Qué ver en la India: 30 lugares para tomar nota

Pero, ¿cómo puede haber tantas cosas que ver en la India? Esta es, probablemente, una de las primeras cosas que uno piense cuando empiece a planificar un viaje a la India, y no nos extraña. Nada más y nada menos que 3 287 263 3​ km², y es que por algo se conoce a este destino como “el subcontinente indio”.

Esta lista de 30 cosas que ver en la India, no pretende agobiar al viajero planificador, sino más bien, hacerlo consciente de que, pese a que hay tantas cosas, entre ellas se encuentran muy alejadas. Es por eso por lo que, si dispones de un periodo de tiempo de entre 2 y 4 semanas, nuestra recomendación es que escojas una zona y te centres en ella: norte, sur, costa, Rajastán…

Lee con atención el artículo, marca lo que más te llame la atención y luego intenta trazar un itinerario en base a el tiempo que tengas. Y si no te da tiempo a ver todo lo que te gustaría, pues oye, siempre estás a tiempo de volver, muchos son los que no conseguimos despegarnos de India completamente desde nuestro primer viaje.

Dicho esto, vamos a entrar en materia, he aquí una listita con nuestra “gran selección”.

Qué ver en la India

1. Hawa Mahal, Jaipur

Protegida por el Fuerte Amber, Jaipur es hoy en día una ciudad caótica que llama la atención por el color de sus fachadas y palacios, además de los impresionantes fuertes que la rodean.

Dicen que el color rosa de la mayoría de sus edificios fue escogido para emular a las ciudades del imperio mogol y en ella se encuentra el emblemático Hawa Mahal o Palacio de los Vientos, cuya bonita fachada acapara la atenta mirada de los turistas y el objetivo de todas las cámaras.

Hawa Mahal de Jaipur
Hawa Mahal de Jaipur

La parte más llamativa de este palacio, construido en el año 1799, es la fachada llena de balcones, extensión del harén, y lugar en el que se permitía a las mujeres observar el trajín de la vida diaria de las calles indias sin que ellas fueran vistas.

2. Fortaleza de Mehrangarh, Jodhpur

Sin duda alguna, el Mehrangarh Fort es uno de los fuertes más impresionantes del Rajastán, además del más grande. Sus enormes murallas, de 5 siglos y medio de antigüedad, sobresalen en una colina de 125 metros de altura que vigila la ciudad y se aprecia desde cada una de las terrazas.

JODHPUR - MEHRANGARH FORT
Mehrangarh Fort de Jodhpur

El viaje hasta La ciudad azul del Rajastán no será en vano porque esta simple visita ja vale la pena, mucho menos sabiendo una vez en Jodhpur podrás aprovechar podrás pasar un par de días descubriendo sus muchos otros puntos de interés: el mausoleo Jaswant thada, el palacio Umaid Bhawan o la torre del reloj Ghanta Ghar.

3. Taj Mahal, Agra

Seguramente, entre tantas y tantas cosas que ver en la India, el Taj Mahal es ese monumento que todo hijo de vecino quiere visitar cuando viaja al subcontinente asiático. Si lo hace en repetidas ocasiones, obviamente porque la lista de lugares que no se puede perder es bastante larga, seguramente aquí vendrá en el primero de ellos.

Vista del Taj Mahal con los minaretes, otro clásico que ver en la India
Vista del Taj Mahal con los minaretes

Del monumento más importante de India, una de las maravillas modernas del mundo construida por amor por el emperador Sha Yahan, se dice que «hacía brotar lágrimas de los ojos del Sol y la Luna».

No sabemos si causará en ti el mismo efecto, pero lo que sí que tenemos claro es que esto ya lo tenías apuntado en tu lista antes de que te lo aconsejáramos nosotros. ¿cierto!?

4. Los backwaters de Kerala

Los backwaters de Kerala son una extensa red de ríos, canales y lagos de varios centenares de kilómetros que sirven como medio de transporte eficaz además de ser un modo de vida alternativo para sus gentes.

