Conmochila.com

Itinerario de viaje por el Norte de Tailandia en 29 días de Susana e Íñigo

Moverse a dedo por Tailandia es la mejor de las maneras
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, media: 5,00 de 5)
Me gusta viajarCargando…

Reseña del itinerario de viaje por el Norte de Tailandia: Después de dos meses y medio por la India y Sri Lanka, necesitábamos parar unos días para preparar nuestro itinerario por Tailandia. Lo mucho que nos gustó Bangkok junto con la hospitalidad de los amigos que nos acogieron en su casa, hizo que no nos quisiéramos ir de la capital.

¡Tenéis mucha más información en nuestro blog!

Viajeros: Susana e Íñigo

Presupuesto: 15€ al día por persona

Web:

Fecha de salida: 31/03/2016 – Fechas de regreso: 27/04/2016

Itinerario de viaje por el Norte de Tailandia: Moverse a dedo por Tailandia es la mejor de las maneras
Moverse a dedo por Tailandia es la mejor de las maneras

Itinerario de viaje por el Norte de Tailandia

Día 1-8Bangkok
Después de dos meses y medio por la India y Sri Lanka, necesitábamos parar unos días para preparar nuestro itinerario por el país. Lo mucho que nos gustó Bangkok junto con la hospitalidad de los amigos que nos acogieron en su casa, hizo que no nos quisiéramos ir de la capital.
Día 9-10Parque Nacional de Khao Yai
En el parque de Khao Yai hay muchos trekkings de todo tipo: cortos y largos, fáciles y difíciles, pero como sólo pretendíamos estar un día, con las primeras luces del día nos echamos las mochilas al hombro para hacer el “más largo y difícil” para el que te recomiendan un guía. El paseo son 10 kms ida y vuelta y lleva hasta cascada Kaeo Suwat, famosa por aparecer en la película de La Playa de Leonardo Di Caprio. Desgraciadamente, uno de los inconvenientes de recorrer Tailandia en el mes más caluroso de todo el año es que el río estaba seco y asimismo la cascada.
Nos “prometieron” que ibamos a ver cocodrilos y elefantes, pero debe ser que para ellos también es temporada baja.
La mejor época para visitar el parque es después de la estación de lluvias. ¡Que no os pase como a nosotros! El elevado precio de la entrada queda justificado si pretendes estar dos o tres día dentro del parque. Si como nosotros, sólo pretendes estar un día, hay otros parques nacionales a los que es más fácil llegar.
Día 10-11Phimai
En Phimai tuvimos por primera vez la sensación de no estar haciendo lo típico turístico y es que en el tiempo que estuvimos allí no nos cruzamos con ningún occidental ni nadie que nos intentase vender un pack para ir a ver elefantes.
Este pueblecito cerca de la frontera con Camboya es conocido por tener unas ruinas de la época jémer, y su arquitectura hace que la llamen “la pequeña Angkor Wat”. Es una visita interesante, corta y barata (100THB~2.5€) como a nosotros nos gustan.
Si bien es verdad que pilla un poco a desmano y que aquellos que vengan con el tiempo un poco justo se la saltarán, esta visita la recomendamos a todos aquellos que hayan ido al parque de Khao Yai y que quieran disfrutar de un pueblo tranquilo y de su pequeño pero variado mercado nocturno que a nosotros nos gustó más que las ruinas.
Día 11-12Ayutthaya
Una de las excursiones más típicas de un día desde Bangkok para ver las ruinas de la que fuera la antigua capital del país hasta que los birmanos se la cargaron allá por el año 1767.
Las ruinas están esparcidas a lo largo de toda la ciudad-isla, por lo que hay que alquilar una bicicleta (50THB~1.25€) para no morir en el intento. Hay que pagar una entrada en cada uno de los recintos de ruinas, nosotros pagamos por entrar al Wat Maha That, es el que tiene una escultura de la cabeza de Buda incrustada entre las raíces de un árbol, una de las imágenes más famosa de Ayutthaya. El resto las vimos muy bien y gratis desde fuera, ya que solamente están rodeadas de un minúsculo murito que no te impide poder admirar las magníficas ruinas.
