta SIM nepalí con la que hacer una llamada a algún hostal.

Un momento de las 23 horas del trayecto en bus
Un momento de las 23 horas del trayecto en bus

Me dolían las piernas de estar allí embutida, el autobús olía a una mezcla de sudor y vómito y nuestros vecinos nos deleitaban con todo su repertorio variado de eructos en distintos tonos. Me tapé con una chaqueta que había comprado en Darjeeling cuando las bajas temperaturas del norte de India nos sorprendieron con la mochila llena de ropa de verano y entonces pensé en el frío que íbamos a pasar recorriendo el circuito de los Annapurnas. Curiosamente la aventura había empezado a coger idea un soleado día de playa en Varkala conversando con Eloi: “No os lo podéis perder, yo estoy deseando volver a Nepal” Así que muy obedientemente habíamos seguido su consejo y allí estábamos, camino de Kathmandu.

Cruzando el puente que separa India de Nepal
Cruzando el puente que separa India de Nepal

Desperté cuando el motor del autobús dejó de rugir, eran las tres y media y la ciudad estaba inmersa en la más completa oscuridad y en completo silencio. Habíamos pasado casi un día entero de viaje desde que la madrugada anterior aún de noche habíamos salido de Kakarvita, estábamos agotados y necesitábamos descansar, pero no estábamos seguros de si nos atenderían en algún sitio a aquellas horas.

Conseguimos que un taxi nos llevase a la zona de Thamel por un precio razonable y una vez allí nos pusimos a buscar el hostal que habíamos elegido. La tenue iluminación de los callejones nos advertía de la escasez de electricidad en Kathmandu y con la única ayuda de la luz que hacía el teléfono conseguimos encontrar el lugar. Llamamos a la puerta de recepción, nos asomamos por detrás y dimos algunos golpes en las ventanas, pero allí nadie nos atendía, todo el mundo parecía dormir. Por suerte delante de la puerta de acceso a la guesthouse había una pequeña terraza con un sofá en el que, una vez me di por vencida, me dejé caer. Saqué los guantes, el gorro y los patucos, olvidé que estaba casi en medio de la calle e intenté no pensar en el frío que estaba pasando.

En la terracita del hotel que escogimos para descansar...
En la terracita del hotel que escogimos para descansar…

Estaba tan cansada que en menos de dos minutos caí en un sueño profundo. Un par de horas más tarde Toni me despertaba anunciándome que había encontrado una guesthouse en cuya recepción nos podíamos refugiar hasta que abriesen por la mañana. No era una habitación confortable y caliente, pero después de nuestra entrada triunfal, era más que suficiente. Cuando encontré otro sofá me volví a acostar deseando que fuese ya el día siguiente y olvidar aquella desafortunada bienvenida.

Quién me iba a decir a mí en ese momento que terminaría enamorándome de Nepal…

Durmiendo en el comedor del hotel esperando habitación
Durmiendo en el comedor del hotel esperando habitación
8 Comentarios
  1. Elena C dice

    Estoy deseando seguir leyendo vuestra aventura!

    Saludos!

  2. Letizia Cassetta dice

    La primera foto es brutal. De la serie "quien me ha mandado de meterme en este bus de mierda me cago en to reviento la ventana y me voy andando que hago antes grr grr grrrrrrr!"
    Nepal es uno de nuestros destinos pendientes… seguro que tras leer vuestras crónicas nos enamoramos :-)
    Nos vemos pronto!

    1. pellicercarme dice

      Letii!!!! si… mira que nos gusta viajar en bus, pero un día entero… too much!!! a mi Nepal terminó gustándome más que Índia, imagínate, así que hay que ir sí o si!! por cierto sigo la aventura mochileando-con-padres, a ver si consigo algún diga convencer a lo míos!! Saludos!!

  3. PAK dice

    vaya bienvenida muchachos! pero bueno a partir de ahora ya todo sera mejor seguro…… En los annapurnas abrigaros bien x las noches q hara frio aunque en los albergues os darán blankets (mantas). X informaros un poco, la noche mas fria la pase en el M.B.C. (machappuchare base camp) pero ya el A.B.C. os queda muy cerca. Disfrutad de esos valles y poned fotos q nos deleitaremos con ellas. Saludos.

    1. pellicercarme dice

      Hola Pak!! pronto seguiremos con más capítulos porque estamos escribiendo al mismo tiempo el de Sri lanka. El viaje lo hicimos en marzo y sí, pasamos muchísimo frío, sobretodo yo… lo bueno es que ahora escribo desde Tailandia, con el calorcito (pero miro las fotos y pienso, baaah seguro que no era para tanto…) jajajajaj Saludos!!!!

  4. adriana dice

    Que aventura!!! Que poder el de uds y que aguante!!! Buen viaje!!! Enven fotos!!

    1. pellicercarme dice

      Hola Adriana!! siiiii!!! menuda paciencia la nuestra… saludos!!

  5. viajamosjuntos_Denys dice

    Muy buena la historia!!! Y si, muchas veces pasa que la primera impresión no es la definitiva ;) Siempre hay que darle una segunda oportunidad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.