Debido a su popularidad, ya que es posible realizar travesías por sus aguas de uno o varios días, se ha convertido en uno de los puntos más visitados del estado de Kerala y un must en cualquier viaje por el sur de India.

Los estrechos (y fotogénicos) canales de los Backwaters de Kerala
Los estrechos (y fotogénicos) canales de los Backwaters de Kerala

Existen varias opciones para surcar las aguas de este laberinto de 900 km, desde pequeñas barcas con capacidad para unas pocas personas movidas por fibrosos remeros, hasta enormes embarcaciones con las que hacer un pequeño crucero.

Estos grandes barcos se llaman Kettuvallam y aunque en su día sirvieron como transporte de mercancía, al quedar obsoletos por la mayor rapidez del transporte por carretera, los propietarios se adaptaron a las circunstancias y los transformaron en casas flotantes con las que pasear a los viajeros.

5. Lago rodeado de 52 ghats, Pushkar

En la ciudad de Pushkar encontrarás un lago con 52 ghats, donde los devotos hacen sus ofrendas y se bañan en sus aguas sagradas. Paseando por estas escalinatas podrás llegar a sentir el fervor religioso, aunque hay que ir con cuidado con los sacerdotes que te ofrecen unas flores con las que hacer una oración por tus familiares, ya que al final te intentarán sacar un dineral por dicha ofrenda.

Ghats de Pushkar, otro lugar que ver en la India imprescindible
Ghats de Pushkar

Pushkar es una de esas ciudades en las que no puedes evitar perderte callejeando por sus serpenteantes callejuelas y terminar subiendo a la terraza de algún restaurante en el que saborear un buen masala papadoum con vistas al lago. Sin duda, otro imprescindible que ver en la India.

6. Las ruinas de la antigua capital de Vijayanagar, Hampi

Y dando un salto hasta el estado de Karnataka tropezamos con las ruinas de la antigua capital de Vijayanagar, que se extienden a lo largo de 26 km cuadrados, en Hampi.

Alquilar una bici o una moto para descubrirlas es una de las actividades más mágicas de India. El extraordinario paisaje, descrito como marciano por muchos viajeros, es el resultado de la actividad volcánica de hace millones de años: mires donde mires verás enormes piedras erosionadas.

Hampi, un must que ver en la India
Hampi

Una de las mejores vistas se obtiene desde lo alto de la colina de Anjanadri, donde está el templo de Hanuman. Y uno de los templos más visitados es el Virupaksha, dedicado al Shiva y Patrimonio de la humanidad.

El ambiente en hampi es muy mochilero y relajado, con muchísimos restaurantes bohemios (otros simplemente destartalados), pero invita a quedarse varios días en un viaje largo, tenlo en cuenta

7. Templo de Karni Mata, Bikaner

Yo ya sé que puede sonar cuanto menos extravagante ir a India a visitar un templo lleno de ratas, pero es que el simple hecho de que sea único, lo convierte en algo atrayente. Si tienes miedo o asco a las ratas ni te lo plantees, porque una vez dentro del templo los roedores campan a sus anchas y prácticamente te rozan los pies.

Sabemos que para algunos sonará repugnante, pues no se trata de los animales más bonitos de este nuestro planeta, ni de los más limpios, vaya, pero todo tiene una explicación.

Agua y leche para que nos les falte de nada. Ratas que no todos están dispuestos a ver en la India
Agua y leche para que nos les falte de nada

Karni Mata o el templo de las ratas se construyó hace más de 600 años por el Maharaja Ganga Singh en honor a la diosa hindú Durga, reencarnada en Karni Mata sobre el s. XIV. Se cree que las ratas son la reencarnación de los Sedhu, discípulos de Karni Mata, y que la misma Karni Mata y su familia está reencarnada en rata blanca, de ahí que traiga suerte ver una de éstas. Así que ya lo sabe, ¡a buscar!