También se puede disfrutar al atardecer de una excursión en barco (200THB~5€) de dos horas (16:00-18:00h) por el río desde el que ver la ciudad con otra perspectiva. Nosotros preferimos emplear ese dinero en el más que recomendable mercadillo nocturno. ¡Qué delicia! ¡Qué divertido!
Una visita agradable a la que con un día te sobra y te basta para recorrer todos los atractivos turísticos.
Día 13-16Chiang Mai
El año nuevo tailandés o Songkran se celebra a lo largo de todo el país, pero hay algunas ciudades en las que la fiesta es de las que hacen historia, y Chiang Mai es una de ellas.
Desde Ayutthaya cogimos un tren nocturno (811THB~11€) que nos dejó en el destino a primera hora de la mañana del día siguiente. Este tren, comparado con los trenes-cama de la India que tanto nos gustaban, es como estar en el futuro. Te hacen la cama, hay agua en los grifos, ¡si hasta barren el suelo!
Chiang Mai tiene una parte antigua amurallada con más templos que habitantes y muchos locales cuquis donde relajarte tomándote un café y/o cenando. Cansados de tantos templos, nos dedicamos a pasear por sus calles y sorprendernos con bonitos rincones que parecían sacados de grandes capitales europeas como París o Berlín.
El segundo día fue el inicio del Songkran y estuvimos pasados por agua. Una gran batalla acuática donde tanto niños como personas mayores se lo pasan en grande, todo el mundo es partícipe de esta fiesta ya que es imposible pasear sin que un cubo de agua inesperado te caiga sobre la cabeza.
Como no puede ser de otra manera, donde mas disfrutamos (además de ser lo más autentico que encontramos) fue en el mercado nocturno de Chinatown. Ojo, no confundir con el otro mercado mono (más al sur) con música en directo y enfocado al turista, con precios desorbitados.
Chiang Mai es una ciudad que nos resultó agradable, pero que no nos terminó de encandilar. Todo estaba preparado por y para el turista, con más agencias de viajes que templos, y ya es decir. Terminas olvidando en que país estas, ya que allí se disfraza de occidental el día a día tailandés.
La nota positiva fue la fiesta del agua, que es toda una experiencia y que si te pilla por allí te lo pasarás pipa.
Día 16-18Mae Sariang
Normalmente, los viajeros una vez llegados a Chiang Mai, se dirigen hacia Chiang Rai, pero nosotros decidimos llegar hasta allí dando una vuelta enorme, o lo que es lo mismo, haciendo parte del Mae Hong Son Loop .
Mae Sariang es el primero de los pueblecitos menos turísticos de la parte noroeste de Tailandia. Se respira un ambiente de aldea por los cuatro costados. Lo mejor que se puede hacer es alquilar una bicicleta y explorar las aldeas de los alrededores. Así conocerás a personajes como el entrenador de Muay Thai ya retirado que insiste en que le hagas de sparring, o el padre de familia que te invita a su casa para que hables en inglés con su hija.
Es en estos destinos menos turísticos en los que es más fácil interactuar con los locales y sin que haya una búsqueda de beneficio por su parte.
Día 18-19Mae Hong Son
En este punto del viaje es cuando nuestra manera de viajar cambió, y es que si hasta entonces nos habíamos movido mediante trenes, autobuses y songtaews, fue el trayecto de Mae Sariang a Mae Hong Son el primero largo (160 kms) que hicimos a dedo. Buscábamos algo más de aventura y emociones fuertes, también otra manera de acercarnos más a los locales. Así que desde ese momento nos propusimos completar el norte de Tailandia exclusivamente en autostop.
El gran atractivo de Mae Hong Son son sus alrededores. Lo mejor que hicimos fue alquilarnos una scooter (150THB~4€) y refrescarnos en las cascadas de Pha Sua. Una ventaja de viajar en temporada baja es que en algunas atracciones no trabajaba ni el personal de la taquilla, y así nos pasó en la Cueva de los Peces. Un sitio muy tranquilo para pasar la tarde y ver el atardecer.
Otro de los grandes “atractivos” son las tribus de las mujeres jirafa, que como si de un circo se tratase te dejan fotografiarlas a cambio de unas monedas. Por supuesto, nos negamos a participar en ese tipo de turismo que fomenta el estancamiento en el pasado de un pueblo que vive de los turistas que las visitan como si de un zoo se tratase.
