Relato divergente. La conexión

Me llamo Sofía, tengo veintiocho años, y voy a narrar unos hechos insólitos que empezaron cuando yo vivía todavía en Barcelona y una amiga mía regresó del Nepal después de haber pasado unas semanas practicando un tipo de yoga muy
Send this to a friend