8. Cuevas de Ellora, Aurangabad

Situadas a unos 30 km al norte de Aurangabad, las cuevas de Ellora son motivo suficiente para hacer el viaje y desplazarse hasta este estado.

Totalmente excavado en la roca, este complejo contiene nada más y nada menos que 34 cuevas transformadas en templos de tres diferentes religiones: budismo, hinduismo y jainismo.

Cuevas de Ellora
Cuevas de Ellora

Estas hicieron de monasterios para monjes, templos para oraciones y un lugar de descanso de peregrinos.

Las cuevas, que en el año 1983 fueron declaradas Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco, ocupan una extensión de 2km de largo y se pueden recorrer en unas pocas horas.

Pero es que además, en la misma zona se encuentran las cuevas de Ajanta, 29 grutas artificiales, Patrimonio de la Humanidad. Un lugar al que al que, ya que has hecho el viaje, te tendrás que desplazar.

9. El complejo Qutub y el minarete que observa la ciudad de Delhi

Y seguimos con los Patrimonios de la Humanidad esta vez sin salir de la capital, y visitando el complejo Qutub, un conjunto de edificios construidos por Qutub-ud-din Aybak, sultán de la dinastía Mamluk en el siglo XIV.

Bienvenido al complejo Qutub, un lugar muy bonito que ver en la India
Bienvenido al complejo Qutub

En este encontramos mezquitas, tumbas y minaretes, siendo el más famoso el Qutub Minar, construido en piedra de mármol y ladrillo. Es impresionante mirar hacia arriba desde su base. Sin duda alguna, uno de los lugares más interesantes que ver en la India y encima fácil de visitar, pues se encuentra en Delhi.

10. Arambol, Anjuna y Palolem, Goa

Goa, ese pequeñísimo estado del oeste popularizado en los años sesenta por la comunidad hippie, es un destino de fiesta y a la vez de descanso. Sin dejar de lado la parte cultural, puedes compaginar el recreo con visitas a alguna iglesia o catedral, algo que te sorprenderá si llevas ya unos meses por el país viendo templos hindús por todas partes.

Entre sus playas más conocidas se encuentran Arambol, Anjuna y Palolem. Palolem beach es un pequeño pueblo pesquero del sur del estado de Goa con una extensa playa que atrae a centenares de mochileros en busca de «cocohut lifestyle», que no es más que pasar unos días en una cabaña cerca del mar, cocoteros y hamacas.

Vacas y bungalows, escena típica en las playas de Goa
Vacas y bungalows, escena típica en las playas de Goa

Es por eso que la playa en toda su extensión está repleta de guesthouses con sus habitaciones de madera y decenas de bares restaurantes en los que saborear deliciosos currys y biryanis.

¿Cuantos días seguidos eres capaz de aguantar haciendo la siesta en hamacas, paseando por la arena entre perros y vacas, refrescándote en los chiringuitos, viendo espectáculos de fuego y comiendo biryani?

11. Lago Pichola, Udaipur

Mucho podrían envidiarle algunas de las más polvorientas y desesperantes ciudades del Rajastán a esta especie de Venecia asiática. Y es que Udaipur, con su lago Pichola de protagonista, es uno de los destinos más bonitos y tranquilos del estado (en términos indios, claro).

Lago Pichola de Udaipur, un lujo que ver en la India
Lago Pichola de Udaipur

En mitad del lago hay dos pequeñas islas, Jagniwas y Jagmadir. La primera es famosa por haber aparecido en la películas de James Bond «Octopussy», de lo que se han aprovechado muy bien los comercios de Udaipur para vender toda clase de objetos relacionados con la película.

En Udaipur puedes perderte por palpitantes callejuelas laberínticas, disfrutar de las vistas en la azotea de cualquier hotel, pasear entre centenares de coloridas tiendas (uno de los mejores lugares para comprar telas) y terminar el día viendo la puesta de sol cerca del lago.

