Conmochila.com

La crónica cósmica. Unas buenas vistas de esa maravilla acuática

La crónica cósmica. Unas buenas vistas de esa maravilla acuática
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, media: 5,00 de 5)
loadingCargando…

LO HIZO DE NUEVO. Este título se refiere a mi gurú turístico, el amigo valenciano, quien, cuando le comenté que planeaba dirigirme a un sitio al norte de Tailandia llamado Pai, me aconsejó acertadamente (pues ya empieza a conocerme mejor que mi madre): “En los últimos años ese pueblo se ha puesto de moda y no te gustará porque ahora está lleno de pensiones abarrotadas de turistas. Por el contrario, si sigues un poco más adelante llegarás a Mae Hong Son, la tranquila y poco concurrida capital provincial en la que estoy seguro que te sentirás de maravilla”.

Umm, me he adelantado un poco y, para saber dónde me hallo, será mejor que empiece por el principio, cuando partí de mañanita de Chiang Khong (junto a la frontera laosiana y frente al Río Mekong) dirigiéndome hacia Chiang Mai en un confortable autocar de la compañía “Green Bus” en el que había los obligados letreritos advirtiéndome que la multa por fumar era de 2.000 bahts, que por no llevar el cinturón de seguridad serían 5.000, y por beber alcohol 10.000 (1 euro: 38 bahts). También estaba prohibida la comida que oliese de forma desagradable.

Y ya que estoy con las cifras, añadiré que esa mañana cronometré el tiempo que yo tardaba en hacer el equipaje: 5 minutos (“¡Muy profesional, oiga!”). Antes de empezar el recorrido, el chófer del autocar colgó del retrovisor la imprescindible guirnalda protectora, de flores sagradas, que venden en los semáforos.

Había creído que podría ir hasta Mae Hong Son el mismo día, pero, debido a mi habitual falta de información, al llegar a Chiang Mai tras seis horas de viaje me dijeron: “Ni, ni, ni, ni”. Así que compré un tique para el minibús del día siguiente y me instalé en el fino “The Y Smart Hotel”, que se encontraba junto a la estación de los autobuses. Dando un paseo por los alrededores, atrajo mi atención una música conocida que me guió hasta un templo hindú en el que, entre unas esculturas de los dioses Shiva, Ganesha y Durga, sufrí un sutil ataque de morriña india.

A las siete y media de la mañana empecé un nuevo viaje, éste hacia el norte. Iba en una camioneta con catorce pasajeros más; todos eran tailandeses y, aparte de un servidor, no había ningún occidental que rompiese el encanto. Durante las tres horas siguientes estuvimos ascendiendo por una solitaria y empinada carreterita encerrada completamente por la jungla, en la que había 1.882 curvas (esta cifra es oficial, o sea que alguien las debía haber contado), y era ideal para los motociclistas, pero no para los ciclistas o los autocares.

Sentado confortablemente en la posición del loto, no dejé de admirar el verde paisaje mientras cruzábamos el Parque Nacional de Huai Dam Nang; me recordó el recorrido que hice desde la población ecuatoriana de Baños adentrándome en las selvas amazónicas, aunque en aquel caso fuese por una pista embarrada. Como en otras ocasiones parecidas pensé que, aunque el destino final fuese una mierda, habría valido la pena venir para ver todo esto.

Estuvimos trepando continuamente y, en las pocas veces que el bosque se abrió, gozamos de unas vistas inmensas. Nos detuvieron en varios controles del ejército en los que pidieron la documentación al personal, pero no al viejo turista occidental, o sea yo.

Cuando paramos a tomar un cafecito en Pai, estuve de acuerdo con el amigo valenciano en que ese pueblo de casas bajas no hubiese sido de mi gusto porque, a pesar de hallarse en un valle precioso por el que corría el río que le daba nombre, era uno de esos sitios que denomino guetos turísticos (de los que no me caen simpáticos sus habitantes ni sus visitantes).

Continuando con nuestro trayecto durante tres horas más, siempre sin el mínimo tráfico y encerrados entre un denso muro de verdor, tras cruzar unos pasos muy altos descendimos hasta los doscientos y pico metros de altitud y llegamos al fin a Mae Hong Son, que se encuentra en el extremo noroccidental de Tailandia, junto a la frontera de Myanmar.

La única información que tenía de esa población era una foto que me había mandado el amigo valenciano el día anterior, en la que se veía un lago precioso llamado “Chong Kham”, que estaba rodeado de jardines. Le pedí al conductor de un “tuk-tuk” que me llevase hasta allí, y al poco me instalaba en una habitación de la pensión “Johnnie Guest House” desde la que había unas buenas vistas de esa maravilla acuática. La simpática propietaria me hizo un buen descuento cuando le expliqué que me quedaría varias semanas.

ASIA

  • Bajo el lema: “Go Green”, el gobierno tailandés está tratando de mentalizar a las empresas turísticas para que dejen de usar bolsas, cubiertos, platos y pajitas de plástico, porque el país está cubierto de basura sintética como todos los del Sudeste Asiático.
  • Un estudio calcula que sólo en Singapur se usan y tiran anualmente 1’76 billones de objetos de plástico.
  • Las inundaciones monzónicas han cubierto la ciudad vietnamita de Churon My, a treinta kilómetros de Hanoi, con deshechos de este material, y lo mismo ha sucedido en el Delta del Mekong.
  • Ya que menciono las lluvias, que este año están siendo especialmente torrenciales, añadiré que las cuatro mayores presas tailandesas (entre ellas las de Kanchanaburi) se hallan por encima del 100% de su capacidad y, debido a que se esperan más tormentas con la llegada desde Filipinas de un nuevo tifón, el gobierno ha empezado a desalojar las poblaciones que se encuentran por debajo de estas presas. Caso parecido al de la India, donde los muertos se cuentan por centenares. En Lai Châu, en el norte de Vietnam, se han repetido las inundaciones y avalanchas, que ya se llevaron por delante muchas viviendas cuando yo estaba cerca de allí, en la aldea de Ban Vân.

FAUNOPOLIS

  • En Myanmar se ha comprobado que los pobres elefantes salvajes que son capturados de jóvenes y obligados a trabajar arrastrando troncos en la jungla, mueren varios años antes que los elefantes domésticos que se hallan en la misma situación (¡De esclavitud!).
  • La policía de la isla tailandesa de Koh Samui arrestó a dos tipos que iban por la playa de Chawenk con dos gibones y ofrecían fotografiarse con ellos a los turistas que tomaban el sol.
  • La jauría humana: En la provincia indonesia de Papúa Occidental, una multitud armada con machetes asaltó un criadero de cocodrilos y asesinó a trescientos de ellos para vengar la muerte de un hombre que el día antes había entrado allí para recolectar hierba y se lo habían merendado.
  • La administración del “Parque Nacional de Yok Dôn”, en Vietnam, ha recibido una subvención de “Animals Asia Foundation” para que dejen de pasear a los turistas a lomos de los elefantes. ¡Bien!
  • En el estado indio de Uttarakhand (donde se encuentran mis queridas Colinas Kumaon), este año han muerto veintiocho leopardos y el anterior murieron ciento uno. En el resto del país, y desde el año 2000, se calcula que los leopardos han matado a más de tres mil personas.

LA TABERNA GALÁCTICA. Aunque generalmente guardo el anonimato de los personajes que entrevisto en este antro imaginario, hoy me saltaré esa regla porque se trata de un escritor trotamundos de cincuenta y siete años al que os quiero presentar debidamente. Se llama David C. Dagley (echad una mirada a su fabuloso álbum fotográfico: davidcdagley.blogspot.com)

Cuenta con cuatro novelas de misterio publicadas y su biografía no tiene desperdicio: Nació en San Francisco, estudió en Berkeley y Londres, y residió bastantes años en Alaska, donde, entre otros empleos, trabajó como capitán de barco, llegándose a enfrentar a tormentas con olas de más de veinte metros que a veces cubrían totalmente la embarcación y rompían los cristales de las ventanillas.

Durante los últimos ocho años ha estado viajando continuamente por todo el mundo. Le gusta mucho bucear y lo ha hecho incluso entre docenas de tiburones.

David me contó: “En Hoi An conocí a una joven vietnamita que formaba parte de la quinta generación de una familia en la que todos sus miembros eran mudos porque habían nacido sin cuerdas vocales debido al “Agente Naranja” con el que el maldito presidente norteamericano Richard Nixon mandase bombardear Vietnam durante la guerra. Ella dirigía un restaurante en el que los trabajadores, además de mudos, eran sordos o ciegos por la misma razón. ¡Qué vergüenza, y qué pena sentí! Un día, estando yo en un pueblo de Laos cercano a la frontera vietnamita, explotó una bomba de esa sangrienta guerra que mató a un niño. ¡Pero en qué mierda de mundo vivimos!”.

Al ser evidente que David y yo pertenecíamos a la misma tribu, nos convertimos en buenos amigos mientras bebíamos cervezas “Leo”, jugábamos al backgammon y manteníamos interesantes conversaciones.

Y esto es todo por hoy, mis queridos papanatas. Bom Bom.

La crónica cósmica, de Nando Baba
La crónica cósmica, de Nando Baba

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.