Viajar en moto por Vietnam: ventajas e inconvenientes

Tras dos meses enteros recorriendo Vietnam en moto (con nuestra querida moto Km0) parece que ha llegado el momento de hacer balance de nuestro viaje. Dos meses que se dice muy rápido, pero son 60 días rodando (ocho semanas y media) que nos han llevado desde Hanoi hasta el Delta del Mekong, pasando por el noroeste del país hasta llegar a Sapa. Parece que fue ayer cuando os pedíamos ayuda con el nombre de la moto y ya llevamos unos cuantos kilómetros de ruta en la espalda. Más de 3500km para ser exactos pero llenos de historias y personajes que nos han permitido conocer varias caras de Vietnam y que han llenado nuestro viaje de inolvidables recuerdos.

¡¡2 meses en moto por Vietnam!!
¡¡2 meses en moto por Vietnam!!

Ahora bien, ¿lo volveríamos a hacer? A lo largo de nuestro periplo hemos compartido con vosotros los mejores momentos, y algunos malos también. No todo ha sido de color de rosa y no todo el mundo hubiese disfrutado con esta manera de viajar, estoy completamente segura. ¿Queréis saber cuál es nuestra conclusión? Tras los pros y los contras, nuestro veredicto final.

DESVENTAJAS

A la pregunta de tengo dos noticias que darte, ¿cuál prefieres que te de primero? Yo soy de las que siempre contestaría «primero la mala», así que por eso os voy a hablar primero de las cosas quizás no negativas pero si menos agradables. Las que nos ha hecho ponernos en algún momento de muy mal humor o las que nos han hecho tener momentos de crisis y gritar «¿por queeeeeeeeeeeeeé?» Bueno, tampoco hace falta dramatizar. Ahí van:

El dolor

Lo peor de viajar en moto para nosotros sin duda es la falta de comodidad (y eso que nuestra moto era de las más confortables que probamos). Las dos primeras horas del día es algo que ni piensas, estás disfrutando del paisaje o muy entretenido intentando esquivar motoristas kamikaces, pero a partir del minuto 121 tu culo se empieza a resentir. Vale que en algunas ocasiones hemos tenido que viajar en algún medio de transporte público que dista de ser una experiencia placentera (como los saturados taxi brousse de Madagascar) pero ese dolor de nalgas continuo producido por la compresión de tu propio cuerpo y el sillín en tu culo es algo que sin duda no echaremos de menos. No sabemos si el culo de los moteros se termina adaptando de manera que se vuelven inmunes o realizan algún tipo de ejercicio de meditación en plan «no hay dolor». Pero si hay truco, por favor, ¡que nos lo cuenten!

El tráfico de Vietnam

Sí, esas calles y carreteras repletas de motos de las que tanto has oído hablar y que caracterizan al país. Yo creo que la media de motos por habitante supera la de 1 por persona, porque si no es inexplicable tal cantidad. A eso hay que añadirle la ilógica con la aquí se conduce: motoristas que salen salvajemente a la carretera desde un camino que no ves hasta que no estás a dos metros (sin mirar antes, por supuesto, y cargados hasta los topes de cualquier mercancía), autobuses y camiones que circulan como si no existiese nadie más a su alrededor y escolares en bici que aparecen de la nada y que circulan uno al lado del otro ocupando media vía. Por no hablar de los animales que ignoran completamente el peligro de la carretera y debes evitar atropellar: perros que duermen en medio de la calzada totalmente ajenos al escándalo de las bocinas, vacas que cruzan conocedoras de su innata preferencia para hacerlo y gallinas suicidas que se empeñan en cruzar pasando por debajo de la motocicleta en marcha (y salen totalmente ilesas, ¡y si no que nos lo digan a nosotros!). Toda una carrera de obstáculos. Si tu práctica sobre la moto se reduce a ir de casa al trabajo y del trabajo a casa, necesitas pasar a un nivel más alto antes de conducir por Vietnam.

Avispero de motos en Ho Chi Minh city
Avispero de motos en Ho Chi Minh city

Las inclemencias del tiempo

No conocemos el por qué de tales circunstancias meteorológicas en Vietnam, pero en 60 días podemos decir que hemos pasado por todas las estaciones del año. Empezamos con un lluvioso otoño por el noroeste del país que nos obligó a comprar todo el equipo impermeable y que poco a poco, como ya amenazaba la niebla, se fue convirtiendo en un frío invierno en Sapa. Después de haber tenido que comprar prendas para combatir las bajas temperaturas, estas fueron subiendo muy poco a poco a medida que nos dirigíamos hacia el sur, permitiéndonos disfrutar de una pequeña primavera antes de sufrir un caluroso verano en Ho Chi Minh y el delta del Mekong.

Frío + lluvia + niebla = ¿?
Frío + lluvia + niebla = ¿?

Reparaciones y mantenimiento

La moto necesita mimos: cambios de aceite, piezas que se rompen y hay que hay que cambiar y ruedas que se pinchan inevitablemente. Lo peor que te puede pasar es que esto te suceda en el único sitio de Vietnam en el que no hay un mecánico en 10 kilómetros a la redonda y tengas que terminar siendo arrastrado por una bellísima persona que se apiada de tí porque le diste lástima empujando la moto a casi 30 grados bajo el sol. Y sí, a nosotros nos pasó. No obstante, si no eres tan extremadamente gafe, los talleres en Vietnam son como dios, están en todas partes, son omnipresentes y un vietnamita no podría sobrevivir sin ellos. Cada pocos metros se pueden ver carteles con la frase «Sửa Xe may» y, muy cerca de ellos, ajetreados mecánicos reparando alguna moto en medio de una nube de tornillos y piezas de recambio.

Mantenimientos habitual de nuestra Km0
Mantenimiento habitual de nuestra Km0

VENTAJAS

Libertad

Ese es el verdadero motivo por el que decidimos viajar en moto, la libertad de elegir en cualquier momento y sobre cualquier cosa, solamente sujetos a los inevitables caprichos de la moto de los que acabamos de hablar.

  • Horarios: Empezar cada jornada a la hora que nos ha apetecido sin depender de horarios de autobuses o trenes. A decir verdad, ésta a veces puede ser una arma de doble filo si, como nosotros, no sois personas que madrugan, pero en general ha sido todo un alivio. Además nos hemos podido evitar viajes a estaciones para averiguar horas de salida, colas para comprar billetes o comisiones innecesarias.
  • Paradas: Libertad también de parar en cualquier lugar para disfrutar de bellos paisajes o hacer fotos durante todo el rato que queramos, parar cuando tenemos hambre o cuando nos apetece un café y no cuando decida el conductor del autobús. Porque si algo hemos disfrutado han sido cada uno de los cafés que nos hemos hecho en los puestos de carretera, sin duda alguna mucho mejores que los de cualquier restaurante.
  • Elegir destino: Los pueblos que se salen de la ruta son mucho más accesibles cuando uno tiene su propio medio de transporte, destinos a los que seguramente en un viaje típico no se llegaría o se tardaría demasiado para contemplarlo en el itinerario.
Camino a Mui Ne
Parada camino a Mui Ne
Parada a descansar
Parada a descansar
¿Dónde están los turistas?
¿Dónde están los turistas?
El delicioso "Ca Phe Sua". Foto sacada de nuestra cuenta de instagram @conmochilagram
El delicioso «Ca Phe Sua». Foto sacada de nuestra cuenta de instagram @conmochilagram

Autenticidad

Esta deriva inevitablemente de la primera ventaja, pues gracias a la libertad que nos ha propiciado la moto hemos conocido lugares no turísticos, cafeterías auténticas y paisajes increíbles. Y con todo ello, una gente que nada tiene que ver con todo lo que habíamos leído sobre los vietnamitas. En dos meses de viaje recuerdo solamente a un par de personas espabiladas que se han querido aprovechar de nosotros, pues la gran mayoría de los vietnamitas de los lugares menos típicos que hemos visitado nos ha recibido con tanta amabilidad como curiosidad sin hacernos sentir como dólares con piernas.

Complicidad total con la gente
Complicidad total con la gente
Incluso posan para la foto ;-)
Incluso posan para la foto ;-)

Experiencia

Y no hablo solo de la que tiene Toni ahora conduciendo moto, pues yo creo que tras conducir en Vietnam podrían convalidarle un master en conducción, sino de la que nos llevamos con nosotros. Cada una de las excursiones, cada una de las conversaciones en mímica que hemos tenido con gente que no tiene ni idea de inglés y cada recuerdo que sin duda alguna sin Km0 hubiese sido diferente.

CONCLUSIÓN

Aunque la primera lista tuviese el doble de puntos negativos, creemos que las tres palabras de la segunda pesan indudablemente muchísimo más que las otras en una balanza. Para nosotros al menos así ha sido. Y aunque ahora mismo no tengamos ganas de ver una moto ni en pintura durante unas semanas, sí, repetiríamos. ¿Estarías dispuesto a pasar por las “penurias” para disfrutar de las ventajas? Suponemos que eso depende del precio que le ponga cada uno a su propia libertad. Nosotros no nos hemos arrepentido ni un solo momento.

'VISADO
Recuerda que te hará falta el visado de Vietnam para viajar por este país
TRAMITAR VISADO VIETNAM
close-image