12. Monasterio Thiksey, Leh

Uno de los lugares más llamativos de Leh es definitivamente es el Thiksey monastery o Thiksey Gompa, un monasterio de estilo tibetano que se encuentra en la cima de una colina en Thiksey, a unos 19 km de la ciudad. Tiene un gran parecido con el Palacio Potala en Lhasa, Tibet, y sus vistas desde lo lejos son espectaculares, por ello recibe tantas visitas a diario.

Y subiendo (ojo a las vistas)
Y subiendo (ojo a las vistas)

Hablando de Leh, diremos que no puede parecerse menos al resto India, adornada con estupas, templos y gompas, pues el Budismo es la religión predominante de la región. Popular por sus rutas de trekking, un reto para los escaladores y un punto alejado en el mapa que desean alcanzar aquellos que quieren conocer todo sobre el gran subcontinente asiático. Apoúntalo en mayúsculas en tu lista de lugares que ver en la India.

13. Ganga Aarti en Dasaswamedh Ghat, Varanasi

El Ganga Aarti es un ritual de ofrenda al río Ganges que cuenta con todos los elementos necesarios para que la puja (como se conoce la ofrenda) llegue a buen término y los devotos consigan la purificación.

Los brahmanes, jóvenes sacerdotes, comienzan el ritual sincronizando sus movimientos alrededor de los cuatro elementos que intervienen en el acto: la tierra, simbolizada por las flores, el agua del río, el fuego representado a través de las velas y las lámparas de aceite y finalmente el aire, transportando el incienso que invade la escena con el humo y su olor.

Dasaswamedh ghat, otro imprescindible que ver en la India
Dasaswamedh ghat

Este ritual se realiza a diario en Dasaswamedh, un ghat de Varanasi, ciudad en la que la vida y la muerte caminan al compás a orillas del río Ganges y que todo el mundo apunta en su lista de lugares que ver en India.

14. Tiger Hill y sus vistas del Himalaya, Darjeeling

Situado al nordeste del país, a 2134 metros de altura y perteneciente al estado de Bengala occidental, se encuentra Darjeeling. Rodeada de plantaciones de té, con espectaculares vistas del Himalaya y especialmente del Kandjenjunga, la ciudad es como una frontera que separa la India caótica, desordenada e hiper poblada, de otro de los estados más tranquilos de India: Sikkim.

La vista del Kanchenjunga
La vista del Kanchenjunga desde Darjeeling

La mezcla cultural está servida en esta ciudad. Los rasgos de la gente son variados, así que uno a veces tiene la sensación de haberse desplazado al Tíbet o Nepal, sobre todo paseando por las calles de mercado con puestos de gorritos nepalíes. Aunque siempre hay elementos que te hacen recordar que estás en India.

Las espectaculares vistas del amanecer con el Everest y el Kanchenjunga de fondo, hacen del Tiger Hill un lugar muy especial y otro de los sitios más emblemáticos que ver en la India. También es conocida porque su cumbre alberga el punto más alto de todo el Darjeeling Himalayan Railway, la estación Ghum.

15. El palacio de Bundi, el Chitrashala y el Taragarh Fort

Se podría decir que el palacio de Bundi, el Chitrashala y el Taragarh Fort son lo más destacado de Bundi, pero la verdad es que la relativa paz que se respira en este destino, y los paseos por la montaña son también un punto a favor.

El Palacio de Bundi o Ghar Palace, situado en lo alto de la montaña, es un espectacular edificio construido en el siglo XVII por el rajá Ratan Ji Heruled. Justo al lado se encuentra el Chitrashala, un lugar repleto de coloridas pinturas y murales, principalmente en tonalidades azules y verdes, que al estar protegido de la lluvia y el clima, se ha conservado en perfecto estado desde hace siglos.

