Ooty y Munnar, bocanada de aire fresco en el sur de India

Parada a almorzar
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Tras un par de meses sufriendo el agobiante sol de India y encontrándonos en Mysore y de camino a la costa de Kerala, miramos el mapa y vimos que por el camino quedaban algunas estaciones de montaña populares por sus plantaciones de té. Después de tan calurosas semanas decidimos desempolvar la sudadera de la mochila y acercarnos a tomar un poco de aire fresco a algunos de los destinos que la gente local elige cuando necesita refrescarse.

Visado INDIA / Visa IndiaRecuerda mirar cómo conseguir el visado India y dar un ojo al seguro de viaje si deseas viajar tranquilo.

Ooty

Mirando el mapa vimos que Ooty, una población a 2240 metros de altura situada al sudoeste de Tamil Nadu, no quedaba a mucha distancia (en el contexto de India, claro…), así que cogimos la mochila y nos despedimos de una caótica y polvorienta Mysore para poner rumbo a las montañas. Tras toda una mañana de autobús, en la que pudimos ver elefantes salvajes desde la ventana mientras atravesábamos el parque nacional Bandipur, y en la que la temperatura fue descendiendo considerablemente al ritmo que ascendíamos, llegamos a la pequeña pero ajetreada estación de montaña. Y cuando bajamos a buscar alojamiento el fresquito que notábamos desde el vehículo se transformó en un frío que parecía imposible existir en India.

Ooty
Ooty

El primer día en Ooty fue simplemente de aclimatación, un masala por aquí, un paseito hacia el lago por allá y alguna siestecilla con manta incluida. Y a pesar de haber tenido que usar el pareo a modo de chal y estirar los pantalones de alibaba hasta debajo de los tobillos para que no entrase nada de aire por ahí (igualito que mi abuela…) agradecimos las bajas temperaturas y el aire fresco. Además pudimos combatir el frío con unas delicias de chocolate por lo visto muy típicas en la zona.

Pero en realidad no habíamos ido hasta allí para ver el pueblo, sino para ver los alrededores, así que el día siguiente contratamos una excursión y de buena mañana nos recogieron en un 4×4 para llevarnos a la zona en la que el resto del grupo estaba ya concentrada.

Salimos de excursión
Salimos de excursión

La mayor parte del paisaje que vimos eran las monótonas plantaciones de té y alguna de eucalipto, pero también pudimos ver algún poblado en la montaña cuyos alegres niños con sus sonrisas y saludos alegraban el paseo.

Poblados en el camino
Poblados en el camino
Plantaciones de té
Plantaciones de té
Recorriendo las plantaciones de té
Recorriendo las plantaciones de té
El guía y sus explicaciones
El guía y sus explicaciones
Llegamos a un poblado
Llegamos a otro poblado

Lo mejor de esta escapada fue comer en una casa un thali servido en una hoja de bananero y sin ningún cubierto en la mesa donde tuvimos que poner a prueba nuestra habilidad para comer con las manos sin que se nos cayese el escurridizo arroz y que no pareciésemos dos pavos. Por la tarde siguió la excursión hacia un pico más alto mediante un paseo nada difícil y desde el que tuvimos las mejores vistas de aquel día.

La tienda del pueblo
La tienda del pueblo
Comiendo con las manos
Comiendo con las manos
Volvemos a Ooty
Volvemos a Ooty

Pese a que el día siguiente hubiésemos querido salir ya en dirección a alguna otra parte, estábamos tan a gusto en aquella acogedora guesthouse que nos quedamos una jornada más. No fue muy fructífera hablando en términos viajeros, pues solo fuimos a visitar el parque botánico y a dar una vuelta por el mercado, pero encontramos una tienda de frutos secos y compramos unas cervecitas y pasamos el resto de la mañana y parte de la tarde entre el solecito de la terraza y el calorcillo de la manta.

Salimos a dar una vuelta por Ooty
Salimos a dar una vuelta por Ooty
El mercado del pueblo
El mercado del pueblo
¿Es una col?
¿Es una col?
Paseo por el jardín botánico
Paseo por el jardín botánico

Munnar

El día siguiente nos propusimos dirigirnos hacia Munnar, otra población a un 1600 metros de altura pero ya en la provincia de Kerala y parte de los ghats occidentales. Pese a que temíamos que fuese bastante parecido estaba en nuestro camino hacia la costa, así que no dudamos demasiado, pero lo que no podíamos imaginar es que tardaríamos 11 horas en llegar y que tendríamos que viajar en tres autobuses diferentes. En el último trayecto vimos anochecer desde un destartalado bus que amenazaba con salirse de la carretera en cada una de las miles de curvas que nos conducían por un camino cada vez más frío y sin posibilidad de cerrar las ventanas.

De camino a Munnar
De camino a Munnar

Llegar de noche nos impidió dormir en el hotel que teníamos pensado, por lo que tuvimos que conformarnos con un pequeño y humilde hostal en el que la única ducha que nos pudimos dar fue con un cubo de agua hirviendo que nos trajo un dedicado y amable propietario.