Día 19Tham Lot y Pai
Una de las excursiones más famosas desde el pueblo de Pai es la que se hace a la Tham (cueva) Lot. Ya que en nuestro camino desde Mae Hong Son íbamos a pasar por delante, decidimos parar y entrar a la cueva con las mochilas y todo.
Tham Lot es una cueva inmensa por la que fluye el río Nam, por lo que es necesario contratar una barca para acceder a ella. La barca cuesta 400 THB (10€) tanto si eres uno como si sois un máximo de tres. Además hay que pagar un guía (150THB~4€) que porta el farolillo y que te señala las estalactitas y estalagmitas que tienen forma de cocodrilo, de elefante y de platillo volante. La cueva está llena de murciélagos y en ciertas zonas todo el suelo está lleno de excrementos, así que mejor que lo aprensivos se preparen.
Hicimos la excursión con una chica que viajaba sola, y a pesar del precio, nos pareció una experiencia única, muy recomendable. Por una hora nos sentimos como Dora la Exploradora, y eso nos gustó.
Día 20Pai
¿Qué decir de Pai sin ofender a nadie? Pai es un pueblo que la Lonely Planet y la película Pai in Love han endiosado y aun en temporada baja está llena de mochileros. No es el tipo de destino que a nosotros nos gusta. Si quieres pasear por una calle llena de occidentales con rastas, tatuajes y pantalones de elefantes subidos encima de una scooter y pagar de más por la comida y el alojamiento, Pai es tu pueblo.
En los alrededores se organizan excursiones sobre elefante que por “sólo” 800THB (20€) tienes una hora para hacerte fotos jugando con el elefante. Fuimos por la zona donde están todos los campamentos de elefantes para ver de qué iba el rollo, pero en el primero que paramos vimos a uno de los cuidadores golpeando al elefante en la cabeza con un palo con un gancho, así que preferimos no participar en el maltrato animal.
Otro de los “grandes atractivos” de Pai es el pueblo chino de San Ti Chon. Fuimos hasta allí engañados por la esperanza de comernos un pato laqueado a la pekinesa, pero lo que nos encontramos fue un parque temático con una réplica de la Gran Muralla china, símbolos del Ying y el Yang por todas partes y grandes dragones. Vamos, lo típico de un pueblo chino.
Hay gente que habla maravillas de Pai. Quizás a nosotros nos pilló en un momento del viaje en el que buscábamos algo distinto, pero por ahora, no volveríamos.
Día 21-23Mae Salong
Una delicia de pueblo al que nos costó mucho llegar a dedo pero que mereció la pena de principio a fin.
Es un pueblo fundado por chinos de la región de Yunnan que huyeron del comunismo de Mao Zedong y que se asentaron en Mae Salong después de huir también de Myanmar. En sus calles respirarás un ambiente diferente al resto de Tailandia ya que de las entradas de las casas cuelgan farolillos rojos y hay letreros chinos por todas partes. Este pueblo si es chino de verdad, no como del que hablábamos antes.
Siendo sinceros, nuestros estómagos fueron los que nos guiaron hasta ese pequeño pueblo en el que puedes degustar la cocina yunnanesa como por ejemplo, la pierna de cerdo sobre arroz, el pato laqueado y la riquísima sopa de tallarines de la Noodle Shop al lado del 7-eleven.
Pero no todo es comer, desgraciadamente, así que también tuvimos fuerzas para realizar el trekking de 13 kilómetros por los poblados de las montañas más un añadido de 4 kilómetros por las plantaciones de té. ¡Estamos en forma!
Una visita muy curiosa, tranquila y refrescante, y para nosotros uno de los sitios del que mejor recuerdo nos llevamos de toda Tailandia.
Día 23-24Chiang Rai
Después de respirar los aires puros de las montañas de Mae Salong, lo último que nos apetecía era meternos en una ciudad como Chiang Rai, pero sería un sacrilegio pasar por delante y no parar en los archiconocidos: el Templo Blanco Wat Rong khun y la Casa Negra Ban daam Museum (ambos gratuitos).
