» Menos plástico en la mochila: diez maneras sencillas de reducirlo

Menos plástico en la mochila: diez maneras sencillas de reducirlo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 5,00 de 5)
loadingCargando…

Este mes de julio vamos a dejar de quejarnos. Ya está bien de ponernos enfermos al ver playas llenas de plástico, desesperarnos al leer a gente  (y blogueros) que promociona sin remordimientos artículos de usar y tirar, o salir del agua refunfuñando cada vez que recogemos una bolsa de dentro del mar. Ni si quiera vamos a escribir un artículo de concienciación acerca del impacto medioambiental que tienen los plásticos, eso lo hace mejor gente que ese dedica a ello (Greenpeace: un mediterráneo lleno de plástico) y estamos seguros de que la mayoría de nuestros lectores saben de sobra sus consecuencias.

Llévate una bolsa de tela

Llévate una bolsa de tela

Esta vez hemos decidido canalizar la energía y utilizarla para algo positivo y la iniciativa de #plasticfreejuly nos ha dado una idea, compartir con vosotros nuestras pequeñas soluciones y escribir un artículo con unos cambios de hábitos sencillos que ayuden a los viajeros a minimizar la cantidad de residuos plásticos al hacer la mochila. Como ya conté en el artículo Viaja sin dejar rastro, en algunos países reciclar es misión imposible, así que mientras viajamos no nos queda más remedio que reducir o reutilizar (algo que en realidad deberíamos hacer en nuestro día a día).

Sabemos que para muchos viajar sin utilizar productos de usar y tirar se antoja complicado, acostumbrados como estamos a los envases monodosis; nosotros mismos tuvimos que pasar por un proceso de aprendizaje y con el tiempo hemos ido mejorando (o eso creemos).

Hay webs y blogs de gente muy concienciada que se ha especializado tanto en lo que a reducir los residuos se refiere que uno se puede agobiar al verlos (Zero waste home, Trash is for tossers) ¿Cómo consiguen pasar meses enteros generando menos de una bolsa de basura? Pues en algún momento ellos también empezaron por el principio y poco a poco, cambiando cada vez más hábitos han llegado a alcanzar su meta. Cuando uno comienza con un gesto, luego quiere avanzar un poquito más, y luego un poquito mas…. y al final es casi un experto. ¿Lo intentamos? En este post comenzamos con 10 consejos sencillos, ¡mira que fácil es empezar!

Diez consejos para reducir el plástico a la hora de hacer la mochila

1. Bolsa de tela

Esta es la más sencilla de todas ¿Qué espacio puede quitarte de la mochila una bolsa que se pliega? Nada, y la cantidad de bolsas de plástico que puedes ahorrar al planeta es enorme, sobretodo en países en los que la conciencia medioambiental en la calle es casi inexistente. Es la que hemos utilizado para ilustrar este artículo.

2. Cantimplora o botella de aluminio

Hay muchos países en los que hay máquinas dispensadoras de agua potable en la calle, en las que además el precio es menor que el del agua envasada (puedes encontrarlos en Malasia, Tailandia, Filipinas…). Todo son ventajas y el hueco que ocupe la botella de aluminio es el mismo que ocuparía la botella de plástico.

3. Cuchilla de cabezales intercambiables

Las cuchillas son algo que no falta en la mayoría de neceseres de los viajeros de ambos sexos, pues muchas veces las maquinillas de afeitar o las de depilar las intentamos evitar para ahorrar espacio en la mochila. Una forma de obviar los típicos rasuradores de usar y tirar es comprar una maquinilla de cabezales intercambiables que además, todo sea dicho, suelen ser de muchísima más calidad y muy duraderas. Cada cabezal puede durar varias semanas mientras que las cuchillas de plástico hay que desecharlas al segundo o tercer uso.