No obstante de buena mañana lo primero que hicimos fue ir a alojarnos al JJ Cottage, un hostal al otro extremo de Munnar algo más caro pero mucho más acogedor. Y no solo por la tele, el agua caliente o el tamaño de las habitaciones y la cama, sino por los dos enormes ventanales que iluminaban el interior y dejaban ver unas preciosas vistas de los alrededores.

Nuestra superhabitación
Nuestra superhabitación

Pero pese a que el National Geographic, el Discovery channel y el Animal Planet nos retuvieron la primera tarde, el día siguiente pensamos en ir a explorar los alrededores, y tal y como habíamos hecho unos días antes en Ooty, hablamos con el propietario del hostal y contratamos un guía para salir el día siguiente, aunque esta vez el grupo fue mucho más reducido, pues tan solo otra pareja se unió a la excursión.

Salimos otra vez de excursión
Salimos otra vez de excursión
Monótono paisaje de plantaciones de té
Monótono paisaje de plantaciones de té

La mañana siguiente nos pusimos en marcha y recorrimos, además de las ya algo aburridas y menos sorprendentes plantaciones de té, algunas de café y también de especias. El guía, un hombre cuya apariencia no hacía pensar en alguien que se dedica a acompañar turistas por las montañas, nos explicó qué tipo de hoja se utiliza para hacer los diferentes tipos de té y se mostró alegre y interesado por todas las preguntas que le hacíamos. A pesar de que algún elefante que había pasado recientemente por la zona más virgen (poca, la verdad) había dejado sus huellas y la advertencia del guía que nos dijo que era posible (aunque no probable) ver alguno durante el trekking, finalmente no vimos ni este ni ningún otro animal salvaje. No obstante disfrutamos de un agradable paseo sin hacer ningún esfuerzo físico extremo y pasando por varios paisajes. Además, el almuerzo desde lo alto de uno de los picos que subimos fue realmente impresionante.

Hojas de té
Hojas de té
Paisajes
Paisajes
Parada a almorzar
Parada a almorzar
Seguimos subiendo
Seguimos subiendo
Cambio de paisaje
Cambio de paisaje
Vistas desde las alturas
Vistas desde las alturas
Plantaciones de café
Plantaciones de café
Café
Café
Vuelven a aparecer las plantaciones de té
Vuelven a aparecer las plantaciones de té

Pasaron varias horas hasta que volvimos a ver una carretera secundaria, llegados a la cual aún tuvimos que andar algunos kilómetros para llegar a Munnar. Aquí sí que podemos decir que el trayecto se nos hizo eterno, y más cuando llegamos a una señal que nos indicaba que todavía quedaban 4 kilómetros…

De vuelta a Munnar
De vuelta a Munnar

Por fin llegamos a nuestra gran habitación donde una ducha y un descanso fueron la recompensa a aquel ajetreado día.

Para el día siguiente, y teniendo en cuenta que las navidades estaban a la vuelta de la esquina, dimos una vuelta por el mercado para hacer algunas compras para la familia. Entre los varios regalos que compramos no pudimos evitar llevarnos un poco de té y mandarlo a casa, como era de esperar.

Tras casi una semana entre montañas decidimos que era momento de seguir el rumbo hacia la costa y el día siguiente marcharíamos en dirección a Alleppey donde descubriríamos los famosos backwaters de Kerala

Datos prácticos sobre Ooty y Munnar:

  • Excursión Ooty: 450 rupias por persona
  • Excursión Munnar: 600 rupias por persona
  • Hostal Swekar (Ooty): 550 rupias habitación doble con baño incluido
  • Hostal J.J Cottage (Munnar): 900 rupias habitación doble con baño incluido
  • Viaje Ooty – Munnar: 3 autobuses 140 + 15 + 65 rupias
  • Bus Mysore – Ooty: 340 rupias
5 Comentarios
  1. Jesús dice

    Hola! Para llegar desde Mysore a Ooty, ¿encontrasteis problemas para reservar vuestro autobús? ¿Se puede reservar online o tiene que ser allí en la estación de autobuses?

    1. Toni dice

      En India todo lo puedes conseguir sobre el terreno, pero no está mal ir reservando cosas online si queremos ir con el trabajo hecho desde casa. Prueba con buscadores de transporte online.

      1. Jesús dice

        Muchas gracias Toni!

  2. Alejandro dice

    Que tal? estoy por viajar por la zona y quisiera pasarme por Ooty o por Munnar, cual recomendas de los dos?

    1. pellicercarme dice

      Ambos son muy parecidos, pero si tuviese que escoger, me quedo con Ooty, quizás porque nos pareció un poco más tranquilo que Munnar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

VISADO VIETNAM Y SEGURO DE VIAJE
Recuerda que te hará falta el visado de India para viajar por este país
TRAMITAR VISADO INDIA
close-image

Send this to a friend