Vistas de Bundi desde su palacio, unas vistas que ver en la India
Vistas de Bundi desde su palacio

Según nos contó el guía, aquí se alojaban las doncellas del maharajá y sus paredes representan diferentes escenas del Ramayana, pequeños retratos o palacios en estilos Mughal y Rajput.

Y si uno sigue andando y sube más hacia arriba, termina encontrando el Taragarh Fort, construido en el siglo XVI y que en su momento contaba con túneles que atravesaban la colina.

En Bundi encontrarás además varios baori, unos aljibes o pozos escalonados muy comunes en Rajastán, usados para garantizar las reservas de agua durante los periodos de sequía.

16. Castillos de Jehangir Mahal y Raj Maha, Orchha

Orchha es un destino de vacaciones popular entre los indios que pasa algo desapercibido a ojos del resto de la humanidad. Este pequeño pueblo, situado al lado del río Betwa, es una oportunidad para escapar de los lugares más frecuentados por viajeros occidentales.

Su reducido tamaño hace que un día sea suficiente para ver lo más destacado, aunque siempre se le puede dedicar más tiempo si uno quiere descansar.

Castillos de Orchha
Castillos de Orchha

En este destino de aspecto medieval se pueden visitar un par de castillos, el Jehangir Mahal y el Raj Mahal, y un templo hindú conocido como Ram Raja. Si te apetece pedalear también puedes alquilar una bicicleta y visitar el parque natural de Orchha.

17. Templos de Khajuraho

Los templos hindús de Khajuraho, Patrimonio de la Humanidad, se han hecho famosos mundialmente por las esculturas eróticas esculpidas en sus paredes que, según dicen, se crearon para educar a los amantes y hoy en día no dejan indiferente a nadie. Repartidos en varios grupos, la visita a los templos puede ocupar todo un día, sobre todo si se decide hacerlo con tranquilidad y en bicicleta, así que recomendamos pasar un par de noches.

Sexo en Khajuraho
Sexo en Khajuraho

Sin embargo, ni todas las figuras eróticas son de sexo explícito, ni representan la mayor parte de la decoración de los templos. Eso sí, son las que les han hecho ganar la fama y convertir a este conjunto y al pueblo de Khajuraho en un destino turístico.

Junto a esas imágenes hay otras representaciones del tantrismo, el control de la mente sobre el cuerpo. También otras esculturas nos cuentan la vida de la corte, los guerreros, las deidades, la fauna y flora de la época o simplemente motivos florales o geométricos. Como decimos, las figuras eróticas representan una pequeña parte de la riqueza cultural del conjunto.

18. Ruta de los monasterios, Sikkim

El pico más alto de India y tercero del mundo se encuentra entre las montañas de Sikkim, un estado en la cordillera de Himalaya que se adhirió a India en 1975, y cuando las condiciones climatológicas lo permiten el impresionante Kanchenjunga se deja ver y admirar.

Desde Pelling se puede empezar La Ruta de los Monasterios, una pequeño trekking que atraviesa varias villas entre ellas Melli, Khecheopalri y su lago hasta Yuksom. Si nunca has estado en Nepal pero le tienes verdaderas ganas, esta excursión es como una pincelada de lo que podría ser si finalmente vas.

Sikkim
Sikkim

En este mismo estado hay otras dos localidades en las que podrás visitar otros monasterios, gompas y lagos. Además, todo sea dicho de paso, la densidad de población en este àrea es bastante menor al resto del país, algo que apostamos que agradecerás si llevas varias semanas viajando por India.

19. Cinco rathas, Mamallapuram

La popularidad de Mamallapuram, que resulta evidente al ver la cantidad de alojamientos y tiendas para turistas que tiene, es debida a un conjunto de más de cuarenta esculturas y templos tallados en la roca, todos ellos Patrimonio de la Humanidad.