4. Jabón y champú sólido

Sí, el champú sólido existe, limpia el pelo igual de bien que el líquido y hoy en día hay muchas marcas que los distribuyen y variedades para diferentes tipos de cabello. Lo mismo pasa con el jabón, que si hace unos años tan solo se podía encontrar la típica pastilla que dejaba la piel más áspera que un kaki, hoy en día hay tantas como marcas de jabón embotellado. También podéis intentar hacerlos de forma artesanal en casa pues en internet hay tutoriales a mansalva, mirad este de Mariana de Cualquier cosita es cariño Paso a paso: champú el conejo feliz .

Jabón y champú sólidos

Jabón y champú sólidos

5. Navaja de cubiertos

Esta especie de navaja suele tener tenedor, cuchara y cuchillo, algo que sin lugar a dudas nos darán de plástico si pedimos comida para llevar. Ocupa poco espacio y se le termina dando más uso del que uno puede creer en un principio.

6. Menos comida para llevar

En Tailandia pueden llegar a utilizar varias bolsas de plástico, más una pajita, más cubiertos de plástico, más el correspondiente envase de poliestireno para una simple comida para llevar. Yo creo que podemos sobrevivir si nos comemos ese plato de pad thai sentaditos en el mercado en vez de llevárnoslo a casa…

7. Copa menstrual

Creo que a estas alturas queda poca gente que no conozca o que no haya escuchado hablar de la copa menstrual pero, ¿cuales son sus ventajas para que se hable tanto de ella? Pues además de ser muy cómoda y nada agresiva para el cuerpo, ayuda a reducir residuos ya que una copa dura años, tiempo durante el cual habríamos usado centenares de compresas o tampones con sus correspondientes aplicadores y envoltorios de plástico.

Es verdad que por las condiciones de higiene que requiere hay viajes en los que puede resultar incómoda usarla, sobretodo si no vas a tener un espacio privado en el que lavarla, pero siempre que tengas un lugar en el que hervirla para limpiarla, la recomiendo encarecidamente.

8. Rechazar las pajitas

¿No os da la sensación de que últimamente el uso de pajitas se ha incrementado? No hay refresco que no se sirva con el maldito plastiquito y ¿sabéis dónde pueden terminar cuando no se reciclan? Pues en los lugares más insospechados siendo la mayoría de veces los animales los más perjudicados, mirad este video de una tortuga marina a la que se le quedó una pajita obstruida en las fosas nasales. Ojalá pronto se reduzca su uso o se empiecen a utilizar pajitas reutilizables más a menudo.

Nos encantan las pajitas reutilizables

Nos encantan las pajitas reutilizables

9. Escoger productos de madera u otros materiales que no sean plástico

Como por ejemplo cepillos del pelo o de dientes. Nosotros no hemos probado los de dientes, pero los cepillos del pelo de madera los venden en casi cualquier parte.

Evita las cepillos de plástico

Evita las cepillos de plástico

10. Evitar cosméticos con microplásticos

Del problema de los microplásticos hablé en el artículo No metas la aleta, allí tienes enlaces a artículos de interés. Para evitarlos tienes que huir de productos en cuya etiqueta leas ingredientes como polietileno (Polyethylene: PE), polipropileno (polypropylene:PP), polietileno glycol (PEG-seguida de un número), polimetacrilato de metilo (PMMA) y Tereftalato de polietileno (PET). Una forma sencilla es substituyendo las cremas por aceites, que dan un resultado parecido hidratando perfectamente la piel. Busca el tipo de aceite que mejor te cuide.

Y hasta aquí nuestra pequeña aportación, ¿a que no parece tan complicado? Es tan solo una cuestión de actitud. Estaremos encantados de escuchar vuestras recomendaciones.

NOTA: ¿Te vas de viaje? Recuerda que puedes conseguir descuentos en Seguros de viaje solo por ser lector de conmochila. Haz click en el link anterior donde te explicamos cómo acceder a ellos.

Artículos relacionados

No hay comentarios todavía