Koh Samet, ¿vale la pena ir a «la playa de Bangkok»?

Si has llegado hasta aquí es porque quieres saber si Koh Samet es una isla que vale realmente la pena, así que para ponerte en situación y entiendas nuestra opinión deja que te cuente algo primero.

De todas las cosas que se pueden hacer de viaje, como a la gran mayoría de mortales,  visitar playas e islas es una de nuestras favoritas. Nos gustan los paisajes llenos de palmeras y disfrutamos bebiéndonos sus cocos estando colgados de cualquier hamaca. Y si hablamos del mundo submarino, podemos pasar horas sumergidos en el agua haciendo snorkel hipnotizados ante cualquier arrecife de coral.

Si has consultado alguna de nuestras guías habrás podido comprobar que, en cualquier país que tenga costa, nosotros allí hemos ido a parar. Y de todas las islas que hemos visitado, las que más nos gustan son las solitarias, al menos las que tienen playas en las que puedas escapar del bullicio.

Sin embargo, en nuestras andanzas por el sudeste asiático hemos tropezado en alguna ocasión, muy pocas la verdad, con algún destino que, pese a nuestro amor por la playa, nos ha hecho salir huyendo. Uno de esos lugares es Koh Samet, de la que os venimos a hablar hoy.

"Bienvenidos" a Koh Samet
«Bienvenidos» a Koh Samet

A Koh Samet llegamos después de unos idílicos y tranquilos días en las islas de Koh Chang y Koh Kood, donde, tras haber visitado ya muchos destinos de Tailandia, quedamos impresionados con la amabilidad de la gente y la paz del lugar. Estábamos de viaje con unas amigas que terminaban sus vacaciones en la capital en pocos días y pensamos, «bueno, viene de paso, así que vamos a visitar otra isla». Quizás por eso, por el contraste, nos echó para atrás desde el primer instante.

Y así es que nos fuimos a la famosa playa de Bangkok a la que, según dicen, se escapa la gente de la capital cuando necesita huir de la caótica y a veces estresante urbe, pero ¿vale realmente la pena?

El color dl agua de Koh Samet
El color dl agua de Koh Samet

Koh Samet, ¿vale la pena?

La isla de Koh Samet es bastante pequeña y se encuentra a unas cuatro horas de Bangkok y, siendo sinceros, diremos que es muy bonita, con playas de aguas turquesa y algún mirador en el que contemplar los islotes vecinos. Con una moto alquilada uno puede atravesarla de cabo a rabo parando en sus playas a ritmo pausado. El problema para nosotros es el tipo de turismo al que se ha enfocado o, digámoslo de otra forma, la forma en la que la han explotado.

Bonita sí que es
Bonita sí que es

Se han construido resorts a primera linea de playa siendo a veces difícil distinguir donde termina el asfalto y empieza la arena. La cosa no termina ahí pues, además de comerse literalmente la playa, algunos de estos hoteles impiden que los que no estemos alojados allí disfrutemos de su tramo de arena. Nos pasó así en la playa de Ao Prao, en la que ni siquiera nos dejaron utilizar las tumbonas que ocupaban todo el lugar, ni haciendo una consumición, obligándonos a sentarnos en las mesas del comedor ¿¿?? ¿Para qué pensarían que llevábamos puesto el bikini? En fin…

Ocupado
Ocupado

Frustrados tras un primer intento de acercarnos al agua y después de beber un coco demasiado caliente para el precio que habíamos pagado, decidimos acercarnos a uno de los extremos donde no había ningún resort con exclusividad total.

Como puedes ver en las fotos la playa es preciosa, pero donde no hay hoteles tampoco hay arena para sentarte y, además, es donde paran muchos de los barcos de los boat trips a almorzar, así que te puedes imaginar cuánta gente se puede amontonar a determinadas horas de día.

Hora punta en Ao Prao
Hora punta en Ao Prao

Por otra parte las playas del este son muy bonitas, algunas de ellas con un agua azul turquesa hipnótico. En honor a la verdad, puede que parte de nuestra decepción se amplificara por el viento que hacía esos días, no dejándonos apreciar completamente la verdadera belleza de algunas de sus mejores playas. Pero vamos, es difícil disfrutar de un lugar cuando no hay manera de encontrar un rincón en el que extender la toalla y resulta incómodo tener que ir atravesando resorts para llegar al agua, sobretodo para alguien que busca un rinconcito solitario.

Para rematar, es carísima. Recuerdo parar en un restaurante enfrente de Had Sai Kaew y no poder salir de mi asombro al ver el precio del padthai: 280 bahts ¿llevaría caviar? Comer en los restaurantes de Koh Samet significa duplicar el presupuesto. No hace falta que diga pues, que los precios de los alojamientos son mucho más elevados que en otras partes de Tailandia… Si buscas una isla barata, sin duda alguna esa no es esta.

Creo que queda claro que, tras nuestra experiencia, es muy improbable que nosotros volvamos a Koh Samet, pero para gustos colores. Soy consciente también de que, tras muchos años de andanzas por el sudeste asiático, hemos visto muchas playas y, en nuestra cabeza, la ideal es la que tiene lo mejor de nuestras favoritas y eso es imposible que lo lleguemos a encontrar algún día, sobretodo con el ritmo de construcción y destrucción que lleva el ser humano.

Koh Samet no es la isla de nuestros sueños
Koh Samet no es la isla de nuestros sueños

A su favor diré que está limpia, pues no vimos la indecente cantidad de basura con la que tropiezas en otras zonas y, además, encontramos carteles en los que se pide que no se utilicen bolsas de plástico ni recipientes de FOAM. Pero ya sabemos que a peor las cosas cambian muy rápidamente… ¡esperemos que no!

Bien por Koh Samet
Bien por Koh Samet

¿Pero qué hay en Koh Samet?

¿Qué hay entonces en Koh Samet para que vaya tanta gente desde Bangkok? Pues aunque el principal motivo sea la corta distancia que los separa en comparación con el resto de islas, como he dicho antes, la isla tiene su belleza.

Si eres de los que no huyen de las multitudes y tu idea de playa incluye un resort en primera linea, unas cervezas y unas tumbonas en las que pasar el rato, entonces Koh Samet no se te atragantará como a nosotros y la disfrutarás debidamente.

Como no quisimos irnos de allí sin darle por lo menos una oportunidad, nos dimos una vuelta por toda la isla e hicimos unas cuantas fotos. ¡Que no se diga que por lo menos no lo intentamos!

A ver, que nosotros no la recomendaríamos a amigos que sepamos que tienen unos gustos parecidos a los nuestros, pero tampoco fue un drama tener que pasar allí un par de días. Para no ser injustos te mostramos las playas y ya juzgas por ti mismo.

Had Sai Kaew

La playa más concurrida es Had Sai Kaew, al noreste. Cuando llegas a ella pagas la entrada del Parque Nacional que vale para varios días y toda la isla (200THB). Sin embargo pese al nombre de la tasa de dicho ticket, lo primero que uno se encuentra es una calle de asfalto llena de tiendas que hay que atravesar si se quiere llegar a la playa. Allí encontrarás a muchísima gente, sobretodo grupos haciéndose fotos en la arena. Poco más os podemos contar porque allí duramos el tiempo que tardamos en hacer algunas fotos.

Had Sai Kaew
Had Sai Kaew

Ao wai

Ao wai me pareció de las más bonitas por el color de su agua, pese a que la corriente y las olas que había ese día no invitaban a entrar a nadar. Pero menos que el viento, lo que no nos gustó nada fue tener que meternos dentro de un resort para llegar a ella, así que después de un chapuzón rapidísimo nos fuimos de allí.

