Tailandia se vuelve ‘fumeta’ y legaliza la marihuana

El viernes pasado estábamos unos cuantos amigos en la terraza hortera de nuestra taberna favorita de barrio. Tomábamos cerveza barata y nos deleitábamos con platos de menta y picante junto a los arroces de siempre. Serían las diez de la noche y desde el desvencijado garito que tanto nos gusta veíamos a mucha gente pasear con normalidad. Lo habitual en nuestro barrio de Bangkok, vamos.

Y entonces me dirigí a un buen colega y le dije una frase que tantas veces había escuchado en mi otro barrio, el del extrarradio de Barcelona, y que jamás pensé pronunciar en Tailandia, menos aún en un lugar tan poco discreto.

—Oye, Kentucky, hazte un porro.

Enfundado en su eterna camiseta de los Hustle estadounidenses, mi compadre -un ex fumador de marihuana que llevaba más de una década sin dar una calada- pidió un plato a nuestra amiga Noey y empezó a desmenuzar un cogollo de yerba que horas antes habíamos comprado Don Vito y yo. Y se montó el leño con la misma naturalidad como si mirase un mensaje en su móvil. La gente comía en el resto de mesas y pedían más cerveza.

Nos encendimos el petardo como si fuera un pitillo, ahí frente a una avenida central de Bangkok. Ni siquiera nos importaba que pudiera pasar la policía por allí. Fumamos, apagamos y seguimos como si nada. Un hecho que, tan solo unos meses atrás, hubiera podido enviarnos directos a la cárcel sin pasar por la casilla de salida.

Pero que ahora es peregrinamente común. Porque Tailandia, de la manera más rocambolesca, ha legalizado el consumo de marihuana y su comercialización.

Marihuana legal en Tailandia.
Una vendedora de marihuana en el barrio de Khaosan, en Bangkok.

No sabemos cuánto va a durar el asunto así, pero es muy posible que estemos frente a un enorme cambio en Tailandia y el personal aún no se haya dado cuenta. Incluso aquí, en Bangkok, hay mucha gente que no ha entendido que fumar petardos, los que colocan, es posible y legal. Que el Gobierno se hizo un lío -seguramente a propósito- para dejar la marihuana con THC en un limbo que permite la fumada.

¿Significa esto que ahora Bangkok, Phuket o Chiang Mai van a ser las nuevas Ámsterdam de Asia? Quizás. Solo que hay diferencias en las posibilidades de consumo. Pero lo cierto es que, a día de hoy, uno puede comprar yerba de la que coloca, con muy buena calidad y de la que pega fuerte. Y fumarla, mientras no sea en público, es posible. O cocinarse pasteles de los que te dejan ciego; es más, esos ya se venden hasta en la red.

Un vendedor prepara un porro para un cliente en el barrio de Khaosan.

Como algunos pensamos, el mundo y los propios tailandeses aún no han asumido lo que esto significa. Porque si el consumo de marihuaba y su comercialización siguen sin ser penados, Tailandia se va a llenar de fans de lo verde. Para lo bueno y para lo malo.

¿Cómo y por qué se ha legalizado la marihuana en Tailandia?

Muchos colegas que fumaban antes me han dicho que si la yerba es legal ya no tiene gracia, curiosa forma de hacer apología del delito, aunque ciertamente les entiendo. Yo no soy fumeta, así que no puedo opinar sobre ello, pero es cierto que el ritual de conseguir la mercancía y luego consumirla con cuidado ya se ha acabado

La historia es, ¿cómo que un gobierno militarizado y dictatorial, conocido por sus tintes ultraconservadores, ha tomado una medida tan radical? Pues precisamente por ansia de votos y de llenarse los bolsillos.

Elecciones marihuana Bangkok
Cartel electoral de Bumjaithai en las elecciones generales de 2019.

En las generales de 2019, el partido Bumjaithai hizo campaña con un único eslogan: legalizar la marihuana y dar una opción económica a los agricultores pobres. Dichas elecciones fueron amañadas por el dictador que se había hecho con el poder a las armas cinco años antes y que, para poder gobernar, pactó con los partidarios de la yerba.

El jefe del partido verde acabó de ministro de Sanidad y, como buen magnate que había hecho fortunas con prácticas opacas, en seguida se enemistó con gran parte de la población. Además, le tocó lidiar con la pandemia sin tener experiencia en medicina.

Durante estos años insistió en legalizar la marihuana en Tailandia, pero siempre con exclusivos fines médicos. Y este año se planteó la despenalización de la yerba como droga y liberar a los presos que estuvieran en prisión por delitos relacionados con ella. 

Aceite de CBD elaborado en Tailandia. Sin THC.

La clave está en que, durante todo este tiempo, se avisó que la marihuana se liberaría solo con fines médicos, y se comentó que habría un límite de THC -la sustancia que coloca- del 0,2%. Todo esto quedó un poco en agua de borrajas. 