Cinco Rathas (lugar que nada tiene que ver con lo que podría sugerir su nombre en castellano), son un conjunto de rocas esculpidas en el siglo VII durante el reinado de Narasimhavarman I y una de los must que ver en la India.

Draupadi Ratha, Arjuna Ratha, Bhima Ratha, Dharmaraja Ratha, Nakula-sahadeva Ratha parece que fueron inspirados en unos carruajes y nunca fueron considerados templos, ya que no llegaron a ser consagrados, por lo que no se sabe muy bien a qué se debió su construcción. Sin embargo, resulta una visita más que entretenida.

Cinco Rathas en Mamallapuram o Mahabalipuram
Cinco Rathas en Mamallapuram o Mahabalipuram

Estas esculturas se encuentran dentro de un complejo que contiene otras maravillas como la penitencia de Arjuna, el shore temple o la enorme bola de mantequilla de Krishna, una inmensa roca misteriosa, de 250 toneladas, vertiginosamente situada en una rampa.

20. Ganga Ghat, Nashik

El «Benarés del sur de India» es uno de los lugares sagrados donde se celebra el festival Kumbh Mela, una de las mayores peregrinaciones humanas que tiene lugar cada 12 años. Entre los encantos de esta pequeña ciudad se encuentra el Ganga Ghat, a orillas del río sagrado Godavari y rodeado de numerosos templos.

Los ghats de Nashik
Los ghats de Nashik

Pero existen motivos menos divinos para viajar a Nashik, ya que la ciudad es también la capital del vino, el destino que aparece en el mapa cuando de una buena cata se trata. Si estás haciendo uno de esos viajes largos por India y añoras una copita de vino, sin lugar a dudas este es el destino para tomarlo.

21. Sabarmati Ashram, Ahmedabad

Ni Ahmedabad es un lugar lleno de turistas o cosas que ver, ni el ashram de Sabarmati es un lugar muy frecuentado por extranjeros. Sin embargo, si en algún momento has estado interesado por la vida de Gandhi o sus enseñanzas, este lugar te resultará interesante.

Fue fundado en el año 1917 y se trata del primer ashram que fundó Gandhi a su vuelta de Sudáfrica. Debe su nombre al río que pasa justo por su lado y se creó con una doble intención: servir como institución que lleva a cabo la búsqueda de la verdad y al mismo tiempo de plataforma para reunir a trabajadores comprometidos con la no violencia, que pretendía ayudar a la liberación de la India.

La imagen de Gandhi en Sabarmati Ashram
La imagen de Gandhi en Sabarmati Ashram

Hoy en día es un museo y punto de encuentro para todos aquellos que quieran ver en primera persona el lugar donde Gandhi vivió y desde donde realizaría la famosa marcha de sal para conseguir la independencia del país del Imperio Británico. Si te gusta la historia debería ser otro lugar indispensable que ver en la India.

En el museo hay varias salas, como una biblioteca llena de libros y archivos, una sala con dibujos que narran la vida de Gandhi en los años que estuvo en Ahmedabad, una sala llamada «Mi vida es mi mensaje» con fotografías de Gandhi, una tienda de libros y también una sala con pinturas que muestran diferentes escenas de Gandhi

22. Palacio Real, Mysore

El Palacio Real de Mysore fue un lugar histórico y residencia oficial de los Wodeyars, los maharajás de Mysore, que gobernaron el principado desde 1350 a 1950. El estilo arquitectónico del palacio se describe como indo-sarraceno, y combina a la perfección arquitectura hindú, musulmana, Rajput y gótica, con una estructura de piedra de tres pisos, con cúpulas de mármol y torres de cinco pisos de 45 metros de altura.

Palacio Real de Mysore
Palacio Real de Mysore

La puerta de entrada y el arco sostienen el emblema y el escudo de armas del reino de Mysore, en torno al cual está escrito el lema del reino en sánscrito que significa «nunca aterrorizado».

