Koh Kood (Ko Kut), belleza inadvertida y perfecta para el relax

El agua de Koh Kood, mucho mejor que una piscina
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Koh Kood aparece en las guías más populares de Tailandia y, si te fijas en el mapa, es de las islas más grandes del país. A pesar de eso y sorprendentemente, el grueso de los turistas la suele ignorar, o a lo mejor es que no se atreven a llegar donde no lo hace el 7-eleven, por lo que pueda pasar… A Ko Kut tampoco ha llegado la idea de que para disfrutar del paraíso es necesario montar chiringuitos con música atronadora en la arena o el concepto de que el viajero necesita siempre alguna actividad con la que entretenerse para ser feliz. Koh Kood no es virgen pero permanece intacta, inmune al turismo de masas.

Koh Kood

Ko Kut, como lo verás también escrito en algunas webs, se encuentra en la provincia de Trat y está situada cerca de la vecina Camboya. Si está entre los posibles destinos de tu viaje a Tailandia, sigue leyendo que te contamos más.

¡Bienvenidos...
¡Bienvenidos…
La playa delante del resort
…a Koh Kood

¿Qué hay en Koh Kood?

En la isla de Koh Kood hay poco que hacer si no te gusta el agua. Sus principales atracciones son unas preciosas playas en las que nunca hay demasiada gente, varias cascadas y algún árbol centenario. No es tu destino si buscas fiesta, ni siquiera si buscas un poco de movimiento porque hay escasos restaurantes y menos lugares de copas. Para estos quehaceres hay mejores islas como Phuket o Koh Phangan cuando se celebra la full moon party.

El máximo esfuerzo que puedas hacer será pedalear una bici, si encuentras un lugar donde alquilarla, remar desde un kayak o decidir a qué playa ir cada día.

En Koh Kood tampoco encontrarás la mayoría de los típicos packs de actividades populares enfocados a los turistas y, por suerte, a los animales aquí no se les utiliza para pasear por la selva ni para fotos de instagram, algo por lo que debería recibir un premio.

Como has podido deducir, Koh Kood es tu isla si lo que buscas es simplemente relajarte.

¿Alguien ha dicho relajarse?
¿Alguien ha dicho relajarse?

Playas de Koh Kood

Empecemos por lo que verdaderamente importa en Koh Kood, sus playas. Las más bonitas y con alojamientos se encuentran bordeando toda la zona oeste y sur. Todas comparten el encanto de ser preciosas, tranquilas y de aguas sosegadas en época seca. A continuación te mostramos nuestras favoritas, difícil escoger la mejor.

Klong Chao Beach

Es una piscina de agua clara con un estrecho tramo de arena cuando la marea está alta. En nuestra opinión una de las más bonitas de Koh Kood. Algunos resorts se han establecido en esta playa, por suerte sin hacerse dueños del lugar, así que puedes pasear por ella tranquilamente.

Klong Chao
Klong Chao
Klong Chao Beach
Sus aguas cristalinas

Como puedes ver en las fotos, puedes extender tu toalla o pareo debajo de las palmeras y otros árboles que hay cerca de la orilla. Con esto quiero decir que puedes ir a pasar un largo rato.

¿Os están dando ganas de nadar?
¿Te están dando ganas de nadar?

Ao Khlong Hin

Dos columpios colgados de una palmera era lo único que necesitábamos para pasárnoslo bien, pero es que además el paisaje no podía ser más fotogénico. En la playa de Ao Khlong Hin hay un chiringuito en el que comprar cocos y un restaurante con un comedor de tamaño muy optimista teniendo en cuenta la escasa gente que uno ve por allí. Pero dale un ojo a las fotos, que te van a convencer antes que mis palabras.

Ao Khlong Hin
Ao Khlong Hin
Que alguien le quite el columpio
Que alguien le quite el columpio
El agua de Koh Kood, mucho mejor que una piscina
El agua de Koh Kood, mucho mejor que una piscina

Haad Bang Bao

Haad Bang Bao es la playa de las siestas, de las nuestras por lo menos, en la que ni siquiera el sonido de las discretas olas te despertará. Su agua no es tan azul como en las anteriores, pero si sale un día bueno, parecerá que nadas en un lago. En esta hay también unos cuantos resorts, pero como puedes ver en las imágenes, la gente debe estar escondida en sus cabañas…

Tranquila por aquí
Tranquila por aquí
Tranquila por allá
Tranquila por allá

Ao Phrao

Salvaje y prácticamente solitaria si evitas las zonas de los escasos alojamientos, en Ao Phrao todavía es posible sentirse como un explorador. Cuesta un poquito más llegar con la moto porque está al sur de la isla y el último tramo es de arena, pero merece la pena si lo que quieres es tener una playa para ti. A día de hoy seguimos sin creernos que nadamos en este paraíso prácticamente solos.

Salvaje
Salvaje
Y solitaria
Y solitaria

La playa de Suanya resort

El tramo de playa que hay delante del alojamiento Suanya resort es tan pequeño que parece que no tiene nombre, no estoy muy segura de si pertenece a Ao Khlong Mat o no. Sin embargo eso no le impide ser uno de los rinconcitos con más encanto de Koh Kood, pues desde allí se presencia el atardecer con más magia de toda la isla.

Una estrella de mar
Una estrella de mar

Una larga pasarela de madera y la silueta de los más rápidos perfilan el horizonte en el que, cuando se pone el sol, nadie puede evitar fijarse.

La playa delante del resort
La playa delante del resort
Vistas desde la pasarela
Vistas desde la pasarela
Atardecer
Atardecer
Las sirenitas de Koh Kood
Las sirenitas de Koh Kood
Últimos rayos del sol en Koh Kood
Últimos rayos del sol en Koh Kood

Cascadas de Koh Kood

Cambia de paisaje y adéntrate en la selva de Koh Kood. Cuando hay agua podrás nadar en sus cascadas en las que, no te asustes, centenares de peces se acercarán a tu piel y te harán, de forma totalmente gratuita (no hay que pagar entrada en las cascadas) un buen peeling. Se trata de la especie garra rufa y este pez con aires de dermatólogo que habrás visto en algunas peceras (también conocido como pez doctor) se come las células muertas. Tranquilos, ¡no duele!

Parece que alguien tiene hambre
Parece que alguien tiene hambre

Khlong yai kee

Son unas cascadas pequeñas a las que llega poquita gente, seguramente porque están más al norte. Su piscina es pequeña y hay poco espacio para resguardarse del sol. Si tienes poco tiempo recomendamos las siguientes, más impresionantes.

De camino a Khlong yai kee
De camino a Khlong yai kee
Khlong yai kee, una de las cascadas de Koh Kood
Khlong yai kee, una de las cascadas de Koh Kood

Khlong chao

Más grandes y más espectaculares, aunque por esa misma razón encontrarás muchos más turistas. En Khlong chao waterfall puedes nadar hasta la cascada y ducharte con los chorrazos de agua, pero sujétate bien el bañador o te lo arrancará de la piel. En estas cascadas encontrarás también cuerdas desde las que saltar desde las rocas al agua y hacer piruetas.

De camino a Khlong chao
De camino a Khlong chao
A remojo en Khlong Chao
A remojo en Khlong Chao
La piscina
La piscina

Otras cosas que hacer en Koh Kut

Como ya te hemos comentado hay pocas cosas que hacer en Koh Kood que no sean ir de playa en playa y beber cocos. Si necesitas algo de acción puedes alquilar un kayak.

También puedes hacer un poco de turismo visitando las barriadas y pueblos pescadores como Ao saldad o dejarte sorprender por la naturaleza yendo a ver el Makka tree, de 500 años de edad.

Barriada de pescadores de Koh Kood
Barriada de pescadores de Koh Kood

Cómo moverse por la isla

Al ser una isla pequeña  cuyo pueblos son las barriadas de casas de pescadores, no vas a encontrar autobuses que te lleven de un sitio a otro. Los alojamientos y las “agencias” (cualquier persona algún contacto con empresas de transporte) pueden organizar tu traslado desde o hasta al puerto en pick up, pero el vehículo estrella es la moto.

Las carreteras son tranquilas y están en buen estado, pero como siempre decimos, si no tienes experiencia con la moto no experimentes en Tailandia (ni el sudeste asiático en general), menos en esta isla pues los hospitales bien equipados están lejos. No recuerdo haber visto bicicletas en Koh Kood, pero no descarto que algún alojamiento tenga alguna.

Dónde dormir

Tiene menos oferta económica que otras islas más mochileras porque durante tiempo ha tenido fama entre viajeros que llegaban en packs turísticos, pero hoy en día puedes encontrar habitaciones por 15-20 €. Si lo que quieres es darte un homenaje hay unos cuantos resorts, como el que escogimos nosotros: Suanya resort.

 

Cómo llegar a Koh Kood

Paso 1

Bus o avión hasta Trat: Lo primero que tienes que hacer si estás en otra zona de Tailandia es ir hasta Trat, desde cuyo puerto se llega tanto a Koh Kood como a Koh Chang. Los autobuses de Bangkok salen desde la estación de Ekamai. Puedes comprar el billete del bus + ferry.

 

Si estás bastante lejos puedes volar hasta el aeropuerto de Trat donde vuela la aerolínea Bangkok airways.

 

Paso 2. Ferry

Ferry: Una vez en el puerto de Trat tendrás que pillar un ferry hasta Koh Kood. Ten en cuenta las horas de viaje hasta Trat porque si llegas demasiado tarde y no hay más ferries vas a tener que dormir una noche en Trat.

La compañía Boonsiri ofrece tickets combinados bus + ferry desde Khaosan y otras partes como Koh Samet o Pattaya.

 

Speedboat: menos cómodo que el ferry pero buena opción si quieres ir desde Koh Chang (Bang Bao Pier). Los billetes los podrás comprar en cualquiera de las agencias que hay en la carretera principal de la isla.

¿Quedan paraísos secretos en Tailandia?

Pese a que las playas más discretas y relajadas de Tailandia ya no son un secreto para nadie, algunas islas se resisten a seguir el camino que tomaron algunas de sus hermanas mayores. Destinos como Ko Samui o Phuket han llegado a tal punto de desarrollo que cuando uno está en ellas casi pierde esa sensación isleña que al final es lo que uno busca cuando viaja hasta estos lugares. Otras como Koh Phangan, Koh Tao o Koh Lipe están en esa línea roja que separa un lugar idílico de un paraíso perdido.

Y luego están las islas como Koh Kood, que son pocas pero quedan algunas. Ya no son un misterio, incluso llevan siendo famosas un tiempo entre algunos sectores del turismo, pero siguen otro ritmo.

Sin embargo, casi siempre huyendo de otros destinos concurridos, cada vez hemos llegado más y más viajeros, trayendo con nosotros el riesgo de que terminen como lo que andamos evitando o como Koh Rong, no muy lejos de esta. La construcción indiscriminada y un precario (quizá inexistente) sistema de recogida de residuos, convirtieron a este paraíso de Camboya, que fue durante años un secreto a voces, en un vertedero en medio del mar.

¿Creamos más problemas huyendo de otros? ¿Se convierte en mierda todo lo que tocamos los humanos?

Todos soñamos con lugares así
Todos soñamos con lugares así

«¡Shh! ¡Que nadie hable de ellas que se llenará de gente!» Es algo que se escucha mucho estos días pero, seamos sinceros, cada vez viaja más gente y, con internet y google maps, uno encuentra cualquier rincón perdido del mundo. La idea romántica de que viajando alguien te dé un mapa de un lugar secreto al más puro estilo “la playa” es cada vez más improbable, aunque hace años en Koh Lanta nos pasó algo parecido con otra isla. Pero ese es otro tema…

Nosotros mismos nos hemos negado (ingenuamente) a hablar de algunos destinos en los que hemos pasado los mejores días de nuestros viajes por una sensación de deuda con el lugar, para ver como irremediablemente se van transformando de forma vertiginosa. Si aparece en guías populares como la Lonely Planet o la Rouge Guide, tarde o temprano acabarán llegando más turistas. Y Koh Kood aparece en la Lonely Planet.

Koh Kood
Koh Kood

¿Hay esperanza para estos paraísos? ¿Terminará Koh Kood en unos años lleno de resorts que entierran la arena debajo del asfalto? En mi opinión, la única forma de salvarlos es que los viajeros seamos la mejor versión de nosotros mismos y exijamos un turismo responsable. Así si un destino gana popularidad, que no pierda en encanto al ritmo que llega la gente.

Un turismo que opta por opciones sostenibles y rechaza las destructivas es un turismo que crea un tipo de demanda. Lo que sería suficiente en tu país no lo es en un destino en el que nadie te puede garantizar que los residuos que dejas vayan a ser bien gestionados.

Viajar sin dejar rastro, no llevar plásticos con nosotros y rechazar plásticos de un solo uso (sobretodo las pajitas). Reducir y compensar nuestra huella de carbono. Comer local, dejar el dinero a empresas locales, optar por alojamientos con menos impacto medioambiental…

Y como estamos en la playa, no metamos la aleta: ya sabes, nada de tocar corales, evitar cremas solares que destruyen arrecife… Cuidemos los paraísos para que duren mucho tiempo y se puedan seguir disfrutando muchos años.

...
Hasta luego Koh Kood

Localización

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to a friend