Es cierto que los derivados y procesados como el CBD o el hachís no pueden tener más de ese porcentaje, pero si se compra yerba directamente, el cogollo, no hay limitación de THC. Al menos de momento. ¿Por qué? Básicamente, según el Gobierno, es debido a que no es un producto para fumar. Bonita excusa. 

Tailandia es un país conocido por la doble moral de sus clases gobernantes tradicionales. Igual que la prostitución es ilegal pero se encontró una fórmula para que proliferase a pie de calle sin problemas legales, con la marihuana se ha hecho lo mismo. La yerba es para usos médicos, pero no hay limitaciones de THC y el consumo, sea como sea, no está penado.

Los puestos de venta de yerba no optan por lo médico, sino por lo lúdico.

Muchos piensan que esto es para tener un efecto llamada de cara al turismo porreta. Pero eso es más bien algo secundario. Lo que realmente es importante es que seguramente las grandes corporaciones van a hacerse ricas.

Oficialmente, el ministro de Sanidad, Anutin Chanvirakul, vende el proyecto como una forma de dar salidas laborales a los agricultores. Lo que no comenta es que a él se le señala como propietario de numerosas hectáreas destinadas al cultivo verde a las que ahora podrá dar salida.

También habrá que estar muy atento a la legislación. Porque es extraño que no se haya redactado aún ninguna norma. La marihuana puede venderse sin impuestos ni regulación, lo que hace pensar que, cuando se imponga una normativa, hará daño a los pequeños productores y favorecerá a los caciques.

Ha de tenerse en cuenta igualmente que, si bien es legal tomarla, la marihuana no puede ser consumida en la vía pública tailandesa y eso puede acarrear sanciones de hasta 550 euros. Por eso en algunos lugares cercanos a los de compra han habilitado unos sospechosos jardines cerrados. Como la terraza de nuestra taberna.

Igualmente, aún son todo especulaciones. Lo único cierto es que la marihuana ha pasado a ser legal en Tailandia y que los puestos de venta han brotado como setas. Además, en Internet hay infinidad de pequeños vendedores que te la envían por correo. 

Yerba de alta potencia a precios aún algo caros

El pasado viernes, Don Vito me convenció para ir a comprar la maría de la que luego dimos cuenta en la taberna. “Hagámoslo aunque sea solo por el meme”, me dijo. Y fuimos a Sukhumweed, tienda de curioso nombre cerca del barrio.

Sukhumweed está en el callejón 42 de la avenida Sukhumvit, en Bangkok.

El local estaba decorado como un pub inglés con cuadros de raperos estadounidenses luciendo poses de malotes, ni rastro de Bob Marley. Y cuando pregunté si podíamos hacer fotos, nos pidieron por favor que las tomáramos. Así que hasta grabamos un vídeo.

Don Vito es un esporádico consumidor de la marihuana que se vendía ilegalmente en Tailandia, y que sinceramente era un fiasco. Sucia y mal arreglada, era responsable de más de un mal viaje.

Sin embargo, lo que compramos en Sukhumweed era, según él, material de primera. Y viniendo de alguien con su experiencia es mucho decir. Quizás es demasiado de calidad, porque la marihuana que venden legalmente en Tailandia contiene probablemente demasiado THC. Avisan sus productores que la mayoría de variedades están entre el 19% y el 25% del constituyente psicoactivo que da el colocón. Si eso es verdad, menudo cebollazo.

Las compras en Sukhumweed.

No puede obviarse que el hecho de eliminar la criminalidad del consumo y permitir la comercialización ha logrado que la marihuana sea de altísima calidad, con cogollos bien tratados. Los precios, eso sí, son aún algo elevados y van desde los seis hasta los 30 euros por gramo.

De momento, son pocas las tiendas oficiales que hay en Bangkok para comprar marihuana fuera de las zonas turísticas. Pero tanto en el mercado de fin de semana de Chatuchak como en la zona mochilera, Khaosan Road, se puede adquirir de manera sencilla.

Lo de Khaosan ha sido quizás salvaje, ya que la proliferación de tiendas ha sido masiva. No solo de cogollos, sino que ya directamente venden los porros liados, en el mítico barrio de viajeros no se cortan ni con un cristal.

Tienda marihuana en Khaosan, Bangkok.
Un vendedor de marihuana local, en Khaosan.

Es quizás eso lo que ha asustado un poco más a buena parte de la población tailandesa e incluso a los políticos que previamente legalizaron el consumo. Y es que se ha pasado muy rápido de tachar a las plantas de demonio verde a alabar sus propiedades, digámosle, medicinales.

Riesgos y oportunidades del consumo legal de marihuana en Tailandia

Tailandia es un país con una fuerte persecución no solo a las sustancias, sino a los consumidores. Llevar encima unas trazas de cocaína puede llevarte un par de años a la cárcel sin problema. Y, pese a ello, el consumo de drogas duras es masivo, sobre todo de metanfetamina. La corrupción policial hace que quienes tienen dinero no entren en unas prisiones extremadamente sobredimensionadas al encerrar en ellas a adictos sin recursos.