23. Leones en Sasan Gir

Además de tigres en Rantambore, en otros animales que ver en la Indiaq, aunque no lo creas, son los leones. Sí, sí, como lo has oído, leones asiáticos con un look alternativo, ¡melena corta! Bromas aparte Gujarat, es el estado que tiene el triste «honor» de poseer el último reducto de este majestuoso animal.

La panthera leo pérsica, conocida también como león indio o persa, se encuentra en grave peligro de desaparecer y aunque en el pasado ocupó un territorio mucho más amplio que abarcaba desde oriente medio hasta India, en la actualidad sólo vive en la zona del bosque “Gir National park and Wildlife Santuary”.

León asiático de Sasan Gir
León asiático de Sasan Gir

Un safari con una compañía respetuosa para poder ver animales en libertad es siempre algo que anotar en cualquier lista de cosas que ver. Ya sabes, en Sasan Gir.

24. La playa de Varkala

Son muchos los kilómetros de playa de este inmenso país, aunque no todos ellos aptos para el baño. Pero entre los destinos de playa más conocidos se encuentra Varkala, un pueblo costero del estado de Kerala con una playa muy peculiar, protegida por un empinado acantilado. Se trata de Papanasam beach, de cuyas aguas se dice que limpian de pecado el alma.

Varkala Cliff
Varkala Cliff

A pesar de la aglomeración que sufre a ciertas horas del día, alquilar una tabla de body board para un rato por unas cuantas rupias es muy divertido, pues las olas tienen el tamaño y la duración suficiente para hacerte “surfear” unos cuantos segundos, pero cuidado con las fuertes corrientes que pueden arrastrar a un bañista despistado o demasiado confiado.

Si decides permanecer unos días aquí, tendrás otros templos y otras playas que ver. Aunque si lo que te apetece realmente es desconectar, estarás en el lugar perfecto para practicar yoga en alguna de sus numerosas escuelas o hacer un retiro espiritual para meditar.

25. Puerta de India, Bombay

A pesar del exotismo que desprende su nombre, Bombay es una ciudad caótica, polvorienta y sucia, que entre otras cualidades, posee la de estresar bastante al viajero. No obstante, su pasado e historia nos obliga a incluirla en esta lista de imprescindibles que ver en la India, aunque yo no me desviaría mucho de mi itinerario solo para ver esta urbe.

Sin embargo, si te viene de paso o es el destino de alguno de tus vuelos (está relativamente cerca de Nashik, Aurangabad o de camino a Goa), date un paseo por la Puerta de la India, visita algún museo, la Estación Chhatrapati Shivaji, o cruza hasta Isla elefanta para ver sus grutas.

26. Diu

Si sientes curiosidad por ver un pueblecito pesquero de pasado colonial portugués, acércate hasta Diu, en el extremo sur de la península del Gujarat. Destino relajado y de contrastes, en cuyas calles uno tropieza con pequeños templos hindúes o con antiguas iglesias.

Diu
Diu

Este es otro de los destinos que incluiríamos en un itinerario largo por el país, en el que hay tiempo de desviarse de la ruta principal y uno busca descansar un poco del ritmo de la India más frenética.

Poco más hay que hacer en Diu, pues aparte de pasear por alguna de sus playas, y pese a que no es un destino típico de costa y las playas no sean espectaculares, al menos la lejanía del lugar, aleja al turismo de masas y evita el agobio de las aglomeraciones.

27. Plantaciones de té, café y especias de Ooty y Munnar

Si estás pasando mucho calor y te apetece cambiar de paisaje, Ooty y Munnar son dos estaciones de montaña en las que podrás respirar aire fresco en el sur de India. Pese a que se encuentran bastante cerca una de la otra, pertenecen a estados distintos, la primera pertenece al estado de Tamil Nadu y la segunda a Kerala.

