Conmochila.com

Da Lat, tomando un respiro en las tierras altas de Vietnam

Estación de tren
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votos, media: 5,00 de 5)
loadingCargando…

La capital de la provincia de Lam Dong, Da Lat, antaño lugar de recreo de los franceses y hoy un destino muy popular entre los turistas vietnamitas, amaneció soleada. Desde la preciosa habitación en la que nos alojábamos, las vistas eran inmejorables y el sol entraba a raudales por aquellos enormes ventanales pintados de blanco. Situada en las tierras altas, es curioso que esta ciudad de clima templado a la que todos acuden huyendo del calor y la humedad de Vietnam nos estuviera ofreciendo una tregua al mal tiempo a nosotros, que andábamos huyendo del frío. Es cuanto menos gracioso que yo la recuerde como uno de los destinos más cálidos de todo nuestro viaje.

Visado Vietnam / Visa VietnamRecuerda mirar si necesitas el visado Vietnam y dar un ojo a IATI seguros si deseas viajar tranquilo.

Nuestra habitación "con vistas"
Nuestra habitación “con vistas”
Vistas de Da Lat desde nuestra habitación
Vistas de Da Lat desde nuestra habitación

Da Lat, las tierras altas de Vietnam

Da Lat y su ambiente en general, son bastante diferentes al resto del país. Como no podía se de otra manera el tráfico forma parte de la ciudad, pero lo hace de una manera mucho más relajada, las calles se ven bastante limpias y la montaña y las alturas, como siempre, dan a uno un respiro. Quizás se parezca algo a Sapa, lo sabría si la niebla nos hubiese dejado ver algo de ésta estación de montaña del norte, pero me tengo que conformar con intuirla e imaginarla a base de fotografías. Lo curioso es que cuando pienso en Da Lat, mi memoria me engaña y me trae recuerdos mezclados de Ooty, en India y del lago de Nuwara Eliya, en Sri Lanka.

Da Lat
Da Lat

Salimos a dar un paseo en moto con la intención de descubrir el lugar, y estábamos tan agusto disfrutando de las vistas que casi fue una pena parar en el siguiente destino. Con un mapa pintado a mano, de esos que tanto me gustan a mi, encontramos la Crazy house. En un principio se llamaba Hang Nga Villa, el nombre de la arquitecta que la ha diseñado y además de recordar mucho a las obras de Gaudí, está inspirada en la naturaleza. El motivo de tan original diseño es intentar reconectar a los humanos con su entorno natural, de ahí los detalles relacionados con la flora y la fauna.

Dar un paseo por el interior de semejante casa es sobretodo surrealista. Escaleras que unen las diferentes partes tanto por el interior como por el exterior a modo de puentes, habitaciones diferentes, paredes decoradas como si de un parque temático se tratara y un jardín con muchas muchas flores. Y además hay árboles artificiales, jirafas, telas de araña, setas y todo un mundo de fantasía que hace que llegue un momento en el que uno olvida totalmente que se encuentra viajando por Vietnam (más bien era como haber entrado dentro de una falla o en El bosc de les  fades de Barcelona). No se cuanto rato pasamos recorriendo aquella casa, pero si alguien me dice que estuvimos una hora lo creería a pies juntillas.

Vista de la Crazy house
Vista de la Crazy house
Otra vista de la Crazy house
Otra vista de la Crazy house

De allí fuimos a ver el lago, lugar de paseo de grupos de amigos, viajeros y parejas. Es una zona bastante tranquila para pasar el rato, bien sea en su orilla, o a lomos de una pequeña embarcación con forma de cisne gigante… Sin embargo no le dedicamos más que unos instantes y seguimos recorriendo Da Lat a lomos de Km0.

El lago de Da Lat
El lago de Da Lat
Otra vista del lago
Otra vista del lago

Después de comer fuimos a hacer la foto de rigor a la antigua estación de trenes, replica de la estación de Normandia pero en desuso a día de hoy y la jornada terminó dando un largo paseo por las calles de la ciudad.

Estación de tren
Estación de tren

Nuestra visita fue fugaz, sin embargo Da Lat posee otras alternativas para pasar allí al menos un par de días, si uno tiene más tiempo, ganas o simplemente necesita parar un poco de viajar: cataratas, parques nacionales, rutas en moto con los easy riders (como la que hizo Toni en 2006), el jardín de flores, el mercado… un sinfín de actividades con las que prolongar la visita a un lugar de Vietnam que os dará un respiro si estáis viajando durante mucho tiempo por el país.

Datos prácticos:

  • A mitad de camino entre Nha Trang (146 km)  y Mui Ne (163 km)
  • Se puede llegar en bus desde Nha Trang (3-4h) o desde Ho Chi Minh (alrededor de 7-8h)
  • Donde dormir: Hotel Camellia. Habitaciones limpias, grandes y como mucha luz, con baño interior. Dispone de wifi.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.