Conmochila.com

Songkran, la historia de un gato con mochila

Y también quería pertenecer a la comunidad conmochila
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (10 votos, media: 4,90 de 5)
Cargando…
6 47

Creo que Songkran es el gato más feliz del mundo. No es de raza, tiene la punta de la cola torcida de una forma indescriptible y el color de su pelo es de lo más común, vamos, el típico gato de rayas gris. Sin embargo su historia es algo especial pues no es la de una mascota que vive en un piso, ni siquiera la de un gato explorador “outdoor” que sale a pasear por las azoteas del vecindario.

Songkran, el gato con más suerte del mundo
Songkran, el gato con más suerte del mundo, en Chiang Mai

Las aventuras de Songkran van todavía más allá y en su primer año de vida ya ha estado en tres países, ha hecho una ruta en moto por Laos, ha viajado en tren por Tailandia y ha vivido en una isla paradisíaca de Malasia durante sus primeros meses. Lo habéis adivinado Songkran es nuestro gato, pero, ¿cómo termina alguien que vive de viaje compartiendo sus rutas con un lindo minino? Pues por casualidad.

Sus primeros meses en Kapas
Sus primeros meses los pasó en Kapas
Songkran en Kapas viendo la vida pasar
Songkran en Kapas viendo la vida pasar

La verdad es que, pese a ser muy amantes de los gatos, ya os podéis imaginar que eso de llevar uno a cuestas mientras damos tumbos sin rumbo fijo por el sudeste asiático nunca había estado en nuestros planes. Sin embargo el destino quiso que, llegar a un lugar en el que nunca debí haber estado me diese, además del peor palo que me he llevado haciendo voluntariados, el compañero de viajes más entretenido del mundo.

Songkran en Nong Khiaw
Songkran en Nong Khiaw

No os voy a contar al detalle lo que pasó para que Songkran terminase en nuestras manos porque es una historia demasiado triste, pero se puede resumir en que fuimos a Langkawi porque yo iba a colaborar en un mal llamado shelter, que es lo que es España conocemos como protectora de animales. Fui allí con la mejor de mis intenciones pero ese lugar tenía un estúpido protocolo que descubrí al cabo de unos días, uno que decía que había que sacrificar a todo perro o gato de menos de 700 gramos que llegase allí. Lo descubrí de la peor manera, y tras algunas discusiones, lágrimas y rabia, Songkran, que pesaba 300 gramos y era el siguiente en la lista de Lassie, se vino con nosotros. Y por supuesto me fui de allí para siempre. Pese a que sacrificar animales sanos es una práctica habitual en la mayoría de perreras (en España sigue pasando), yo no estaba dispuesta a estar en un lugar que se hacía llamar santuario/protectora y terminaba haciendo lo mismo. Y de las 4 semanas que tenía que estar allí solo estuve 8 días.

Así que allí estábamos nosotros, en Langkawi, en una cabaña que habíamos alquilado para todo un mes en la que ni siquiera permitían el acceso a animales y con el renacuajo de Songkran.

El primer día en casa de Songkran
El día que encontramos a Songkran en Langkawi

Al principio intentamos buscarle un hogar pues llevarlo con nosotros ni siquiera se nos pasó por la cabeza. Arreglamos como pudimos el porche de la cabaña para que pudiese estar allí e hicimos difusión de su caso entre la gente malaya que conocíamos, pero no hubo manera, el destino de Songkran parecía estar escrito y en menos de 48 horas nos había conquistado. Nos lo llevábamos. Pero, ¿hasta que punto nos iba a condicionar viajar un gato? En aquel momento se nos antojaba todo imposible, pero rápidamente nos adaptamos a las circunstancias y nos dimos cuenta de que si iba a ser un gato viajero lo teníamos que empezar a acostumbrar  desde pequeño. Durante las primeras semanas le pusimos sus vacunas, hicimos que se habituara al arnés, lo llevamos en moto, viajó muchas horas en autobús y conoció a más gatos. Cuando cumplió unos pocos meses ya era todo un gato conmochila. Incluso en Kanchanaburi se hizo muy amigo de nuestro escritor Nando Baba, quien publica la crónica cósmica todos los viernes en la web.

Se notaba que quería ser mochilero...
Mamá, quiero ser mochilero
Y empezó su nueva andadura
A punto de empezar su primer viaje, apuntaba maneras
Y también quería pertenecer a la comunidad conmochila
Y también quería pertenecer a la comunidad conmochila. En un hostal de Georgetown
Songkran y Nando en Kanchanaburi
Songkran y Nando en Kanchanaburi

En honor a la verdad este año nos hemos movido muchísimo más lento de lo habitual, pero Songkran no ha sido el motivo pues no hemos tenido ningún problema para cruzar de un país a otro con él. Sorprendentemente en las fronteras de esta zona les importa un pimiento lo que lleves en el transportín, sea o un gato o un pangolín…

En la ruta en moto por Laos
En la ruta en moto por Laos

Así que a estas alturas de la película nuestro gato ya sabe lo que es la arena de la playa, la tierra de la montaña, se ha convertido en el protagonista a la salida de un colegio en Luam Nam Tha y es el rey del vecindario en el que estamos viviendo ahora mismo en Chiang Mai. Ahora ya está preparando su siguiente viaje. ¿Es o no es un gato todoterreno? No os extrañará que tenga su propio instagram ¿verdad? @the_backpacker_cat, El gato con mochila, donde podréis seguir sus aventuras por Indonesia en unos meses.

Hoy (más o menos) cumple un año, pues cuando lo adoptamos calculé que tenía unas cinco semanas, justo cuando en Tailandia estaban celebrando el año nuevo, el Songkran. Entonces Toni lo bautizó con ese nombre y a mí me pareció perfecto (los que habéis leído Songkran, el último aliento de un elefante rescatado ya sabéis porqué). Así que después de un año con nosotros y después de que algunos nos hicierais preguntas, os presentamos oficialmente al fiera (o Songkri, dependiendo del humor en el que esté).

Songkran hoy en su postura habitual
18 horas al día las pasa así

¿Me creéis ahora si digo que Songkran es el gato más feliz del mundo?

NOTA: ¿Te vas de viaje? Recuerda que puedes conseguir un 5% de descuento en IATI seguros de viaje solo por ser lector de conmochila. Haz click en el link anterior donde te explicamos cómo obtenerlo.
6 Comentarios
  1. Cristina dice

    Que gran suerte tenéis los 3 de formar esa bonita familia!!Enhorabuena!!No sé si tenéis pensado moveros con el en avión,pero acabamos de pasar hace unos días por el aeropuerto de Kuala Lumpur y me ha llamado mucho la atención que ponía que no estaban permitidas ni las mascotas ni los perros guías…por si os sirve la información para un futuro!

    1. carme dice

      Muchas gracias, la verdad es que en algún momento Songkran tendrá que volar y tendremos que averiguar todos los requisitos bien y arreglarle el pasaporte :) 

  2. Andrea Domingo Franch dice

    Ja no li digue Songkransito? 

    1. carme dice

      Li diguem de tot!

  3. Daniel dice

    Qué gran orgullo que mis viajeros favoritos también tengan gran sensibilidad por los animales. Gracias por rescatar a Songkran y hacerlo parte de esta comunidad. Ustedes son inspiración, son ejemplo. ¡Gracias!

    1. carme dice

      Rescatar a Songkrran fue la mejor decisión, ¡¡ahora los viajes son muchísimo más entretenidos!! 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.