La marihuana se ha metido históricamente en el mismo saco de las grandes enemigas de la sociedad. Y por eso ahora hay muchos ciudadanos totalmente descolocados al ver cómo otros se colocan con la misma naturalidad que ellos se comen un arroz.

En Khaosan puedes comprarlos ya liados.

El paso de considerar a las plantitas como un demonio verde a verlas como algo que consumir esporádicamente es complicado para muchos, especialmente entre quienes no han accedido a una educación de calidad. Así que han circulado muchos rumores falsos.

Los más flagrantes han sido todos aquellos que han acusado a la yerba de haber causado muertes o forzado asesinatos. A nivel mundial no se conocen casos de fallecimiento solo por el consumo de marihuana, pero aquí se reportaron como reales en la prensa supuestamente seria.

Por otro lado, está el asunto del Gobierno. Es muy posible que vuelvan a decir Diego donde antes afirmaron digo, en su habitual política del sandaliazo que les lleva a cambiar de opinión tanto como les dé la gana.

Es más, el líder del país y general golpista Prayuth Chan-ocha ya ha dicho que estudiará si volver a penalizar como delito el consumo de yerba.

Dicha opción sería una debacle para todos los que han invertido en este negocio. Y es que, ¿quién se cree que el consumo sea solo por fines médicos? El pasado sábado en Khaosan yo vi a decenas y decenas de gente haciendo cola para comprar marihuana y a todos ellos se les veía bien sanos.

Sukhumweed
Fachada de la tienda Sukhumweed.

Esto es solo una opinión, pero yo veo una tremenda oportunidad en mantener la situación tal y como está ahora. Si volviera a criminalizarse se perderían empleos y oportunidades de negocio para agricultores sin recursos. Y además se favorecería a las mafias y a la corrupción policial.

Mientras, yo aprovecharé para dar alguna calada, aunque ciertamente no me haya cautivado nunca lo de fumarme un canelo. Pero, qué diablos, hay que hacerlo porque esto podría ser muy bueno para Tailandia. Siempre que los mismos cafres que han peleado por despenalizarla ahora no la vuelvan a prohibir en menos de dos semanas de legalidad.

A contrapelo, por Luis Garrido-Julve
A contrapelo, por Luis Garrido-Julve
1400 933 Luis Garrido-Julve
2 comentarios
  • En todas las culturas suele haber siempre una droga legal permitida y suele prohibirse las otras.

    En Europa y Tailandia, entre otras muchas, es el alcohol. En los países musulmanes el el cannabis. Y así.

  • Como siempre un artículo extraordinario.

    Me alegro de la legalización de la marihuana.

    La prohibición de cualquier droga, para mi es, una hipocresía.

    Solo tenemos que ver que el alcohol y el tabaco, están legalizados, desde …

    Con la legalización de todas las drogas, los internos en las prisiones mundiales bajaría al 20%, esto quiere decir que el otro 80% lo están por comercio de drogas ilegales.

    Acompaño un video, en el que en 1,30 minutos, por cierto, – que me encanta -, y que envío a todos los adictos a los tranquilizantes y analgésicos que conozco y que son más de uno/una, y temas similares, para que reflexiones sobre la ingestión de esos fármacos porque se los prescribe su médico – mejor dicho camello legal -.

    Este consumo o ingesta de medicamentos legales, no se critica, cuando es una «pandemia» tanto en USA como en España, con resultados de miles de muertes y suicidios.

    https://www.youtube.com/watch?v=RFtymUitaN0

    Por cierto, yo he bebido alcohol desde los 13 años, y fumado desde los 20 años. Ambos temas lo he abandonado, el alcohol, el próximo 28 de agosto, hará 3 años, y el tabaco hace unos 11 años. Tengo 69 años cumplidos. No tomo ningún medicamento legal y fumé porros durante un año, cuando era joven, en mi vida también he tomado cocaína de forma muy esporádica. Lo mío, siempre fue el alcohol. Para mi el alcohol es la droga mas dura que existe en el mundo, y la que crea mas problemas de: salud, familiares, económicos, muertes en accidentes tráfico, peleas, etc., etc. y está legalizado.

    Estoy por la legalización de todo tipo de drogas, no de ahora, sino de siempre, al igual que lo está el alcohol y el tabaco, lo demás es hipocresía. Que es lo que por desgracia se lleva en todas las sociedades.

    No hago, por supuesto, apología de las drogas y menos de los medicamentos, pero toda persona debe saber que hace con su vida y poner freno, claro! si puede.

    Un saludo i salut Luis.

Dejar una Respuesta

Start Typing

Preferencias de privacidad

Cuando visitas nuestro sitio web, éste puede almacenar información a través de tu navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puedes cambiar tus preferencias de privacidad. Vale la pena señalar que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar tu experiencia en nuestro sitio web y los servicios que podemos ofrecer.

Por razones de rendimiento y seguridad usamos Cloudflare.
required





Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí