Conmochila.com

Elephant Valley Project: ver elefantes en Camboya de forma respetuosa

Observando a uno de los ejemplares
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
4 275

Ponerme a escribir este artículo acerca de Elephant Valley Project (EVP) tras una crisis de confianza en los centros que “rescatan” elefantes es lo más difícil que he hecho desde hace tiempo con el blog. El hecho de saber que los que se autodenominan santuarios en Tailandia no están aprovechando la oportunidad de dar un paso más allá y educar a los turistas en el respeto profundo hacia estos animales me pone en la difícil tesitura de tener que plantearme si seguir recomendando esos refugios por los que hac e unos años hubiese puesto la mano en el fuego. No, no he cambiado de repente de opinión, la situación en Asia en general es demasiado complicada como para simplemente posicionarme a favor o en contra, y sé que los santuarios a día de hoy son necesarios porque hay animales que simplemente no se pueden reintroducir en su hábitat por muchas circunstancias. Pero si algo he aprendido después de un intenso y también complicado verano como veterinaria en uno de estos centros es que todavía estamos a mitad de camino.

No podemos dejar que los santuarios continúen siendo un lugar en el que los elefantes sean solo el objetivo de la cámara. No podemos excusarnos en que en el santuario están mejor (que lo están) para seguir cometiendo los mismos errores y que los elefantes sigan sufriendo los mismos problemas derivados de su cautividad. Hay que ir un paso más allá, conseguir que los elefantes sean elefantes y si hay una mínima posibilidad de reintroducir a algún ejemplar, aprovecharla. Y lo que es más importante, que el ser humano los vea como lo que son: un animal salvaje y no como algo que se pueda domesticar sin crueldad.

El caso de Elephant Valley Project es algo diferente pues si me he animado a escribir acerca de este lugar es porque es el que más se parece a un SANTUARIO de los que conozco a día de hoy, el centro en el que menos interacción entre los animales y los turistas he visto (prácticamente nada) y en el que más “libertad” tienen los animales. Si tuviese que definir lo que es un santuario de elefantes, seguramente describiría algo muy parecido a este rincón remoto de Monduliki, al oeste de Camboya.

Un inquilino de EVP
Un inquilino de EVP

¿Qué es Elephant Valley Project?

Elephant Valley Project es un proyecto que forma parte de E.L.I.E (Elephant Livelihood Initiative Environment), una ONG cuyo objetivo es mejorar la salud y el bienestar de los elefantes cautivos de la provincia de Mondulkiri (Camboya), conservar el hábitat de los elefantes salvajes y dar apoyo a las familias que trabajan con estos animales.

Esto es lo mejor de esta organización, que no se dedica simplemente a recoger elefantes, sino que actúa más allá ayudando a la comunidad bunong y los mahouts que viven de ellos y educando en la conservación de la jungla, cuya perdida es la principal amenaza para los ejemplares salvajes.

A día de hoy el santuario tiene 11 elefantes viviendo allí y el turismo que acude a diario financia todos los proyectos de la ONG E.L.I.E.

Bienvenidos a Elephant Valley Project
Bienvenidos a Elephant Valley Project

“Our goal is to simply let the elephants just be elephants in a stress free natural habitat”

¿En que consiste la visita a Elephant Valley Project?

Como ya he comentado anteriormente, en este santuario no hay interacción entre los elefantes y los turistas, más allá de observarles de cerca y con mucha precaución. Evidentemente aquí NO se monta en los elefantes, pero los visitantes tampoco les dan de comer (no existe el feeding time como en la mayoría de centros de Tailandia) ni les bañan en el río. El principal objetivo del lugar es que los elefantes puedan actuar como lo que son y no tengan que entretener a ningún turista.

Observando a uno de los ejemplares
Observando a uno de los ejemplares
Observándoles desde la distancia
Observándoles desde la distancia

Las opciones de visita son varias, desde un día a cinco, e incluyen el alojamiento y la comida. Si solo queréis pasar un día podéis reducir el coste haciendo un pequeño voluntariado de unas horas sacrificando un rato de visita. Avisamos que el trabajo es duro y que no es moco de pavo, puede que os pongan a construir nuevas instalaciones o a trabajar en los campos de cultivo de comida para los elefantes.

Agotados después de un par de horas trabajando en el campo
Agotados después de un par de horas trabajando en el campo

Los grupos de visita son muy reducidos y básicamente lo que se hace es visitar a algunos de los elefantes que en ese momento estarán paseando por el valle con su mahout. Los turistas lo único que hacemos es observar la rutina del elefante, al que, por lo que nosotros vimos, se le deja mucho espacio y libertad de movimiento. Y mientras tanto, un voluntario explica todo acerca del proyecto y responde a cualquier duda.

Nuestra experiencia “Taste of the jungle”

Como estábamos muy interesados en conocer el lugar decidimos pasar dos días y una noche en una de las habitaciones dobles. Combinamos las visitas con voluntariado, así que pasamos la mitad de cada día paseando por la selva aprendiendo todo sobre el proyecto y conociendo a algunos de los elefantes, y la otra mitad currando a base de bien. Nos tocó desbrozar un campo de piñas a pleno sol (sé que mi padre habría hecho más de un chiste si me hubiese visto en directo) y picar el cemento de unas instalaciones antiguas para reutilizarlas y construir un camino.

Picando piedra
Picando piedra

Nos alimentaron con deliciosa comida típica local, pudimos recuperar energía en su zona de descanso y dormimos en una habitación muy bonita aunque sencilla en medio del valle y con unas vistas inmejorables.

El comedor
El comedor
La bonita habitación
La bonita habitación

La experiencia fue intensa e incluso dura. Fueron muchas horas de trabajo y buscar a los elefantes significaba hacer trekking y salir a encontrarles. Sin embargo a día de hoy pienso que de todos los sitios que conozco ésta es la opción más recomendable. El contacto no es como quizás el turista se imagine, seguramente uno se queda con las ganas de tocar o ver más de cerca a los elefantes. Puede que alguien que va allí solo porque quiere ver elefantes se vaya decepcionado, pero alguien sensibilizado con el bienestar animal se  dará cuenta enseguida de la diferencia entre este lugar y el resto.

¿Una ONG o un negocio? La polémica está servida

Desde hace unos años existen rumores que atacan y acusan a Elephant Valley Project de hacer negocio de la causa de los elefantes. Algunos propietarios de alojamientos de Sen Monorom ponen en duda lo que el santuario describe en su página web e insinúan que no se está ayudando a la gente local. Estos rumores han crecido con la llegada del turismo, lo que hace que uno sospeche que pueda tratarse también de una campaña de desprestigio hacia Elephant Valley Project en favor de los tours que realizan otros locales en los que todavía se permite montar en los elefantes. Los que nos conocéis sabéis que nunca acudiríamos a un lugar en el que sospecháramos de maltrato, pero yo he formado parte de una asociación y he podido sufrir en mis carnes como la gente cuestiona tu trabajo e inventa historias sin pies ni cabeza. Como he dicho, yo no pongo la mano en el fuego por nadie, pero si hubo algo que, después de buscar y contrastar información me hizo creer en Elephant Valley Project fue que lo recomendaban desde la fundación FAADA Turismo Responsable.

Algunos podréis pensar, ¿y si existe la mínima duda porque simplemente no ir y ya está? Y lo comprendo perfectamente. Me horroriza la gente que acude a actividades llenas de polémica en las que el maltrato es evidente y lo justifica con un “era para formar mi propia opinión”, argumento muy utilizado por los que van a hacerse fotos con tristes tigres. Sin embargo la situación con los elefantes en Asia es diferente a la de los tigres u otros animales explotados, pues no estamos hablando de un animal que se esté criando para utilizarlo en espectáculos. Estamos hablando de una población de elefantes cautivos que ha trabajado muchos años en la tala o como medio de trasporte y a la que ahora hay que ayudar y dejar de explotar. El turismo puede ser parte de la solución o seguir siendo parte del problema, y a mí que sabéis que tengo especial debilidad por los elefantes y que estoy muy sensibilizada con la causa, me encantaría poderos contar cual es la solución perfecta. Y aunque ese día todavía no ha llegado, Elephant Valley Project está haciendo un gran esfuerzo.

¿Puede el turismo ayudar a los elefantes?
¿Puede el turismo ayudar a los elefantes?

Como ya he dicho, muchos santuarios distan de ser lo que deberían ser en una situación utópica, pero los cambios llegan lentamente y la sensibilidad de la gente también. Muchos lugares siguen permitiendo que se dé de comer a los animales y se les bañe en el río (con el estrés que esto puede llegar a suponer y el mensaje erróneo que puede mandar acerca de la fauna salvaje en general) porque esto es lo que atrae al turismo y el turismo es el que aporta el dinero. Al menos esto no sucede en Elephant Valley Project y eso hizo que les diera mi voto de confianza.

Mi opinión: Desde mi punto de vista y hablando estrictamente de bienestar animal, este es el mejor lugar que conozco. Desconozco si es verdad que el dinero va a parar donde ellos dicen que va a parar y tampoco puedo afirmar o descartar si ahí hay alguien que esté sacando provecho, pero los elefantes tienen más libertad que en los santuarios más conocidos de Tailandia.

El día a día de los elefantes en Elephant Valley Project
El día a día de los elefantes en Elephant Valley Project

Pese a algunas decepciones creo firmemente que debo seguir recomendando los lugares en los que se está intentando hacer algo por cambiar la situación de los elefantes. En primer lugar porque me gustaría evitar así que la gente acuda a lugares peores en los que los elefantes cargan pesadas sillas o pintan estúpidos cuadros. Y en segundo lugar porque sigo creyendo que los “santuarios” son ese paso intermedio hacia una situación ideal, siempre y cuando se esté haciendo algo también por conservar su hábitat. Evidentemente, la mejor de las situaciones sería que se pudiera reintroducir a todos los elefantes, pero no es así de sencillo: hay muchos elefantes en cautividad, muy poca selva y demasiada gente que depende de ellos…

Un elefante extremadamente delgado en plena recuperación
Un elefante extremadamente delgado en plena recuperación

Cómo  reservar en Elephant Valley Project

Si finalmente os animáis a ir a Elephant Valley Project tenéis las instrucciones en este apartado de su página web, ellos os dirán si hay disponibilidad para la fecha que tenéis pensado ir. Recomendamos reservar con antelación, sobretodo en temporada alta, porque los grupos son limitados y reducidos.

Cómo llegar a Elephant Valley Project

La oficina del santuario está en Sen Monorom, provincia de Mondulkiri y es el lugar al que hay que acudir el día de la visita. Tenéis toda la información  para llegar a esta población en este enlace Cómo ir de Phnom Penh a Sen Monorom de forma cómoda y rápida.

Y finalmente, si os interesa el tema y queréis saber un poco más acerca de lo que hemos escrito de turismo respetuoso con los animales, os dejo el enlace de nuestro artículo Turistadas y maltrato animal: infórmate y no seas cómplice

Localización de oficinas

NOTA: ¿Te vas de viaje? Recuerda que puedes conseguir un 5% de descuento en IATI seguros de viaje solo por ser lector de conmochila. Haz click en el link anterior donde te explicamos cómo obtenerlo.
4 Comentarios
  1. Miquel Bonet Alomar dice

    Hola Carme, en breus voldriem anar a fer de voluntaris a aquest projecte. A través de la web només trobem per fer-ho 5 dies. Com ho vareu fer vosaltres? Què ens recomanes?
    Si vols ens escrivim per mail. Mil gràcies

    1. carme dice

      Hola Miquel, entra a l'apartat "visit" en comptes del de "volunteer" i ahí trobarás l'opció combinada activitats i visita als elefants. Encara que a nosaltres ens va gradar passar allí la nit, crec que amb un dia és suficient per a conèixer el projecte.
      Passeu-ho be!!

  2. Teresa Sayol dice

    Hola Carme! En 3 semanas voy a Camboya y después de leer tu post he decidido incluir en mi ruta un pequeño voluntariado en este Santuario, tengo varias dudas, te importaria si nos escribimos por mail a ver si me puedes ayudar? Te dejo mi dirección [email protected]
    Mil gracias!!

    1. carme dice

      Por supuesto que no, te escribo al mail :)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.