El Templo Blanco nos sorprendió por su mezcla de tradición y modernismo. Impresiona ver a Buda al lado de Batman o Hello Kitty. En nuestra opinión, si sólo vas a visitar un templo en toda Tailandia, que sea este. ¿El resto de los templos? Son todos iguales.
La Casa Negra fue otra de las grandes sorpresas del norte de Tailandia. Pasear entre las treinta y dos cabañas que componen la obra de arte es toda una experiencia. Échale un rato y piérdete en sus pequeños detalles.
Finalmente la parada en Chiang Rai mereció la pena mucho más de lo que habíamos pronosticado, fue una sorpresa muy grata encontrar las obras de estos artistas tan excéntricos.
Día 24-25Phayao
Otra de esas ciudades pequeñas de la que no esperábamos gran cosa, que paramos porque viajando a dedo se recorren distancias cortas, y que nos encantó. No tiene mucho, aparte de los típicos veinte templos iguales, pero la vida gira en torno al lago. Los locales vienen a este lago a hacer picnic, a correr o simplemente a sentarse con una cerveza Chang para ver uno de los mejores atardeceres que hemos visto por aquí arriba.
En Phayao también se puede disfrutar de la mejor sopa khao soi de toda Tailandia, sólo por eso ya merece la pena visitar esta ciudad.
Día 25-26Lampang
Los 42ºC que castigaron nuestras nucas hicieron que no disfrutáramos de la visita diurna a Lampang. Aquí no hay ningún templo que sea distinto a los anteriores trescientos que has visto ya, ni ninguna catarata en la que refrescarte, ni paseos en elefante, ni pueblos de mujeres jirafa. Existe la posibilidad de coger un coche de caballos para recorrer la ciudad, es lo más típico. Llámanos atípicos pero nosotros declinamos sentirnos como en la feria de abril.
En Lampang lo “único” que hay es pasear entre los locales y sentirte uno más, que no es poco. Es un pueblo cero turístico y que sin embargo, los fines de semana tiene el mejor mercado nocturno en el que hemos cenado en toda Tailandia. Los viernes, sábados y domingos los dos kilómetros de la Talad Gao Road se llena de puestecillos de comida, con una variedad y una vida que para sí la querría el mercado nocturno para turistas de Chiang Mai. Los edificios de esta calle tienen una arquitectura distinta a lo que habíamos visto por la zona, una arquitectura que nos recordó a las casas coloniales de algunas ciudades de Sudamérica.
Para nosotros, Lampang es una parada obligatoria si te pilla en fin de semana. ¿Por qué no hacerse 150 kilómetros para cenar en un mercado nocturno y si para ver una pagoda medio derruida? Esa es la filosofía de Nos Comemos el Mundo.
Día 26-28Sukhothai
En nuestro camino hacia Mae Sot, el paso fronterizo entre Tailandia y Myanmar, Sukhothai nos pillaba de paso, así decidimos echar un vistazo a las ruinas de la capital del primer reino tailandés.
Sin ánimo de ofender a los expertos en arqueología, las ruinas nos recordaron mucho a las de Ayutthaya aunque mejor conservadas.
En este caso los conjuntos de ruinas están más dispersos y es más difícil verlos desde la carretera, por lo que finalmente solo vimos los de dentro de la muralla (100THB~2,5€), y bajo nuestro criterio mereció mucho la pena. Estas a diferencia de las de Ayutthaya, al ser un recinto cerrado al tráfico de coches, es un paseo más agradable.
Día 29Mae Sot-Myanmar
En Mae Sot finalmente ni paramos, puesto que el coche en el que viajábamos nos llevó hasta la misma puerta de salida del país. Lo que vimos desde la parte de atrás de la furgoneta es lo típico de los pueblos fronterizos, mucho jaleo de camiones y personas y camiones con personas entrando y saliendo de Tailandia.

¡¡ENVÍANOS TU ITINERARIO DE VIAJE!!

Mapa de ruta

1 comentario
  1. Wayra dice

    que genial !! muy bueno gracias… solo quiero que por favor me confirmen este lugar exactamente dónde queda porque en el mapa me aparecen 3 con el mismo nombre en diferentes partes del país: Phimai “la pequeña Angkor Wat. 
    Agradezco de antemano su ayuda 
    Wayra

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.