Ao wai
Ao wai

Viendo fotos de esta playa por internet y comparándolas con las nuestras, creo que el problema fue que, debido a la corriente, la marea estaba muy alta y te obligaba a estar metido prácticamente en el resort. Una pena no ver esta parte de la isla un día con menos viento, pues tiene que ser realmente bonita.

Una de las playas más bonitas de Koh Samet
Una de las playas más bonitas de Koh Samet
Pese a las olas
Pese a las olas

Ao kiu na nok

En Ao kiu na nok paramos por curiosidad y porque nos venía de paso, pero el mar estaba tan embravecido y la arena tan llena de espuma que nos fuimos corriendo a otra parte. La única foto que tenemos es esta y la sensación que nos llevamos es parecida a la anterior, seguro que con el mar en calma debe ganar mucho.

Ao kiu na nok
Ao kiu na nok

Ao Prao

Ao Prao es la playa desde la que ver la puesta de sol y el lugar perfecto si en la costa este hace demasiado viento. Sin embargo es la misma de la que estábamos hablando al principio del artículo, algo saturada de resorts y llena de lanchas en hora punta.

Ao Prao
Ao Prao

En las fotos se aprecia cómo de clara es el agua y lo limpia que está, algo poco común en demasiadas playas del sudeste asiático (punto a favor, no todo es malo).

Aguas claras
Aguas claras
Cuando se van los barcos se disfruta más el bañito
Cuando se van los barcos se disfruta más el bañito

Cuando llegan las lanchas de las excursiones se llena de gente que baja a almorzar. En un extremo de la playa las agencias preparan unas mesas con comida para que se sirvan los turistas que van allí a comer.

Imitando al personal XD
Imitando al personal XD

Miradores

Al sur de Koh Samet hay un par de miradores desde los que se avista la pequeña isla de Koh Chan. Aparte de hacer algunas fotos, no hay mucho más que hacer allí, así que no vale mucho la pena ir si no dispones de vehículo propio. Lo bueno es que no hay que pagar para llegar a estos.

Miradores de Koh Samet
Miradores de Koh Samet
Y sus vistas
Y sus vistas

Una vez vista la isla y sin haber encontrado ninguna playa que nos gustara demasiado, nos dedicamos a holgazanear en los restaurantes que había cerca de nuestro alojamiento, al norte. Eran caros, sí, per por lo menos eran bonitos y tenían vistas.

Algo que sí hicimos: descansar
Algo que sí hicimos: descansar

Cómo moverte

Puedes alquilar una moto y recorrer la isla a tu ritmo o puedes ir en taxi. Son tipo pick up y suelen llevar a grupos de gente de una playa a otra, al menos a las principales.

Dónde dormir

Hay algún alojamiento de entre 10 y 20 euros, pero no es lo común, pues suele ser todo más caro que en otras zonas.

Cómo llegar a Koh Samet desde Bangkok

  • Paso 1: Bus desde Bangkok (estación de Ekkamai) hasta el muelle de Ban Phe en Rayong, tarda unas 3 horas.
  • Paso 2: Ferry desde Ban Phe hasta la isla
  • Alternativas:
    • La compañía Boonsiri vende tickets combinados bus + ferry que puedes adquirir en 12go asia y en algunas agencias venden tickets de minivan + ferry.
    • También puedes llegar desde Koh Kood o Koh Chang con la compañía Boonsiri. El ticket incluye los dos ferris (hasta el muelle de Trat y desde el Muelle de Rayong) y el autobús entre ambos (no hay ningún ferry directo a Koh Samet, hay que ir por carretera de un puerto a otro).

Conclusión, ¿ir o no ir a Koh Samet?

Nuestros humilde opinión personal es que no vale la pena. Si dispones de tiempo te recomendamos que vayas a otra zona, a una isla más grande en la que por lo menos si sale un mal día, puedas realizar otras actividades.

Localización

Otros destinos de Tailandia