Paisajes de Ooty y Munar
Paisajes de Ooty y Munar

Lo más popular en estos interesantes destinos que ver en la India es hacer una excursión y visitar las plantaciones de té, café y especias, un tipo de turismo rural muy tranquilo. El frescor que durante el día se agradece se convierte en frío por la noche obligándote a desempolvar esa sudadera que guardas en la mochila y que piensas que no ibas a utilizar en todo el viaje.

28. La puntita de India: ​​Kanyakumari

¿No sientes curiosidad por llegar a la puntita más al sur de India? Ese punto de encuentro de las aguas del golfo de Bengala, el mar de Arabia y el Océano Índico y desde cuya orilla se puede apreciar tanto el amanecer como la puesta de sol, momento en el que la multitud ocupa la playa y despide el día en un aplauso. Interesante, ¿verdad?

Kanyakumari, interesante lugar que ver en la India
Kanyakumari

Los más intrépidos que quieran hacer algo diferente que ver en la India pueden optar por acercarse hasta Kanyakumari en una ruta en moto, como la que hicimos nosotros en Royal Enfield desde Varkala. Eso sí, ni te lo plantees si no tienes experiencia en la conducción de motos, pues el tráfico de India es impredecible y puede llegar a ser peligroso.

29. Calcuta

Es tal la sacudida que a uno le produce el simple hecho de pisar Calcuta, que de nada valdría destacar una sola cosa de esta ciudad. En sus calles más ruinosas hay gente que vive en improvisadas casas de techos de lona y el cometido de la madre Teresa y su fama hacen que la ciudad se asocie siempre a miseria y enfermedad.

Victoria Memorial de Calcuta
Victoria Memorial de Calcuta

Pero a pesar del estremecimiento inicial, uno aprende a quererla de alguna manera pues es el hogar de muchos estudiantes y nunca ha dejado de ser punto de encuentro de artistas, intelectuales, escritores y gente del mundo de las artes.

A parte de ver la casa museo de la Madre Teresa, otra visita interesante es el Victoria Memorial, un edificio en honor a la reina de Inglaterra.

30. El templo Lingaraj en Bhubaneshwar

El templo de Lingaraj, muy venerado por los seguidores del hinduismo, es el templo más grande de Bhubaneshwar (capital del estado de Orissa) y uno de los más antiguos de esta ciudad de la India. El término ‘Lingaraj’ viene a significar «el rey de lingas», donde «linga» es la forma fálica del dios Shiva. Sin embargo los no hindús no tenemos permitido el acceso al interior de las murallas que lo rodean y nos tenemos que conformar con verlo desde lo alto de una plataforma.

El templo Lingaraj
El templo Lingaraj

Por este motivo, para que no sientas que has hecho tantos kilómetos para nada, anota también estos dos nombres, Udayagiri y Khandagiri, unas cuevas talladas en unas rocas, que se cree que fueron obra de ascetas jainistas.

Si pasas un par de días en Bhubaneshwar puede que te dé tiempo a ver algún templo más como el Mukteswar Mandir o Rajarani Mandir o alguno de sus museos. Si te apetece ver algo que no sean rocas o templos puedes ir a ver el lago Bindu Sarovar.

Estamos seguros que en este listado de 30 lugares que ver en la India falta alguno que otro más, de hecho hemos guardado algunos por no marearte más, pero… ¿cual crees que faltaría? Déjalo en un comentario y, si coincidimos, lo añadimos a la lista ;-)

1400 933 Toni

Dejar una Respuesta

Start Typing

Preferencias de privacidad

Cuando visitas nuestro sitio web, éste puede almacenar información a través de tu navegador de servicios específicos, generalmente en forma de cookies. Aquí puedes cambiar tus preferencias de privacidad. Vale la pena señalar que el bloqueo de algunos tipos de cookies puede afectar tu experiencia en nuestro sitio web y los servicios que podemos ofrecer.

Por razones de rendimiento y seguridad usamos Cloudflare.
required





Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí