Cap. 07 – Kratie, más Mekong y los delfines Irrawaddy

Diario de viaje a Camboya capítulo 7
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de 5)
loadingCargando…

Quizás era la sensación de velocidad que daba un autobús tan viejo como el que montábamos, pero cuando llevábamos un rato de camino estaba convencida de que si todos los pasajeros sacábamos los brazos extendidos por la ventana a la vez, aunque el viejo bus rechinara, retumbara y estuviese súper oxidado, empezaría el despegue y nos pondríamos a volar.

El viaje no varió mucho al del día anterior, mismo paisaje, misma duración. La ventana nos mostraba  el trabajo en los campos de un país agrícola en el que la mayoría de gente aun se dedica al cultivo de arroz. Y el bus… si me hubiesen dicho que era el mismo me lo hubiese creído, igual de descuidado y  abandonado.

Otro autobús más...
Otro autobús más…

Entre unas cosas y otras llegamos a Kratie a mediodía y como paramos justo en el momento que más llovía nos quedamos en el mismo hostal que había delante de la parada: Heng Heng guest house. Una habitación con vistas al río, un baño y un ventilado, perfecta.  Concretamos con el dueño un tuk-tuk para ir a ver los delfines Irrawaddy esa misma tarde y nos fuimos a comer.

Pack ecológico de viaje

Mientras comíamos nos pusimos al día con Kratie, otra capital de provincia cuyo paso es obligatorio para los viajeros que deseen visitar el este del país, los que se dirijan a las provincias de Stung Treng o Mondulkiri o los que quieran hacer trekking y ver minorías étnicas. A las cuatro estábamos puntuales en la puerta de la guesthouse con el conductor que nos iba a llevar a ver a los delfines. Ésta es una de las atracciones típicas de la provincia, pagar para ver a estos mamíferos en el río Mekong. Se trata de unos delfines de agua dulce con la frente abombada y  cerca de Kratie, al igual que en la zona del río fronteriza entre Laos y Camboya se dejan ver. Son una especie en vías de extinción víctimas también de los jemeres rojos, ya que fue durante su dictadura cuando se capturaron más ejemplares apreciados por su aceite.

Y otro tuk-tuk más...
Y otro tuk-tuk más…

A orillas del río había una caseta donde podías comprar tu entrada por 9$ para estar durante unos 40 minutos en un barco viendo a los delfines. Aunque fuese una atracción típica para los turistas no me pude resistir a la oportunidad de verlos campar a sus anchar por el río y menos aun después de quedarme con las ganas el año pasado cuando estuvimos en las 4000 islas (Laos), así que Toni sucumbió a mis deseos y fuimos a verlos. La broma nos costó 33 dólares ( 15 para el tuk-tuk y 18 de las entradas).

De camino a la parte del río desde donde se pueden observar volvimos a pasar por unos cuantos poblados calcados a los de la provincia de Kompong Cham. Cabañas construidas todas al borde de la carretera, gente trabajando, vacas, cerdos, gallinas, miles de motos, y como no, un montón de niños saludándonos al pasar. Y la lluvia… Tuvimos suerte de que al llegar a la embarcación paró de llover. Una vez allí subimos al bote de un señor que nos esperaba y que nos llevó directo a una zona del río más alejada del ruido.

En la barca a la espera de ver a los delfines
En la barca a la espera de ver a los delfines

Recuerdo que cuando paró pensé “¿aquí vamos a ver algo?” y es que al principio tuvimos la sensación de que nos habían timado, de que no íbamos a ver ni un mísero pez, pero cuando estuvimos un rato parados, el oleaje provocado por el barco cesó y al momento de quedarnos sin hacer ruido fue cuando empezaron a asomar la cabecita los más osados. El señor que conducía el bote era el que más rápido los veía; acostumbrado como estaba empezó a hacernos señas y a avisarnos cada vez que veía alguno. Los delfines no permanecían mucho rato en la superficie pero se podían observar cada vez que salían a respirar y a los más juguetones que daban vueltas cerca de nosotros. Poco a poco fuimos yendo más hacia el centro del río acercándonos a la zona donde se encontraban la mayoría, tanto que llegamos a verlos a una distancia de 10 metros de nosotros.

La aleta de uno de los delfines
La aleta de uno de los delfines

Nos entretuvimos todo el rato intentando sacar alguna imagen de los nadadores, que aunque se mostraron simpáticos nos lo pusieron difícil escondiéndose tan rápidamente como salían a la superficie. Y sorprendentemente no cayó ni una gota durante todo el rato que estuvimos en el río. Cuando al señor le pareció que ya habíamos visto suficientes delfines para los 9 $ que habíamos pagado nos trajo de vuelta a la orilla y volvimos a Kratie.

De vuelta a la orilla; que pena...
De vuelta a la orilla; que pena…

Como aun era pronto decidimos dar una vuelta por el pueblo. Confundo imágenes en mi cabeza de Kratie y Kompong Cham, ambos situados en el trayecto del Mekong, pequeños y con un mercado más que parecido. Nos metimos  en la zona donde estaban vendiendo comida para grabar  un poco en video el ambiente, y si hay algo que me quedó marcado no fueron los colores sino los olores. Una mezcla muy fuerte de todo tipo de comida después de estar un día entero expuesta al aire y al sol: carne, pescado, salsas, arroz…

Mercado de Kratie
Mercado de Kratie

Continuamos viendo el mercadillo buscando unas chanclas para Toni que se había dejado las suyas en Phnom Penh. Se compró unas “burberry-camboyanas” por un par de dólares y al final terminamos comprando también 5 kramas. Aunque los jemeres rojos llevaban un krama rojo y los vietnamitas que entraron a liberar al pueblo Camboyano lo llevaban azul nunca me dio la impresión de que alguien usara el color del krama como símbolo, es más, como para ir eligiendo… ¡si los usaban hasta que se deshacían!

Tenderete donde compramos los Kramas
Tenderete donde compramos los Kramas

Nos dejamos caer en el Star restaurant, un local sencillo situado en una de las calles en dirección al rió pero que nos encandiló y nos retuvo allí mucho rato haciéndonos cervezas hasta bien entrada la noche, para terminar durmiendo, otro día más, a la vera del Mekong.

La última cerveza del día
La última cerveza del día

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

VISADO VIETNAM Y SEGURO DE VIAJE
Recuerda que te hará falta el visado de Camboya para viajar por este país
TRAMITAR VISADO CAMBOYA
close-image

Send this to a friend